Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2009
A ver, ¿quieres dejar de mirarme? Que me he levantado con el pie izquierdo, vale, ¿y qué? Hoy estoy muy enfadada, mucho más de lo que nadie se pueda imaginar, pese a que piensen que mis ojos dulces y yo no nos podemos enfadar nunca. Otra cosa es que vaya por ahí todo el puto día bufando como otros hacen y diciendo verdades, porque hoy por la boca, sólo me salen verdades. Y todas me las estoy callando. Hoy con toda esta rabia encima no sabría decir de ninguna de las maneras que el negro se puede convertir en blanco alguna vez. Hoy no me apetece secarme el pelo con esmero. Ni mirarme al espejo. Tampoco me apetece sonreír, sería demasiado forzado, y a mí no me gusta hacer nada a la fuerza, sé esperar a sonreír para cuando me apetezca de verdad. No echan nada en la tele. Y encima es Mayo, y ese viento frío no para de corretear por la calle. El sol no sale casi nunca, y pese a que se hace de noche más tarde, hay tanto sueño y cansancio a partir de las nueve que lo único provechoso a esas h…

Me.Gusta.

Me gusta comer nocilla a cucharadas grandes.
Me gusta pintarme las uñas de todos los colores posibles para sentir que el resto de la mano desaparece al gesticular.
Me gusta que me hagan fotos y que me pillen desprevenida.
Me gusta dormir muchas horas seguidas y quedarme en la cama toda una mañana mirando al techo y soñando despierta.
Me gusta recibir un beso que no me esperaba de parte de alguien que quiero.
Me gusta que me animen cuando lo necesito, y cuando no lo necesito también.
Me gusta escribir.
Me gustan las personas mayores que van agarradas de la mano por la calle.
Me gusta peinarme.
Me gusta perder el tiempo en frente del ordenador.
Me gusta recibir sorpresas.
Me gusta regalar (y acertar).
Me gusta sentirme protegida y dejar de tener miedo durante un ratito.
Me gusta salir a la calle y encontrarme con gente conocida.
Me gusta que cuando las cosas salen mal mis amigos me llamen y se preocupen por mí.
Me gustan los portales.
Me gusta probar cervezas diferentes.
Me gusta que me pongan a prueba.

Aprendi a aprender...

Un nuevo juego, un nuevo truco para engañar a tus padres, una película, una canción. Un cantautor (o varios). Una locura más de esas que se hacen por amor. A besar. A fumar. A soñar despierta. A llorar por dentro. A hablar bien. A respetar. A tener paciencia. A amar. A querer. A cocinar. A sonreír sin ataduras. A decir no. A decir la verdad. A abrazar. A ser fuerte. A demostrar cariño. A aceptar las derrotas. A no llorar demasiado. A no pedir demasiado ni esperar demasiado. A no quejarse. A hacer regalos. A mirar hacia delante. A disfrutar. A pedir perdón. A saber elegir (bien). A ser humilde. A ser feliz.

Una de las cosas más interesantes que le pueden ocurrir a una persona a lo largo de su vida, es encontrar gente que le enseñe cosas. De hecho, tener una familia que te enseñe a andar, hablar, comer bien, ser buena persona y a esforzarte con todo lo que hagas es toda una suerte. Es una atención que recibes porque has nacido en un sitio en el cuál te pueden y quieren querer.
Sin embargo…

Dejandome volar..

Últimamente indecisa…
Siento que grito y nadie me oye… Parece que no estoy allí…
¿Por qué me siento fuera de lugar? Como si me hubiera equivocado de parada… Pero, si es lo de siempre, ¿en qué a cambiado? ¿O en qué he cambiado?

Debo ser yo quien no ve las cosas de la misma forma… Debo ser yo que no siente las mismas cosas…
Pero tengo claro que no ha cambiado… mis ganas de volar!
De conocer mundo, de no quedarme siempre en el mismo lugar, de seguir creciendo, de seguir aprendiendo…
Quiero volver a mirar a mi alrededor y que me sorprenda todo, que sea nuevo para mi…

Todos dicen que tengo demasiados pájaros en la cabeza… y yo les quiero contestar que lo único que quieren hacer es volar…

Tu sonrisa

¿Te has mirado alguna vez al espejo?
¿No has visto lo que yo veo?
¡Veo la sonrisa más bonita del mundo!
¿No te has dado cuenta de que iluminas el mundo, mi mundo?

Cuando sonríes el mundo se detiene para observarte mejor, cuando te ríes los pajaritos cayan para poder seguir el ritmo de tu melodiosa risa, cuando tus ojos se iluminan por la alegría que irradias, brillan de tal forma que la gente se queda hechizada por ellos…

Cuando tú sonríes haces que me olvide de los problemas, el sol de repente inunda mi día y me contagias de tal manera que no puedo resistirme a sonreir yo también…
No hace falta que te tenga a mi lado, simplemente con recordarla tengo bastante…

Hoy quiero que sonrías por mí, quizás me cruce contigo por la calle y quiero que cuando lo haga, el calor de tu sonrisa me llene, no me hará falta verla, si estás a mi lado la sentiré y me acompañará hasta el final del día…

¿Sonries para mi?