Ultimamente

Últimamente aunque tenga momentos muy buenos en los que solo me importa el motivo por el que me estoy riendo a carcajada limpia, cuando llego a casa y me siento en el sofá me vengo a bajo. No sé porque, pero me pongo a pensar y no puedo evitar sentirme mal. No sé si la palabra es triste, porque creo que no, no estoy triste, tengo un no sé que dentro que me hace sentirme rara y mal. No me gusta nada esta sensación, lo que más me inquieta es no saber ni siquiera cual es. Y no sé como quitármela, que hacer para dejar de sentirme así. Es tan extraño lo que siento... nostalgia mezclada de ganas de sonreír pero no poder porque no me dejan, cansada de lo de siempre y desando que todo vuelva a ser como antes con algunas personas, necesitando esos abrazos que perdí de ciertas personas y esos buenos momentos con otros, y teniendo unas terribles ganas de que pase el tiempo y escaparme, lejos, muy lejos, donde nadie me conozca. Creo que se me ha mezclado todo por dentro, tenga un nudo de sentimientos contradictorios y mientras voy adivinando como puedo arreglar esto, sigo andando aunque las fuerzas a veces me impidan dar pasos largos y con firmeza por temor a caer en un pozo y que todo mi mundo se vaya completamente abajo. Porque no es el momento, ahora no tengo suficientes fuerzas para levantarme yo sola y ya no sé si puedo estar segura de que ellas estarán ahí para darme la mano si necesito levantarme, no sé si esta vez lo volverían a hacer o olvidarían todo lo que vivimos. No tengo ni idea, por lo que intento ser cuidadosa, siempre mirando muy a fondo a donde piso, aunque claro quien sabe si detrás de la tapadera de un suelo firme me puedo encontrar un agujero, pero si quiero seguir, me tengo que arriesgar, no queda otra, porque me niego a pararme en un banco a esperar, ya perdí demasiado tiempo esperando algo que aun no ha llegado. Y me niego a volver a hacerlo, sería un grave error.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?