martes, 30 de marzo de 2010

La vida es un juego. Un juego como el solitario, en el que cometes infinitos errores, a veces incluso hasta de la misma manera y que tomes una decisión u otra te indica los diferentes finales que puedes tener, que puedas perder o que acabes ganando. La diferencia es que en el solitario cuando tienes una duda le das a una tecla y te dice la opción mas correcta ¿qué tecla debemos pulsar en la vida? ¿quién no dice que camino será mas sencillo, mas feliz? Nadie, en la vida tenemos que arriesgarnos, a un todo o un nada. Y es complicado, porque si te equivocas no hay vuelta atrás, nunca. Porque puede parecerse el recorrido que estas haciendo, pero en realidad nunca puedes hacer el mismo, no, es imposible hacer todo exactamente igual. Y en la vida tampoco tenemos otra tecla que nos deja borrar nuestro ultimo error y tener la oportunidad de repetir esa acción, o aunque no sea un error, simplemente porque creemos que nos hemos equivocado o porque nos apetece la tontería esa de cambiar de rumbo. La diferencia entre el juego y la vida es que el juego es demasiado fácil para lo extremadamente complicada que es la vida. Mentira, la vida es tan sencilla como tu quieras pintarla. Pero yo... yo soy de las que siempre caen en la misma piedra y en diferentes, en incontables ocasiones por lo que yo elegí el camino difícil, y no sé si para bien o para mal. Si al final de este camino encontraré la meta de la felicidad o simplemente la de un precipicio sin fondo. No tengo ni idea, pero tuve que arriesgar y ya no puedo volver atrás, quiera o no, sea una decisión correcta o incorrecta, da igual, la decisión esta tomada y ya solo puedo seguir con ella en la espalda, hacia delante, siempre para alante.

Ultimamente

Últimamente aunque tenga momentos muy buenos en los que solo me importa el motivo por el que me estoy riendo a carcajada limpia, cuando llego a casa y me siento en el sofá me vengo a bajo. No sé porque, pero me pongo a pensar y no puedo evitar sentirme mal. No sé si la palabra es triste, porque creo que no, no estoy triste, tengo un no sé que dentro que me hace sentirme rara y mal. No me gusta nada esta sensación, lo que más me inquieta es no saber ni siquiera cual es. Y no sé como quitármela, que hacer para dejar de sentirme así. Es tan extraño lo que siento... nostalgia mezclada de ganas de sonreír pero no poder porque no me dejan, cansada de lo de siempre y desando que todo vuelva a ser como antes con algunas personas, necesitando esos abrazos que perdí de ciertas personas y esos buenos momentos con otros, y teniendo unas terribles ganas de que pase el tiempo y escaparme, lejos, muy lejos, donde nadie me conozca. Creo que se me ha mezclado todo por dentro, tenga un nudo de sentimientos contradictorios y mientras voy adivinando como puedo arreglar esto, sigo andando aunque las fuerzas a veces me impidan dar pasos largos y con firmeza por temor a caer en un pozo y que todo mi mundo se vaya completamente abajo. Porque no es el momento, ahora no tengo suficientes fuerzas para levantarme yo sola y ya no sé si puedo estar segura de que ellas estarán ahí para darme la mano si necesito levantarme, no sé si esta vez lo volverían a hacer o olvidarían todo lo que vivimos. No tengo ni idea, por lo que intento ser cuidadosa, siempre mirando muy a fondo a donde piso, aunque claro quien sabe si detrás de la tapadera de un suelo firme me puedo encontrar un agujero, pero si quiero seguir, me tengo que arriesgar, no queda otra, porque me niego a pararme en un banco a esperar, ya perdí demasiado tiempo esperando algo que aun no ha llegado. Y me niego a volver a hacerlo, sería un grave error.
Y qué sientes cuando el mundo se te desmoraliza. Cuando el tiempo te agota, cuando la felicidad te engaña. Cuando te sentías medianamente en deuda con la ética por creer que eras el típico jodido grano en el culo ajeno, y descubres que sí que eres el puto grano... pero en culo propio. Así. Así te sientes. Y lo siento. Lo siento más de lo que debería.

lunes, 22 de marzo de 2010

A diario perdemos muchas cosas y estoy segura que en algun lugar, ahora mismo alguien esta buscando algo., Quizas sean cosas simples como unas llaves, un numero de telefono, o dinero suelto que no sabe donde dejo, que eso son perdidas materiales.. Tambien estan esas perdidas o busquedas como querais llamarlas de mayor importancia., como la de una mascota, una amistad que ya no es la misma, o de amor, que es lo que mas duele junto a la muerte.
El tiempo que no aprovechamos, las palabras que no hemos dicho..los abrazos que no dimos, los besos que no recibimos... Porque es demasiado eso que no damos o que perdemos y demasiado poco lo que ganamos, O quiza es al reves, nose..y que ganamos tanto que no nos damos cuenta porque estamos preocupados en aquello que perdemos.


Hay recuerdos que se queman para ser olvidados, cartas que se guardan para leer de vez en cuando, canciones que preferimos no escuchar. Porque duelen, porque remueven algo dentro de ti. Hay horas, minutos, milésimas de segundos que pueden cambiarlo todo. Cruzar en rojo, comprar un producto u otro, ignorar una advertencia, decisiones que por más simples que sean pueden hacer cambiar tu mundo irremediablemente. Hay momentos que terminan en recuerdos, decisiones que nos arriesgamos a tomar. Algunas son fáciles, otras no. Dependen de las circunstancias, de las consecuencias, del miedo. Tengo decisiones que tomar, recuerdos que guardar, miedo y vértigo.
Quiero hacer muchas cosas, quiero viajar, reir, sonreir, observar, pero mas que nada quiero descubrir cosas nuevas, que en cada palabra que he escrito o pienso dejo un istante en mi vida., como que ya he crecido o sigo creciendo y soy dueña de mi vida... de mi propio destino. Que el mundo es gris, o depende del cristal con el que se mire o que el color lo pinto yo y mis ganas de seguir viviendo. Que el sol puede alumbrar mis noches de soledad y la verdad que quiero sentir que el mejor momento de mi vida es ahora y como no, tengo que aprovecharlo ..!
Decía Neruda que mueren lentamente aquellos esclavos del hábito, quienes repiten a diario los mismos trayectos, no cambian de marca y visten siempre de un mismo color. Aquellos que no hablan a quien no conocen.
Supongo que todos estamos muriendo lentamente, pues pensamos que con el solo hecho de respirar estamos haciendo un esfuerzo enorme, sin atrevernos a hacer cosas nuevas, quejándonos a diario de la mala suerte, del invierno. Y creo, mas bien se, que tiene razón, que somos lo suficientemente insensatos para quejarnos de lo que nos falta, orgullosos para no dejarnos ayudar y cobardes para huir de aquello que nos apasiona.
Supongo que necesito los pequeños detalles, como las sonrisas, los disgustos, los abrazos, las ironias, los abrazos, ... incluso la indiferencia.
Son el reflejo de cada uno de nosotros, algo asi como nuestra marca personal,quizas es por eso que no se puede remplazar a nadie, porque todos estamos echos de pequeños detalles, cosas que hacen que alguien mas extrañe nuestra presencia. Momentos unicos e irremplazables.
Algo así como un café. Si. Un café, hoy, con cualquier persona, será tremendamente distinto a un café de hace cuatro años, con la misma persona. Y creo que no deberíamos intentar recuperar lo que perdemos. Porque no será lo mismo.
Lo importante no es conseguir lo que quieres, sino que te guste después de conseguirlo.
Esperar nunca se me dio bien esperar, como muchas otras cosas que no me agradan, como las voces muy chillonas o como hacer cola en el supermercado, no saber hablar en publico, las pruebas demasiado dificiles, que me pillen por sorpresa y no saber que decir, el tener que reirme cuando lo que quiero es llorar, el dolor de muelas,las despedidas................

Es momento de crecer pero no de altura, sino de seguir avanzando.. de finales... y NO quiero ni me agrada nada.
Decía John Lennon que la vida es lo que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes y tenía razón. Planeas tu matrimonio, la casa donde vivirás, el colegio al que irán tus hijos, planeas hasta el color que tendrá el puto sofá… pero los planes son solo un dibujo en una servilleta de papel y por mucho que te empeñes, al final, tus planes le importan una mierda al resto del mundo. Y puedes ponerle cabeza, corazón o un taco de servilletas emborronadas con sueños, que la vida, tiene otros planes para ti…
Hoy me he dado cuenta de que esperamos demasiado, como si las cosas fueran a suceder por si solas , y solemos quedarnos a esperar a que las oportunidades toquen en nuestra puerta en lugar de salir a buscarlas, deseamos que llegen tiempos mejores sin hacer nada por que pase. Como por ejemplo esperamos llamadas en vez de hacerlas, soñamos con que el amor llege a nosotros sin tomarnos el tiempo de buscarlo.
Esperamos mucho y damos menos aun...
Con 15 años soñaba con ser un pez, porque dicen que los peces no tienen memoria, no pueden acordarse de nada y si no te acuerdas de nada puedes levantarte cada día y vivirlo todo como si fuera la primera vez, la primera canción, el primer beso, la primera película...

Siempre me gustaron los peces.....
Soñamos con finales felices, con grandes oportunidades así como en las películas. Con la posibilidad de un mañana imposible, con amores que lo puedan todo y emociones a mil por hora. Soñamos con realidades improbables, con lámparas mágicas y genios en botellas. Soñamos aquello que no esta a nuestro alcance, y yo que me conformo con cuatro paredes y dejarme que otros se lleven lo que nos esta esperando allí afuera.
Alguien dijo una vez que la vida es un juego constante donde nadie quiere arriesgar mas de lo que esta dispuesto a perder, sin importar las grandes probabilidades de ganar.
En el póker, por ejemplo, jamás querrás mostrar tus cartas sin saber de antemano que tiene el otro jugador; en la vida misma tenemos tanto miedo a perder que preferimos quedarnos en casa soñando, medio anestesiados, mirando lo que nos rodea sin hacer nada por entrar en el juego a imponer reglas y ganarlo todo.
A veces tenemos miedo a que nos digan que no, es más fácil vivir pensando que tienes una posibilidad porque si te dicen que no, ya no tienes nada.

Las verdaderas historias de amor ni son fáciles ni vienen solas. El amor es para los héroes… como tú.

jueves, 18 de marzo de 2010

Con la verdad revuelta por toda la casa. Y con todas mis fuerzas esparcidas por las ventanas. Hoy me levanto con muy pocas ganas de hacer nada. Y estoy cansada de dar vueltas y dar vueltas para nada. Cansada de mis decisiones, que no acaban en nada. Si lo único que me interesa es verte sonreír. Si lo único que me interesa es verte sonreír.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Es lo que hacemos todos, nos lanzamos, y esperamos poder volar, porque si no es así, caeremos como piedras. Y durante la caída nos preguntamos ¿se puede saber por qué he saltado?. Pero aquí estoy, cayendo, y sólo hay una persona que puede hacerme creer que vuelo... y eres .

martes, 16 de marzo de 2010

Para Adultos Contemporáneos seudo-intelecto-neuro-hipocondríacos...



Es decir: nosotros...
Dicen que todos los días tenemos que comer una manzana por el hierro y un plátano, por el potasio. También una naranja, para la vitamina C, medio melón para mejorar la digestión y una taza de té verde sin azúcar, para prevenir la diabetes..
Todos los días hay que tomar dos litros de agua (sí, y luego mearlos, que lleva como el doble del tiempo que llevó tomárselos)..
Todos los días hay que tomarse un Activia o un Yogurt para tener 'L. Cassei Defensis', que nadie sabe qué mierda es, pero parece que si no te tomas un millón y medio todos los días, empiezas a ver a la gente como borrosa.
Cada día una aspirina, para prevenir los infartos, más un vaso de vino tinto, para lo mismo. Y otro de blanco, para el sistema nervioso. Y uno de cerveza, que ya no me acuerdo para qué era. Si te lo tomas todo junto, por más que te dé un derrame ahí mismo, no te preocupes pues probablemente ni te enteres.
Todos los días hay que comer fibra. Mucha, muchísima fibra, hasta que logres defecar un sweater. Hay que hacer entre cuatro y seis comidas diarias, livianas, sin olvidarte de masticar cien veces cada bocado. Haciendo un pequeño cálculo, sólo en comer se te van como cinco horitas.
Ah, después de cada comida hay que lavarse los dientes, o sea: después del Activia y la fibra los dientes, después de la manzana los dientes, después del plátano los dientes... y así mientras tengas dientes, sin olvidar pasarte el hilo dental, masajeador de encías, buche con Plax...
Mejor amplía el baño y mete el equipo de música, porque entre el agua, la fibra y los dientes, te vas a pasar varias horas por día ahí adentro.
Hay que dormir ocho horas y trabajar otras ocho, más las cinco que empleamos en comer, veintiuno. Te quedan tres, siempre que no te agarre algún imprevisto. Según las estadísticas, vemos tres horas diarias de televisión. Bueno, ya no puedes porque todos los días hay que caminar por lo menos media hora (dato por experiencia: a los 15 minutos regresa, si no la media hora se te hace una).
Y hay que cuidar las amistades porque son como una planta: hay que regarlas a diario. Y cuando te vas de vacaciones también, supongo. Además, hay que estar bien informado, así que hay que leer por lo menos dos diarios y algún artículo de revista, para contrastar la información. ¡Ah!, hay que tener sexo todos los días, pero sin caer en la rutina: hay que ser innovador, creativo, renovar la seducción. Eso lleva su tiempo.
También hay que hacer tiempo para barrer, lavar la ropa, los platos, y no te digo si tienes perro u otra mascota... ¿hijos?!
En fin, a mí la cuenta me da unas 29 horas diarias. La única posibilidad que se me ocurre es hacer varias de estas cosas a la vez, por ejemplo: Te duchas con agua fría y con la boca abierta así te tragas los 2 litros de agua.
Mientras sales del baño con el cepillo de dientes en la boca le vas haciendo el amor parado a tu pareja, que de paso mira la TV y te cuenta, mientras barres. ¿Te quedó una mano libre? Llama a tus amigos.. ¡Y a tus padres!! Tómate el vino (después de llamar a tus padres te va a hacer falta). El Yakult con la manzana te lo puede dar tu pareja mientras se come el plátano con el Activia, y mañana cambian. Y menos mal que ya crecimos, porque si no nos tendríamos que clavar un Danonino Extra Calcio todos los días.
¡Úuuuf! Pero si te quedan 2 minutos, reenvíale esto a los amigos (que hay que regar como las plantas) mientras tomas una cucharadita de All Bran, que hace muy bien... Y ahora te dejo porque entre el yogur, el medio melón, la cerveza, el primer litro de agua y la tercera comida con fibra del día, ya no sé qué estoy haciendo pero necesito un baño urgente. Ah, voy a aprovechar y me llevo el cepillo de dientes...

SI YA TE LO ENVIÉ ANTES, PERDONA... ES EL ALZHEIMER QUE A PESAR DE TANTOS CUIDADOS NO LO HE PODIDO COMBATIR

lunes, 15 de marzo de 2010

No sé como he sobrevivido al momento en el que me mirabas a los ojos,sin hablar.
Después de días malos,tenerte ahí, a mi lado, era como crearme un mundo aparte (y me encanta).
A veces las cosas se ponen algo díficiles,pero sabes que siempre conseguimos lo que queremos.
Nuestra promesa sigue en pie y yo voy a hacer todo lo posible por conseguir que hagamos la cena juntos todas las noches.
Ya verás, en unos meses nos reiremos del día feo de hoy,mientras nos perdemos juntos por ahi.......




...
No sé por qué me gusta torturarme poniéndome Antonio Orozco..Ahora tengo el día triste,me dedico a fumar en la habitación y a echar de menos antes de tiempo.
Tengo miedo de Agosto...
Que acabe ya este nudo en el estómago y estas ganas de llorar...


(Creo que ya sé por qué no me venía la inspiración ni para escribir ni para fotografiar
Ahora que ha vuelto no estoy segura de quererla conmigo.
Estar triste es bonito a veces,pero agota demasiado y no me quedan fuerzas.)
Estoy empezando a reflexionar de forma distinta para poder seguir sonriendo,pero el hecho esque ahí sigue todo,sin otra solución más dura y cruel que el tiempo.
Quiero dormir, tomar el sol,escuchar música,salir,beber,fumar,bailar,abrazar,comer,leer,ver películas,reír,tomarme algo, cañas lo que sea, donde sea,comprar,cualquier plan,el que sea,menos estudiar.

Tu luz, tu calor.
Tu sonrisa cuando sientes como yo.
Los besos que me diste y los que me darás.
Las veces que estuviste y las que estarás.
Tus ojos, tu sonrisa.
La magia de uno, por dos.
Tu mano timida, bajo mi pantalón.
Las noches, las lunas, el mismo colchón
tus entradas nocturnas, mi muerte de amor.

Te quiero.

Te regalo cada uno de mis segundos.
Y mi piel, que no se me olvide la piel.
Te regalo mi cuerpo, mi mente, te regalo mi vida.
Te regalo todo lo que esté a mi alcance, y lo que no también.
Quiero que estés cuando grite tu nombre, y cuando no. Quiero tu sonrisa, tus ojos, quiero tu cuerpo. Te quiero a ti. Te quiero a ti conmigo, desde hoy y para siempre.

Y esos gilipollas decían "te has enamorado".
Cuanto mas tiempo pase, más te querré...

jueves, 4 de marzo de 2010

La vida pasa muy deprisa; si no te paras y miras a tu alrededor, te la podrías perder.

Hoy un año mas.
Feliz cumpleaños pekeña de alma.
28.

martes, 2 de marzo de 2010

Hoy es día de mandar a la mierda cosas. Por ejemplo, yo hoy mandaría a la mierda a las personas que tienen complejos y nos recuerdan a los demás los que tenemos. Me gustaría mandar a la mierda también a todos aquellos que te cambian por cualquiera sin ni siquiera parpadear. Por supuesto, mando a la mierda a los que hablan de todo sin saber absolutamente nada, a los encantadores de serpientes, a los que fingen una sonrisa, a los conformistas, a los que no son capaces de perdonar, a los que son cobardes y no saben afrontar sus vidas, a los que no saben lo que quieren y fingen tener justamente aquello que siempre habían querido, y mando a tomar por culo a todas las personas que dicen esas cosas como “tengo todo lo que necesito”, “soy completamente feliz”, “mi vida en este momento es perfecta” o “me voy a morir habiéndolo probado todo” porque todo eso es mentira. Mando a la mierda a la gente que alardea de la buena suerte que tienen, que explotan sus puntos fuertes y esconden los puntos débiles en cualquier trastero. Mando a la mierda, mando a tomar por culo o maldigo a las personas que no saben ser ellas mismas en ningún momento del día. Ni siquiera cuando es de noche y todos los gatos son pardos.

lunes, 1 de marzo de 2010

Ya no hay solución, todo el mundo se ha enterado
Comiendo lacasitos te quedas colgado
Come, come, come, come lacasitos
Come, come, come, come lacasitos
Uh, ih, uh, ah, ah, pim, pam, come lacasitos.
Estoy segura de que ahora mismo no querría estar en ninguna parte del mundo que no fuera contigo.
Que lo hago porque quiero.
Que no me gusta ser evaluda ni hacer las cosas de otra manera.
Que la vida
pasa pero contigo no me pesa.
Que nunca evito los silencios prolongados.
Que bailo a un son desacompasado.
Que me gustan tus
labios .
Que sobrevivo.
Que disfruto de nimiedades absurdas y me lleno de miedos.
Que el amor grande a veces
duele .
Que hay sapos para ir haciendo tiempo.
Que no todos tenemos la misma clase que Aramis Fuster.
Que
sonrío más de lo normal.

(Las cosas grandes llegan de golpe)

Súbitamente comprendí que todas las cosas sólo
van y vienen
incluido cualquier sentimiento de tristeza: también
se irá:
triste hoy alegre mañana: sobrio hoy borracho mañana
¿por qué inquietarse
tanto?

(He perdido muchas veces para no darme por vencida)
Hace dos años me ponía histérica si me rozaban. No sé, no me gusta. Y realmente soy cariñosa, soy cariñosa rozando la versión lapa, pero sólo con quien quiero serlo. Se me nota enseguida cuando quiero que alguien me toque porque pongo ojitos y esas cosas, me pongo en modo moñas. Se me nota enseguida. Sólo hay que saber interpretar las señales.
Porque cuando me siento mierda te pido que me digas cosas bonitas y tú me dices que nunca nadie en el mundo va a estar a mi altura.