Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011
Comprobado. La distancia hace el olvido. Y mientras tanto, ocupas el tiempo en el que estáis distanciados a vivir y a conocer a gente que de verdad vale la pena.
La cosa no va así. Aquí no es lo que tú quieras, como tú lo hagas y lo que tú digas. Aquí cuento yo. Aquí no es ahora te vas, ahora me voy yo, ahora lo quiero todo, ahora solo me apetece tener la mitad. Aquí no sólo cuenta tu punto de vista y no el de los demás. Aquí o hablas o te callas, pero no digas palabras sueltas a la mitad.


Suele pasar, cuanto más haces por alguien, más se lo agradece a los demás.
Cierren los ojos y empuñen sus corazones. Llenemos copas de recuerdos; regresemos espiritualmente a aquella estación, recordemos como nos robaron la ilusión, como surgió el primer beso, la primera canción, el primer roce con su cuerpo. Su mirada, su forma de andar y su forma de amar. Los recuerdos son hermosos, tan solo depende del enfoque que uno le quiera dar.
Me la juego a lo no seguro, me arriesgo para acabar perdiendo, pero esque el camino facil nunca me ha atraido, aprendere a superar los obstaculos.
Aprendí que los amores ‘Eternos’ pueden terminar en una noche, que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos. Que nunca conocemos a una persona de verdad, que todavía no inventaron nada mejor que el abrazo de mamá. Que el ‘Nunca más’ casi nunca se cumple y que el ‘Para siempre’, casi siempre termina.
El mundo está cambiando,
la música está cambiando,
las drogas están cambiando,
hasta las personas están cambiando.
Dentro de unos años no habrá ni tios ni tías, sólo gilipollas.
Me resulta increible y , sobretodo, en mí
lo mucho que te he llegado a apreciar
hasta tal nivel, que después de tanto tiempo sin saber nada, un año y casi 5 meses, sigo acordandome de tí día tras día.

Siento como si estuviera enamorada de la nada,
No pretendo nada con ésto, no busco nada, ni siquiera un cambio de opinión y mucho menos convencerte.

Tú tienes tu vida, yo tengo la mía...
Pero de algún modo, estamos conectados.
Y por ello; me alegro.

Me siento orgullosa de mí misma de ser como soy, de haberme dado cuenta de lo mucho que puedo llegar a sentir sin recibir absolutamente e irremediablemente nada.


Porque ésto me hace ver que cada día que pasa, me hago más inmune al dolor.

Pero como todo... uno nunca se acostumbra al principio