Soñamos con finales felices, con grandes oportunidades así como en las películas. Con la posibilidad de un mañana imposible, con amores que lo puedan todo y emociones a mil por hora. Soñamos con realidades improbables, con lámparas mágicas y genios en botellas. Soñamos aquello que no esta a nuestro alcance, y yo que me conformo con cuatro paredes y dejarme que otros se lleven lo que nos esta esperando allí afuera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?