Aprendí que los amores ‘Eternos’ pueden terminar en una noche, que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos. Que nunca conocemos a una persona de verdad, que todavía no inventaron nada mejor que el abrazo de mamá. Que el ‘Nunca más’ casi nunca se cumple y que el ‘Para siempre’, casi siempre termina.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?