Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Yo lo que quiero es un hombre valiente

Me da igual que sea alto, bajo, gordo, flaco, que le guste el flamenco o baile claqué. Me da igual si tiene patillas o el pelo rapado; si viste con corbata o es de zapas y a correr. No me importa que duerma con pijama de franela, que ronque por las noches o que no use hilo dental. Tampoco es importante su estatus social, ni económico, ni su ámbito familiar. Yo lo que quiero es que sea valiente. Valiente para apretarme entre sus brazos cuando hacemos el amor con la misma pasión que me presenta a su amigos. Valiente para besar cada una de mis estrías sin importarle el qué dirán. Valiente para no escapar ante cualquier adversidad. Valiente para enfrentarse a los retos, a las incógnitas, a todos los por qués. Quiero un hombre que salte hacía el vacío, que le ponga el futuro tanto como a mi sus labios. Que no se estanque, que avance aunque sea con pequeños pasos. Las zancadas a veces, son de temerarios.
Necesito que sea valiente conmigo, pero sobretodo con él. Que las palabras no sé, no me…

Si me caigo, me levanto

Soy, como dicen, de las que se puede bajar la luna sola, pero tengo ganas de que me la bajen. Si me caigo me levanto, te lo juro. No soy mujer de rendirse, no soy mujer de agachar la cabeza si alguien me levanta la voz. Yo soy pico duro, yo respondo, afronto, arriesgo y confronto. A mí no me va a intimidar ningún altanero, por muy presidente que sea, ni ningún escote, por muy 100B que yo sea. Yo voy a decir lo que me gusta y lo que no. Si tengo ganas de reír, lo haré a carcajadas y si tengo ganas de llorar, lloraré a mares. No me gusta el término medio, o se vive o tan solo se respira.
Yo quiero un amor entero porque no sé amar a medias. Soy, como dicen, de las que se puede bajar la luna sola, pero tengo ganas de que me la bajen. Soy una romántica empedernida pero no quiero al príncipe azul sólo quiero al hombre imperfecto que para mí sea perfecto. No necesito quien me complete porque yo ya vine completa. Quiero acompañarlo y que me acompañe, con libertad y espacio. Con amor y detalles.…

Tú eres tu propia vida

Hay personas que dejan todo por hacer felices a otras, y eso es muy admirable. Hay personas que no pueden estar solas ni un segundo porque les da miedo estar consigo mismas, porque se conocen tan poco que sienten que al estar en silencio consigo mismas es como estar sentadas con un completo desconocido. La vida no tiene porque ser así. A fin de cuentas, la única persona que te va a acompañar a lo largo de la vida eres tú. Trabaja por conocerte a ti misma, entiende qué te gusta en verdad y qué es lo que odias. Cuando sientas algo dilo, no guardes tus sentimientos porque terminan convirtiéndose en un arma de doble filo. Tú eres tú propia prioridad, si alguien te lastima, no tienes porque soportarlo. Estar bien contigo es el principio de la felicidad.