lunes, 28 de diciembre de 2009

Tacticas para ser Feliz

Cuanto más observo, más cuenta me doy de que la gente no es feliz. Comprobarlo. Basta con observar a todos los que hacen cola en la parada del autobús cada mañana o ir a una tienda de ropa un día cualquiera a mediodía. Cuando casi todo el mundo está almorzando, y un porcentaje más grande de lo que imagináis está comprando ropa. ¿Ropa para qué? ¿Para vestirse? Vamos. En mi cuarto ya no caben más trapos y yo sigo comprando. Cuanto más ropa tengo, más feliz soy. Hasta que la prenda caduca y mi felicidad se esfuma, y entonces tengo que comprar algo más para sentir que la vida merece la pena?. Y esto nos pasa a muchísimas mujeres, no es que yo sea una compradora compulsiva, en absoluto, pero siempre que compro compro para ser feliz. Nunca única y exclusivamente para vestirme. No sólo compramos ropa cuando no somos felices. También compramos comida. Y comemos como cerdos en el sofá de casa mientras vemos alguna película romántica americana. Los más extrovertidos se tiran horas y horas hablando por teléfono sobre su estado anímico, mientras la caja expendedora hace Clic, Clic, Clic. Al mundo le encanta que la gente no sea feliz. ¿De qué trabajarían los psicólogos si todos estuviéramos estupendamente? Pensarlo. El consumo de bollos, helados y chocolates varios disminuiría notablemente. El consumo de alcohol también disminuiría. La gente feliz no se suicida, menos trabajo para los médicos y los bomberos, y menos dinero también. Algunas personas van al gimnasio para mantenerse en forma, otras porque el médico se lo ha recetado, otras para ser capaces de mirarse al espejo sin vomitar, otras porque quieren aumentar sus posibilidades a la hora de encontrar pareja, etc. Pero todas tienen un mismo objetivo común: Ser feliz. Y el mismo método para conseguirlo: Gastando dinero. Pero, tranquilos, que nosotros no tenemos la culpa. Sólo queremos ser felices. Es simplemente que no sabemos cómo conseguirlo. No nos enseñaron a sonreír sin una moneda en el bolsillo y ahora es tarde para aprender a ser independientes porque luchamos contracorriente. ¿Cómo vamos a hacerlo?
¿Cómo vamos a ser felices?

Que inutil repartio los derechos?

Somos demasiados para un planeta tan pequeño, tan escaso de recursos, tan cerrado de mente y tan acabado. Aparte de la comida y las rebajas, el ser humano ha inventado una poción casi mágica ante la parte "mala" de la vida: las adicciones. Era de esperar que jamás nos pusiéramos de acuerdo con la legalización de las drogas, por ejemplo. Yo me posiciono a favor, desde luego. ¿Dónde quedó todo ese rollo de la libertad de expresión y la autoridad de cada ser humano sobre sí mismo? A la basura. Si quiero fumar, fumo. Si quiero beber, bebo. Si quiero meterme coca por la nariz cada mañana hasta ver a la Virgen María en el salón de casa, lo voy a hacer. Esté prohibido o no. Es una forma de vida, y es completamente lícita. No estoy a favor de que la gente se droge. Estoy a favor de que la gente haga lo que le de la gana siempre que no moleste al de al lado. Me revienta que nos aten de pies y manos cada vez que decidimos pisar la linea, ¿quién puso las normas? ¿Cuándo? ¿Y quién repartió tantos derechos a esa panda de descerebrados que tardaron dos segundos en tirar nuestra libertad a la basura? ¿Dónde aprendieron a diferenciar de una forma tan nefasta lo que está bien de lo que está mal? Sé quienes mandan en el mundo, pero no sé por qué. Nunca nadie me ha contado porqué en el siglo XXI unas personas con un coeficiente intelectual igual o inferior a la media de la población deciden si los matrimonios gays pueden adoptar o si con dieciséis años una chica, que legalmente ni siquiera puede comprar alcohol, se encuentra capacitada para elegir continuar con un embarazo o cortarlo de raíz. Y creo que jamás nadie va a explicárnoslo, porque ni siquiera los que están arriba, con la varita mágica jugando con nuestro futuro, privatizando o no la educación dependiendo de con qué pie se levantan por la mañana y experimentando con nosotros como les viene en gana, lo saben. Hay muchas cosas que se nos escapan. Cosas que jamás nadie va a explicar. Y me revienta. Porque nadie es nadie en este país de mierda. Es evidente que no estoy a favor del terrorismo, pero ya que apuntan, que lo hagan bien.
Cuando tenía once años me enteré de que Papa Noel, el señor de rojo que entraba todas las navidades por la terraza, no iba a volver, no existía. Me lo dijo una niña que apenas conocía. En misa nunca me explicaron a dónde iba el dinero que le dábamos a esos señores que pasaban la cesta y sonreían. Aún ahora, con veintisiete años, sigo sin noticias de su utilidad. He tenido que inventar un lugar secreto a donde van los muertos, unos dicen que están en el cielo con un tipo llamado Jesús que aún no he tenido el placer de conocer, y otros afirman que siguen entre nosotros, pero yo no puedo verles. ¿Y el ratoncito perez? ¿Por qué se lo inventaron todo? ¿Por qué cuando te detectan un cáncer no hay una moneda debajo de la almohada y el ratón se lleva la enfermedad a cuestas? ¿Por qué, en el siglo XXI, los hombres siguen pegando a las mujeres? Hablemos. Hablemos claro. Hablemos de todo lo que no sabemos, de todo lo que nunca nos contaron. .....

