lunes, 1 de septiembre de 2008

En estado puro

Hacer barquitos y aviones de papel, volarlos lo más alto posible y sonreír al ver que el tuyo, comparado al de tus amigos, es el que más alto vuela ya ha pasado de moda. Eso ya se ha perdido. Ahora los niños se pasan horas y horas dibujando en el “Paint” o jugando a la Nintendo DS.
Ya no se juega a las canicas en el parque, ni tampoco a los tazos de Pokemon. Ahora juegan a ver quién es el que mejor pega.
Ya no existen las cintas de casete, donde nos pasábamos las horas escuchando las Spice Girls o los Back Street Boys. Ahora se escucha música en los nuevos eme pe cuatro o Ipods de última generación.
Ya no compramos cámaras de usar y tirar para las excursiones del colegio. Ahora están las nuevas cámaras digitales en las que haces tropecientas fotos que jamás te servirán porque, de todas ellas, sólo una merece la pena. Y con esto, se han perdido los recuerdos de papel.
Ya a penas se juega a mamas y a papas y a las cocinitas y a los coches. Ahora... ahora a penas se juega en los parques. Cada día están más vacíos. Porque existen nuevas consolas portátiles, nuevos ordenadores, nuevas tecnologías...
Yo aún tengo guardada la primera consola Nintendo que salió, vieja, sucia, estropeada y abandonada en una estantería construida hace más de diez años. Aún guardo en una caja los tazos, canicas, casetes, fotografías de excursiones...

Y es que siento que se ha perdido todo lo bueno... Y es una pena, la verdad. Qué lástima. Pero me siento orgullosa de mi generación. La generación del 80.

Y ahora voy a correr muy muy muy lejos, gritando mi nombre.

YO EN ESTADO PURO.

No hay comentarios: