Con los cinco sentidos

No te pido que me quieras, ni siquiera sé si es lo que quiero, pero si llega el momento y tienes pensado hacerlo, hazlo con los cinco sentidos, yo prometo hacerlo. Nadie quiere amores ciegos, sordos, insípidos o que no sean capaces de erizarte el pelo; y sí, lo quiero así siempre. Creo que ha llegado el momento de dejar de conformarse, de exigir, de pedir y de dar, porque ahora más que nunca se cumple eso de “mejor solo que mal acompañado”.

Con la vista

Unas veces con pasión, otras con profundo enfado y muchas otras solo para no perderme de vista. Creo que muchos problemas vienen de dejar de mirarse con detenimiento, de dejar de fijar la mirada para solo verse pasar. Nunca nada es lo que parece, el secreto está en saber mirar…

Con el olfato

La nariz humana distingue entre más de 10.000 aromas diferentes. Las feromonas son elementos vitales en el sistema de comunicación químico. La palabra “feromona” deriva de los vocablos griegos pherein (transportar) y hormon (excitar), los cuales en su conjunto significan“transportadoras de la excitación”. El olfato es el sentido más fuerte al nacer y tiene una memoria excepcional superior al tacto, el oído, el gusto y la vista, así que por favor, no te acostumbres a mi olor para que pase desapercibido entre los otros más de 9.999 aromas. Si lo pierdes, cierra los ojos y búscame.

Con el tacto

Muchas parejas pierden la costumbre de tocarse y acaban por dejar de sentirse. A veces, te sientas a dos centímetros de alguien del que emocionalmente estás ya a dos kilómetros. En lo que nos quede de vida juntos, no dejes nunca de acariciarme.

Con el oído

Cuando llevas mucho tiempo al lado de alguien, la solución a muchos problemas está en volver a escucharse. Al principio eres capaz de escuchar hasta tragarte historias eternas que en el fondo ni te van ni te vienen, pero escucharse es sinónimo de interés, y el interés no se puede perder nunca, jamás.

Con el gusto

El ser humano es capaz de percibir un abanico amplio de sabores como respuesta a la combinación de varios estímulos, entre ellos textura, temperatura, olor y gusto. A veces, nada dice tanto como un beso, así que bésame enfadado, con pasión, con desgana, dulce o amargamente, pero bésame cada día, a ser posible varias veces.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?