viernes, 30 de abril de 2010

-Necesito alguien que se preocupe por mí. Que me pregunte que tal estoy y lo haga con sinceridad. Que se acuerde de los detalles importantes, de esas cosas tontas, pero que te hacen ilusión. Alguien que se acuerde de mí por lo menos una vez al día. ¿Es mucho pedir?
-¿De verdad estás segura que no hay nadie?
-No sé si hay alguien o no, lo que sí que sé es que de haberlo, no es quien yo pensaba que sería...
-¿Te sientes sola?
-Mucho más de lo que crees. En realidad me siento como si toda mi vida hubiera sido una puta mentira.

No hay comentarios: