viernes, 29 de abril de 2011


Hay veces que te sientes inexplicablemente sola, sin ganas ni ánimos de nada. Además, no es suficiente que una persona esté dispuesta a sacarte de tu estado poniendo lo mejor de su parte. La cuestión no reside en que estés sola, sino en que te sientes sola. Por tanto, la cuestión no es que quieran estar contigo, sino que tú quieras estar con ellos. Por suerte, cuando tengo recaídas existenciales, ella es la única persona con la que me apetece estar y la que además, me responde estando conmigo. Parece mentira como una persona de la nada se pueda hacer tales huecos en tu vida, hasta tal punto que es la clave que te sustenta en muchos momentos. Me siento segura a su lado, como si fuera una hermana mayor que me comprende y me cuida. Es sentir que, aunque todo vaya mal, vas a poder a acudir a ella porque siempre está ahí con su sonrisa, su espontaneidad y su fuerza contagiosa.
El mundo va a tenerse que poner mucho más hijodeputa si quiere verme claudicar...

.dicen que enamorarse es un acto reflejo, algo que no se puede aprender ni controlar, como el respirar... yo no creo que sea así... yo he tenido que aprender a querer, aprender a vivir situaciones normales, aprender a aprender de la otra persona, aprender a no tener miedo, aprender a deslizarme por la cama de la persona correcta temblando... y lo hice con el mismo miedo y con la misma excitación de una niña de 5 años patinando por primera vez en una pista de hielo...

.john lennon decía que la vida es lo que pasa mientras que te empeñas en hacer otros planes y tenía razón, planeamos incluso hasta sin querer.. el más mínimo detalle...sin darnos cuenta que los planes, son solo dibujos en una servilleta de papel y por mucho que te empeñes tus planes le importan una mierda al resto del mundo... y puedes ponerle cabeza, corazón..o un taco de servilletas emborronadas con sueños que al final la vida tiene otros planes para ti...


creo que estoy empezando a perder mis miedos... pero no en la dirección que esperaba...


necesito desconectar...mmm...perderme por algún sitio...que me rapten....o me pondré a dar masajes en las manos tocando el punto exacto que destensa casi todos los músculos del cuerpo o a explicar la teoría de la relatividad o quién sabe...si me da por jugar a poner los pelos de punta...
Le tenía miedo a los domingos. ahora le tengo miedo a algunos días màs.
echo de menos los baños de dos horas con velas, hundirme bajo el agua, arrugarme y quedarme como una pasita de carne.
estoy ansiosa por un helado de 2 kilos de tarta de queso.
un bichito peludo que duerma a los pies de mi cama...

jueves, 28 de abril de 2011

Las cosas se consiguen luchando...

No podemos saber lo que nos deparará el futuro, lo que podemos hacer es usar la información que tenemos para tomar la mejor decisión posible.

domingo, 24 de abril de 2011

Necesito ir a la playa.
Y no digo ‘quiero’ porque no es un capricho, es una necesidad.
La brisa siempre ha conseguido desordenar mi pelo y ordenar mi cabeza, y me gustan las dos cosas a partes iguales.
Necesito un agujero en el tiempo. Al borde del mar, los segundos se miden en olas y no hay reloj que diga lo contrario (¿quizá porque nunca llevo uno?).
Pienso escaparme en cualquier momento, aunque no tengo muy claro si es una promesa o una amenaza, en cualquier caso, un acierto.

sábado, 23 de abril de 2011

¿Que hemos hecho el tonto?, pues sí. Pero si haciendo el tonto de esa forma ha conllevado a que estemos así ahora, no me arrepiento de haberlo hecho más que nadie.
Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»). Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón

martes, 19 de abril de 2011

La verdad es que siempre he tenido muy buena memoria hasta hace un par de años, q por causas ajenas q no conviene mencionar aquí, empecé a olvidar. Olvidar donde he puesto el movil, que comí ayer o en que bolso están las llaves, pero no las cosas importantes.
No recuerdo casi nada de mi infancia q no provenga de cintas de vhs hasta la separación de mis padres, muy asumida y tragada por cierto. Mi adolescencía la pasé entre pelo engominado y recogido en un moño, pantalones q ahora es impensable ver por la calle y muchas ganas de sentirme querida por la gente, de hecho creo que esa ha sido mi lucha vital desde que tengo conciencia, aunq más tarde me di cuenta de que eso no tenia tanta importancia como yo le daba.
Siempre he ido buscando y buscando sin darme cuenta y valorar lo que tengo aqui.
Ha sido un año complicado lleno de problemas y problemillas que se hacían más grandes al juntarse. Varios desengaños y esfuerzos de esos que piensas que van a traerte una enfermedad y decepciones gigantescas, sobre todo de mi misma.
Lo he pasado mal, pero también he conocido a gente maravillosa que estuvo conmigo ayer junto a los q no pudieron (q estuvieron presentes en mi cabeza) y a los de siempre, los de siempre porque pase lo que pase, aunq desapareciera prácticamnt un año de aqui sin dar explicaciones,y aunq a veces me raye, siguen conmigo y me regalan algo tan fantástico como su compañía en mi dia.
Pasa q me siento como si tuviera 15 años o 12 o 10, q parece q voy hacia atrás.
Porque ahora me callo mis cosas, mis sentimientos, mis emociones, no tengo ganas de hablar de mi y no se cuando empecé a hacerlo y necesito ser como era antes.
Necesito no pensar mal de todo el mundo.
Y necesito hablar y decir lo q siento aunque parece q cada vez se me hace más difícil.
"¿acaso emito una especie de señal q solo pueden oir los perros y los hombres con grandes problemas emocionales?"
Parece que de repente tengo la capacidad de ver cosas que antes no era capaz de ver, y no se si eso es bueno o malo.
Hace poco me di cuenta de que desde un tiempo para acá, he empezado a querer a las responsabilidades, al trabajo bien hecho, y me sorprendo cuando, ante alguna complicación mi cabeza me dice "ánimo! tu puedes" después de estar acostumbrada a los agobios y los llantos inútiles (que no han desaparecido del todo, está claro). Ahora es cuando realmente me he dado cuenta de lo mucho que me gusta aprender.
La mayoria de la gente son otra gente. Sus pensamientos
son las opiniones de otros, sus vidas un plagio
y sus pasiones son slogan.





de verdad de la buena, cada día q pasa comprendo menos a la gente

lunes, 18 de abril de 2011

Me duele la cabeza de tanto oír tus mentiras, tus palabras vacías de sentimiento y repletas de la inconsciencia con la que haces las cosas.
Estoy harta de ver que hablas con tanta seguridad de cosas que no entiendes, y de
como evitas aquello que sabes perfectamente como va. Me he cansado de jugar a este juego lleno de sinsentidos y que cada día me hace más daño, me he cansado de ver como disfrutas manejando las cuerdas del títere a tu manera, a tu gusto.
Hace tiempo que quería hacer esto, pero nunca he sido capaz de llegar hasta el final. No preguntes, no hables, no mires, no respires.
¿Por qué no desapareces igual de rápido que llegaste? Te quiero, sí, te quiero lejos de mí. Ya sé como usas tus cartas, pero esta vez pienso derrotarte
.
Vamos a terminar la partida, y solo te digo que si juego, es a ganar.

miércoles, 13 de abril de 2011

No basta con que las cosas sean ciertas, a veces hay que echarle un poco de valor. Me merece la pena, todo esto me merece la pena, todo este tiempo me ha merecido la pena, y sí, estoy jodida. Pero ahora mismo me da igual.

martes, 12 de abril de 2011


Que lo que menos me gusta de todo esto son esos desenfoques en mi vida que hacen que me llegue a añorar a mí misma.
No quiero que los días pasen y con ellos esa duda de qué hubiera pasado si lo hubiera hecho. Quiero hacer todo lo que pueda hacer mientras tenga la oportunidad.
Quiero vivir el momento, pase lo que pase.
Yo, la que te amó como a nadie durante un solo día.
Tú, el que rompió la barrera antisentimientos que el amor me puso sin mi consentimiento.
Aquella era yo, y aquel eras tú. Y yo que me ilusioné aquel día con los mismos sentimientos para el mañana me quedé en un intento fallido de volver a sentir. Y hoy, hoy solo somos ese algo que nunca pasó, esos besos que no fueron más que el producto de mi imaginación, no más que unas cuantas copas de alcohol.
Y hoy miro la hora y me digo -joder! pero como desearía estar comiéndomelo a besos ahora mismo- pero no, mejor poner escusas tontas, mejor ponerle punto y final a una historia que nisiquiera estaba pensada, mejor arrancar la flor que floreció aquella noche, mejor dejar las cosas claras sin decir nada.
Hey!... Se me olvido decirte que tú también me muerdes mucho.
Si no vas a volver, convenceme de que nunca estuviste.

lunes, 11 de abril de 2011

"Aprendí a vivir sin el libro de instrucciones y no hay más cojones que vivir improvisando"
Y qué más da si esto es el fin, yo trato de matar el tiempo y entre tanto lo que el tiempo intentará es matarme a mí.







¿cómo no vas a cansarte si de miércoles a martes ya estoy harta yo de mí?
yo que lo tenía tan claro, ahora dudo sobre dónde estaré dentro de 48 horas

viernes, 8 de abril de 2011

Una vez me contaron algo así como que si mientes a un amigo pasa lo mismo que si clavas un clavo en la pared. Que puedes quitarlo si te esfuerzas, pero el agujero quedará ahí para siempre.

martes, 5 de abril de 2011

Sabes que son textos y nada más. Que la realidad supera a la ficción, como siempre.

Es una causa perdida... Y eso sí que es la puta verdad.
Hoy, un día como otro cualquiera, con esa nostalgia latente y con la pesadez de siempre, quizá menos que otros días y más que otros, empiezo a salirme de mí misma y pensar en más allá de todo lo descrito anteriormente.

Porque aunque el egoísmo no sea mi mayor fuerte, ni para mal ni para bien, reconocer cuándo me estoy empecinando en mirar las cosas desde sólo una perspectiva sí lo es, y temo que estoy cayendo en eso. Y no me gusta.

No me gusta porque sé que no soy la única que ha salido perdiendo, no soy la única que a la que le duele, ni soy la única que tiene que hacer pie en la piscina del desastre.

Lo sé y lo he sabido siempre, no es algo que haya descubierto hoy al despertarme. Pero sé que demasiado frecuentemente caigo en el error de no tenerlo en cuenta.

En todo este tiempo, he callado mucho, a conciencia, porque éste no es lugar para expresar ciertas cosas. Ciertas cosas que sólo puedo decir a una persona. Por eso este rincón se ha convertido en el lugar para expresar cosas a medias, sentimientos, pensamientos enredados entre sí, cosas que fueron o que me hubiera gustado que fueran, sueños, realidades. Ficciones que a veces asoman a mi mente, realidades teñidas de un poco de literatura barata. Entre líneas se esconde algo de verdad, pero la verdad completa, la que realmente sale despedida en cada sístole y diástole, esa sólo la sé yo y creo que (espero que al menos) tú también.

A pesar de todo, a pesar de que me gustaría poder por fin desplegar toda esa verdad como si de una baraja de cartas se tratara sobre una mesa entre los dos, a pesar de que sólo deseo vaciarme en ti como hace tanto tiempo podía hacer, a pesar de todo, sé que es el momento de dejar de hacer más pesado el ya de por sí nada liviano lastre que nos arrastra hasta el fondo.

Confío, confío ciegamente, tanto en ti como en tutodo llegara.., como hice siempre y voy a seguir haciendo. Para quien piense que será mi fin, diré, que mi fin sería dejar de hacerlo.



El tiempo volverá a poner algo de orden en este caos, y entonces, quizá entonces...
Mientras tanto, no seré yo quien haga más duro de llevar lo que quiera que sea que cargas, sabes que sólo ansío hacer lo contrario.

lunes, 4 de abril de 2011

Esos días que no comprendes nada ni a nadie, en los que todo te puede y por si fuese poco si algo iba mal, saldrá todavía peor de lo que jamás hubieses llegado a imaginar. Al final pagan las consecuencias los que menos se lo merecen.