miércoles, 30 de septiembre de 2015

Cuando una serpiente esta viva.. come hormigas, pero cuando muere, las hormigas se la comen a ella! las cosas pueden cambiar en cualquier momento... no menosprecies ni subestimes a nadie en la vida.
El hombre puede ser muy poderoso, pero el tiempo siempre sera mas poderoso que el hombre. Con un arbol se pueden hacer millones de fosforos, pero con un solo fosforo se pueden quemar millones de arboles. Un pensamiento negativo puede quemar los pensamientos positivos.. Por eso siempre se humilde y desarrolla pensamientos positivos... Quien obra mal, le va mal, Recuerda y valora a quien estuvo a tu lado en los peores momentos, que los buenos cualquiera los vive contigo..

lunes, 21 de septiembre de 2015

Conserva lo que tienes , olvida lo que duele ... Lucha por lo que quieres ... Valora lo que posees , perdona a los que te hieren y disfruta de los que te aman. Nos pasamos la vida esperando a que pase algo ... Y lo único que pasa e la vida , no entendemos el valor de los momentos hasta que se han convertido en recuerdos. Por eso haz lo que quieras hacer , antes que se convierta en lo que te gustaría haber hecho. No hagas de tu vida un borrador , tal vez no tengas tiempo de pasarlo a limpio ... Nunca es tarde para empezar a ser felices.

viernes, 18 de septiembre de 2015

Es difícil olvidar la primera vez. Aquella primera vez en que alguien a quien considerábamos un gran amigo nos da la espalda, o la primera vez en que una persona nos traiciona en una relación. Lo primero que piensas es que nunca volverás a confiar, que has sido demasiado inocente y que nadie te volverá a hacer ese daño, porque no lo vas a permitir. Algo se rompe dentro de nosotros cuando el fino y delicado manto de la confianza y la inocencia que nos envolvía se quiebra.
De alguna manera, en ese momento, sentimos que se ha resquebrajado para siempre, pero cuando nuestras emociones se templan y la distancia de las horas y los días va haciendo más tenue el eco de la herida, muchos volvemos a confiar. Los que se rompen para siempre se convierten en personajes de series como Barney Stinson o el doctor House, y su cinismo les impide comprender por qué algunos vuelven a embarcarse en un viaje tan incierto y peligroso como el amor o la amistad incondicionales.
Siempre estamos a tiempo de volver a empezar. Los emprendedores saben mejor que nadie que el dolor y el fracaso son intrínsecos del éxito, porque son los que nos permiten aprender. En cada relación fracasada, aprendes cómo relacionarte mejor; y en cada persona que te traiciona, aprendes a encontrar personas que no lo harían. Con todo, siempre queda la duda, porque la certeza de que alguien estará ahí siempre, y no te fallará, nunca la  tenemos al cien por cien. Por eso, muchas personas que son traicionadas por alguien lo acaban pagando con todos los demás, y acaban desconfiando incluso de todos los que nunca les han hecho daño ni en principio querrían hacérselo.
El corazón se cierra, se protege, porque a nadie le gusta sufrir, y especialmente es doloroso cuanto más sensible sea la persona a quien hacen daño. Por eso es frecuente encontrar en la vida corazones blandos recubiertos de una fachada dura. El error muchas veces es pensar que podremos curar la herida de otro, esos tipos duros o hasta psicóticos en los que vemos un potencial humano y sensible… No puedes ayudarles, ni nadie podrá hacerlo, porque uno no se cura si no quiere, pues precisamente el paso principal para volver a confiar es querer hacerlo, elegirlo realmente, incluso aceptando el dolor que puede venir consigo. Como dice Sabina: “que no te vendan amor sin espinas”.
Eso sí, sería una pena que aquellos que traicionan y hacen daño se llevasen además la victoria de haber destruido algo más: una cosa es que te hieran y otra que te hundan. Puede que te hagan daño, que te engañen o incluso que te quiten felicidad, pero hay algo que nadie podrá quitarte nunca si no le dejas: la persona que tú eres. Como dijo el poeta Pablo Neruda: “podrán cortar las flores, pero no podrán detener la primavera“.
Consejo milenial: no dejes que ningún traidor cambie quien eres.
Si tuvieras que coger un papel y escribirlas, ¿cuáles estarían? En mi opinión, hay algunas que son totalmente universales y de las que estoy segura de que estarían escritas en ese papel en el 99% de los casos (siempre está la excepción que confirma la norma). Desde mi punto de vista, todo se basa en el equilibrio, con uno mismo y con esa persona. El equilibrio es la armonía entre dos fuerzas, es el “ni para ti ni para mí”, es igualdad de pesos.  Yo he escrito mi papel basándome en el principio de equilibrio, y no creo que lo que la mayoría buscamos sea tan difícil de encontrar… ¿o sí?

1. Coherencia

Lo que hoy significa sí, mañana debe seguir significando sí. Siento decir que esto es un clásico de los hombres: lo de no tener las cosas claras y ser incoherentes es algo muy propagado entre vosotros. Creo que no hay nada que dé más rabia que no saber qué ha pasado para que de un día para otro las cosas cambien. “Ayer me interesabas, hoy ya no”. Pero bueno, en el mejor de los casos no oirás esas palabras, simplemente ya no hay mensajes, ni miradas, ni likes.
Que un hombre sea coherente es algo que personalmente valoro mucho, la seguridad de saber que andas sobre terreno sólido y de que cuando algo es no, es no, y que si es sí, no se va a desvanecer.

2. Principio de admiración

Admirar (RAE)
2. tr. Ver, contemplar o considerar con estima o agrado especiales a alguien o algo que llaman la atención por cualidades juzgadas como extraordinarias.
Yo lo leo, y pienso que quiero sentir eso por la persona que deseo y quiero que esa persona sienta exactamente eso por mí. Es lo que provoca el brillo en los ojos al mirarle cuando habla, cuando trabaja o simplemente cuando cocina.

3. Cosas en común

Aquí seguramente habrá un gran debate, pero os recuerdo que esta es mi lista, podéis quitarlo de la vuestra. Para mí es imprescindible tener cosas en común: la música, tipo de cosas que te gusta hacer, que te gusta ver, pasiones, no sé… que le muevan o le emocionen las mismas cosas que a mí, eso es imprescindible. Obviamente, no se trata de que todo sea común, está bien tener cada uno su espacio con sus pasiones particulares no compartidas, pero sí una parcela importante en común.

4. “Sentirte Especial”

Es imprescindible que un hombre sepa hacerte sentir especial. A ciertas alturas de la vida, eso de que nos gusta que nos hagan sufrir desaparece. Llega un momento en el que lo que quieres es sentirte única y especial, saber que lo que hace lo hace solo por ti y no por todos sus contactos de Facebook susceptibles de ser mareadas. Y ojo, no, no queremos santos vírgenes, simplemente sentir que nos apunta un foco de luz y que para el resto, en ese momento, hay oscuridad.

5.  Detallistas

Esto parece como una especie en extinción, puesto que son pocos los hombres que saben de la existencia del poder de los detalles. Atentos, un detalle no es igual a un bolso de Bimba y Lola (que si viene, bienvenido sea). Un detalle es un mensaje de buenos días, es un beso en la punta de la nariz, es un abrazo al llegar a casa después de un día duro de trabajo, es una reserva sorpresa en un restaurante que te encanta, es algo inesperado que haces porque te sale de lo más profundo de tu ser. Lo de los detalles es mágico, pues si lo pones en práctica, de alguna manera despierta en nosotras un sentimiento recíproco de “detallismo” que vuelve mágica la relación.

6. Sin miedos

No, que te ponga un like en Facebook no quiere decir que quiera matrimonio. Tampoco si quedamos a cenar y luego te escribo a las dos horas quiere decir que eres el hombre de mi vida. Esto es así. ¿Sabes lo que pasa? Que quiere decir que no tenemos miedos, que estamos abiertas a ver qué sucede, y que puede ser que no estemos pensando en absolutamente nada, igual que tú. Nos gustan los hombres sin miedos, que se lanzan a hacer cosas sin pensar en cosas extrañas ni montarse películas de ciencia ficción. Toma nota, es importante.

7. Mens Sana In Corpore Sano

Esto es algo que para mí es fundamental: hombres inteligentes, curiosos, que lean y, además, muy importante, que se cuiden. Pero no que se cuiden matándose en el gimnasio, sino que  simplemente se preocupen por su salud y que hagan ejercicio de vez en cuando.
No te pido que me quieras, ni siquiera sé si es lo que quiero, pero si llega el momento y tienes pensado hacerlo, hazlo con los cinco sentidos, yo prometo hacerlo. Nadie quiere amores ciegos, sordos, insípidos o que no sean capaces de erizarte el pelo; y sí, lo quiero así siempre. Creo que ha llegado el momento de dejar de conformarse, de exigir, de pedir y de dar, porque ahora más que nunca se cumple eso de “mejor solo que mal acompañado”.

Con la vista

Unas veces con pasión, otras con profundo enfado y muchas otras solo para no perderme de vista. Creo que muchos problemas vienen de dejar de mirarse con detenimiento, de dejar de fijar la mirada para solo verse pasar. Nunca nada es lo que parece, el secreto está en saber mirar…

Con el olfato

La nariz humana distingue entre más de 10.000 aromas diferentes. Las feromonas son elementos vitales en el sistema de comunicación químico. La palabra “feromona” deriva de los vocablos griegos pherein (transportar) y hormon (excitar), los cuales en su conjunto significan“transportadoras de la excitación”. El olfato es el sentido más fuerte al nacer y tiene una memoria excepcional superior al tacto, el oído, el gusto y la vista, así que por favor, no te acostumbres a mi olor para que pase desapercibido entre los otros más de 9.999 aromas. Si lo pierdes, cierra los ojos y búscame.

Con el tacto

Muchas parejas pierden la costumbre de tocarse y acaban por dejar de sentirse. A veces, te sientas a dos centímetros de alguien del que emocionalmente estás ya a dos kilómetros. En lo que nos quede de vida juntos, no dejes nunca de acariciarme.

Con el oído

Cuando llevas mucho tiempo al lado de alguien, la solución a muchos problemas está en volver a escucharse. Al principio eres capaz de escuchar hasta tragarte historias eternas que en el fondo ni te van ni te vienen, pero escucharse es sinónimo de interés, y el interés no se puede perder nunca, jamás.

Con el gusto

El ser humano es capaz de percibir un abanico amplio de sabores como respuesta a la combinación de varios estímulos, entre ellos textura, temperatura, olor y gusto. A veces, nada dice tanto como un beso, así que bésame enfadado, con pasión, con desgana, dulce o amargamente, pero bésame cada día, a ser posible varias veces.

Que la vida son dos días y hay que vivirla con intensidad, aprovechar cada segundo, porque hoy estás aquí, y mañana, mañana no se sabe. ¿Cuánto tiempo crees que te queda? Vive. Sonríe. Camina. Y se tú mismo/a, para ser feliz.