martes, 29 de junio de 2010

Hacer equilibrio en el bordillo de la acera, romper el papel de los regalos, lamer la tapa de los yogures, mojar galletas de chocolate en leche caliente, comer nocilla con el dedo, dibujar figuras extrañas en un papel mientras hablas por teléfono, dormir cuando llueve, jugar a no pisar las líneas del suelo o sólo pisar las del mismo color, cuando me subía al carrito del super, ver que hay niños que hacen lo que tú hacías cuando eras pequeño, chupar una gominola hasta que desaparece, el olor a gasolina o el de los rotuladores permanentes, pisar hojas secas, hacer fotos a gente riéndose cuando quieren salir posando y tu les has hecho reír, el papel de las fotocopias cuando aún está caliente, el olor de los libros nuevos, tumbarme en la cama recién duchado con el albornoz puesto, pisar sólo la zona blanca de un paso de cebra, romper las hojas de los arboles en pedacitos cuando estás sentado en el césped o el día de antes de hacer un viaje.

domingo, 27 de junio de 2010

sé que si me acuesto después de un día como este, voy a echarme a llorar y toda esa mierda. así que aquí estoy, como una niña pequeña que no quiere irse a la cama demasiado pronto.
Como cuando quieres a alguien que no te quiere. O sí te quiere, pero no lo suficiente. Como cuando sabes que no funcionara, desde el primer minuto. Como cuando sabes que el amor no siempre es suficiente. Como cuando sabes que esas ganas locas no se van a esfumar nunca del todo. Como cuando sabes que el amor duele, porque siempre acaba doliendo. Como cuando sabes que esas miradas, esa chispa, esa magia siempre será la excepción, nunca la norma. Como cuando sabes todo eso y aún así....aún así.

no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito

viernes, 25 de junio de 2010


Típica noche Granadina: Noche que se empalma con mañana, mañana con medio y el medio con la … Ufff! que tarde. Llena de risas, risas, risas ... Moverte de aquí pálla y de pálli paká. "Sales con amigos q no te miran con ojos de follar". ... jajajaa. Noche en la que las conversaciones dejan mucho que imaginar. Son noches en las que te tocarías otra en el Guitar Hero, sin mirar.

Esta
es
la
historia
de
un
clavo
que
saca
otro
clavo,
y clavaban felices!


Fin.












Te suena?



Olvídate tu de TI
(xq yo no puedo)
¿La palabra más bonita del diccionario?
Cercania, roce y choco con papas ...


¿La más fea?
Prometo


Decimos que superamos las cosas, cuando ya no nos afectan; cuando no están presentes los detalles; cuando recordamos más con nostalgia los tiempos vividos, que con rencor o tristeza por lo ocurrido. Igual que las personas que decidimos sacar de nuestras vidas.


Las superamos no cuando cumplimos equis cantidad de tiempo sin verlas; sino el día que, estando en un mismo espacio, ya no hacen diferencia.
Lo que menos me gusta de echar de menos a alguien es que funciona a rachas. A días. Por momentos. En lugares concretos. Cuando menos te lo esperas. Llega sin avisar. Se queda un tiempo indefinido. No puedes dejar de hacerlo. Aunque lo intentes. Escuece. Duele. Quema. Pica. Desgarra. Rompe. Congela. Hiela. Arde. Arranca. Hiere. Desquebraja. Te hunde. Te asfixia. ¿He dicho qué duele?. Duele. Mucho. Te despiertas y no sabes qué va a pasar.

Porque a veces, como dice Joaquín Sabina, hasta las suelas de mis zapatos te echan de menos.














¿Pero sabes qué?
Se pasa, siempre se pasa.

