miércoles, 9 de diciembre de 2009

Odio el frío. Si, lo odio, y lo odio porqué me obliga a llevar abrigo. Y odio los abrigos. Lo odio tanto como llevar bufandas. Porque me ahogo debajo de ellas, con lo cómodos que son los pañuelos. Y odio también tener la nariz roja, y las orejas, y llevar gorro. También odio llevar gorro. Odio taparme tanto.
Pero sobretodo odio el frio porqué se ha llevado el calor. Y a mi el calor tampoco me gusta, pero el frío se ha llevado el calor. Y el calor se te ha llevado a ti. El calor se ha llevado con él los abrazos y nuestra complicidad. Y lo echo de menos. Te echo de menos a ti y a tu calor. Y este frío me hace echarte (aún más) de menos.
Odio el frío. Y mucho.

1 comentario:

Jose Manuel dijo...

si, pero ahora el frío te a traído unos abrazos para que entres en calor ;)