martes, 22 de junio de 2010

Una vez le preguntaron a Lewis Hains, un fotógrafo, de guerra porque había elegido esa profesión. El contesto que si pudiese contar con palabras todo lo que veía no necesitaría cargar todo el día con una cámara de fotos. Que ciertos momentos de belleza, de desolación, de horror y de heroísmo estaban más allá de las palabras. Yo también lo creo, hay cosas que no podemos explicar con simples palabras, cosas como seguir vivos, sentimientos como el amor o el compromiso; o sensaciones como volver a abrazar a un amigo. Quizá por eso nuestra vida se compone de imágenes, momentos congelados en el tiempo para siempre; de decisiones que cambian sin remedio el rumbo de las cosas; de fotografías fijas guardadas en la memoria que nos recuerdan cada segundo lo hermoso que es vivir.
Yo no soy así como piensas… Sí, me gusta reír pero tengo mucha facilidad en llorar, a veces me dejo las llaves de casa en la puerta y la plancha del pelo encendida. Soy muy dormilona, me cuesta muchísimo levantarme por las mañanas, aunque suene el despertador, siempre lo acabo apagando y volviéndome a dormir. Me encanta poder capturar momentos en una imagen. Adoro la música. Me encanta poder expresar lo que siento mediante imágenes, palabras… Tengo un carácter muy fuerte, me cuesta mucho olvidar algo que me ha dolido de verdad. Sí, soy cabezota, sensible, algo rara, extrovertida,....
Si tuviera por un momento el tiempo en mis manos, no diría nada.
Solo te miraría.
Solo tengo un saco roto de sueños, un alma en vela y un corazón indispuesto, alérgico a los desencuentros..
Al Amor por el Humor
Sin palabras.
Para no herir. Para no conocer nada más de ti.
Sin palabras.
Para no escuchar tu voz. Y luego tener que echarla de menos.
Sin palabras.
No quiero oir ni una palabra más. Voy a borrar cada sonido de tu voz.
¿Qué? La vida es puta, yo quiero asientos de cuero,
un pinball sin agujeros, un corazón sin dique,
PERDERME ENTRE TUS OJOS CUANDO ME DOMESTIQUE.
Un beso, después te llamo, caminas, me voy, el asfalto mojado, pierdo el control, trato de esquivarme, acelero, llego a casa, comienzo a extrañarte, a idear un pretexto para volver a verte, dices hola, un café, uso el baño, al salir ya estabas muerta, mejor dicho, ya no estabas, una nota: no quiero verte más. Te encuentro caminando, regresan tus ojos, me abrazas, te vas, te espero, me olvido de ti unos dias, te quiero a las 10pm durante las noticias, me llamas, cuelgo, escribo, respondes, sigo sin entender tu amor en rebanadas, me voy, te quedas, regreso, te vas, eres feliz, te encuentro, una marca en tu cuerpo, excusa, pretexto, me visto, me voy, una nota en tu cartera: ¿De que vienes huyendo? Te miro, comprendo, no fue nada, soledad, no eres tu, soy yo, lo de siempre, adios, no tengo tiempo, dentro de unos días quizá, ojalá, hola ¿Cómo te llamas? ¿Fumas?...Hablame de ti.
Hoy no tengo mi día,
pero es verdad que nunca lo he tenido,
como no han sido míos los minutos y horas
que consumo como si fuera un fumador empedernido.

lunes, 21 de junio de 2010

Nunca mas me enamoraré. Joder... Hay que ver como miento! xDD

viernes, 18 de junio de 2010

To bajo control

Es acojonante el sentimiento de.. de poder sobre la propia vida. El notar que lo tienes todo, absolutamente todo, bajo control. Que las cosas que para tí son importantes están yendo de maravilla y que sí, que podrías pedir mil cosas más, pero ahora mismo lo verdaderamente relevante está saliendo de putísima madre y, simplemente, no necesitas otras cosas. Yo que sé. Recuerdo cuando las cosas solían ir mal y mi sentimiento de... de tristeza o.. o de frustración me paralizaba, me sentía como una completa idiota en frente de un montonazo de problemas que no sabía resolver. ¡¡No tenía ni idea de qué hacer ni de por dónde empezar!! Y ahora veo como los problemas grandes no eran tan grandes y los pequeñitos se esfuman con una patada. Que las cosas buenas pasan si tú quieres que pasen y que si te empeñas en conseguir algo que realmente quieres y que realmente está a tu alcance puedes conseguirlo siempre que te tomes el camino desde un punto positivo, y no desde el otro lado donde se anulan las metas, los plantes, los deseos y hasta la autoestima. Es increible levantarse, mirarse al espejo y no tener el dilema de... de no saber quién es la que hay en frente. Hoy sé quién soy y qué quiero y hacia donde voy. El camino ya lo iré pintando, lo bueno, lo bonito de este dia es que me reencontré conmigo y fue maravilloso.

martes, 8 de junio de 2010

Qué fácil es borrar lo que siempre quisimos ser después de un atracón de palomitas.

Qué fácil es olvidarse del que era nuestro amigo desde hace años. Del camino correcto. De las idas y venidas. De las noches de borrachera. De lo que pesa el tiempo en el cuerpo. De las ganas de volar. De las horas perdidas frente a una botella de coca-cola vacía contando nuestras penas a la nada.

Qué fácil es caer en la trampa de conformarnos con lo que ya tenemos. Qué atrevido es el hecho de no atreverse. De ser cobarde. Qué pocas son las ganas de creer en la vida una vez que los días duros se amontonan en una esquina. Qué difícil es madurar y no morir en el intento.

Qué difícil es subirse a la línea de metro que nos lleva a la parada que siempre hemos querido. Y qué difícil es elegir la parada adecuada y con ello acertar.

Y todo guardado en un cajón. Como si no hubiese existido. Como si nunca todo eso nos hubiese pertenecido. Como si no tuviésemos el derecho a intentar ser felices. Como si fuésemos cemento. Sin capacidad de movimiento, sin capacidad de sentir placer, odio ni alegría.
Como si el amor fuese dado como limosna en medio de una tormenta para los cuatro locos que quedamos sueltos y que aún creemos que todo sin ello es como tener un día malo elevado al cuadrado.

martes, 1 de junio de 2010

La velocidad con la que malgasto caminos. Las despedidas que no llegaron a suceder. Mis ganas de que llueva y de no llevar paraguas en esta imaginaria ciudad. No quiero verte, no me quieres y no quiero verte. Pero no quiero dejar de recordarte. La velocidad con la que al pasar por los lugares que compartimos soy capaz de quererte. Mucho más, mucho más de lo que quisiera quererte. Porque te quiero. La velocidad con la que mis ojos se aguaron ayer. Ahora. Mañana. La velocidad con la que todo sucede. La velocidad con la que no te echo de menos. Dicen que no se puede echar de menos a alguien que no merece ser recordado. Yo no te echo de menos a ti, echo de menos que no llegaras a ser lo que necesitaba que fueras...