Mentira...

Mentira. Mentira. Mentira. Mentira. Mentira. Y mentira.

"El abuelo está ahí arriba, en un lugar mejor, y te está viendo" Mentira. El abuelo está ahí abajo, los gusanos se han comido su cuerpo cacho a cacho y su alma está en lista de espera para reencarnarse en Dios sabe qué.

"Come un donuts, por uno no pasa nada" Mentira. Pasa. Pasa que engordas, pasa que te conviertes en un cebo de críticas y risas, pasa que la sociedad no te acepta, pasa que te conviertes en una bola de grasa.

"Si no te llama, es porque no ha podido" Mentira. No llama porque no quiere. No llama porque no le da la gana. No llama porque, simplemente, no le apetece hablar contigo. Cualquiera puede sacar cinco minutos para dejar un mensaje en el contestador. Si no lo ha hecho es porque, sencillamente, no le interesas.

"Lucha por lo que quieres y lo conseguirás" Mentira. Lucha por lo que quieres, y así tendrás más posibilidades de conseguirlo que si te quedas tumbada en el sofá. Pero la lucha no asegura nada, ni siquiera la satisfacción personal de haberlo intentado.

"Para asegurar tu futuro tienes que estudiar una carrera" Mentira. Una carrera, una simple carrera, no sirve para nada. Ahora tienes que saber un par de idiomas, gastar una pasta que no tienes en másteres para tener una linea más de curriculum y tener un par de tetas si el que va a contratarte es un tio. Miento. Basta con el par de tetas.

"Hay que jugar limpio" Mentira. Hay que jugar limpio si quieres perder y ver como el otro menea el trasero con el trofeo delante de tus ojos. Si quieres ganar de verdad tienes que dejar los principios en casa y salir a pelear con la cabeza puesta en el objetivo, que el fin justifica cada movimiento.

"Ya lo superarás, ya aprenderás a vivir con ello" Mentira. Nunca se aprende a vivir con el dolor. El dolor no es un compañero de vida al que nos acostumbremos, al que cojamos cariño cuando ya llevamos un determinado tiempo. El dolor escuece hasta que encuentra su sitio, y cuando lo encuentra y crees que todos esos incultos llevaban razón, el dolor sale de ese rinconcito para meterse en otro, y vuelve a quebrarte todo el cuerpo, quemándote cada zona por la que pasa, arrasando con todo hasta que por fin se coloca donde ya no duele, y vuelta a empezar.

"La salud es más importante que el dinero" Mentira. El dinero mueve el mundo. El dinero hace que las personas cometamos locuras, más o menos igual que cuando nos enamoramos. Sin dinero, es muy difícil alimentarse en condiciones, cuidarse, en definitiva, llevar una vida saludable. Vivimos una cosa u otra en función del dinero que tenemos y, obviamente, la visión del mundo cambia en función de si la miras desde debajo del puente o desde encima de un yate.


Mentira. Mentira. Mentira. Mentira. Mentira. Y mentira.

lunes, 21 de diciembre de 2009

El don de la palabra se lleva en vena. Así como el don de la pintura, de la música o el don tan importante de saber ver siempre la parte buena. Hay gente que no sabe expresarse. Más bien, nunca lo intentaron. Basta con dar una patada contra la pared o disparar un puñetazo contra aquello que les perturba, les hace daño o les conmueve. Así queda todo arreglado. Lo que sí que es cierto es que el don de saltarse cosas por alto es imprescindible para seguir viviendo y sobrevivir a la vez. Da igual el daño que te hagan. Da igual que te rasguen el corazón, que te saquen las entrañas, las troceen y pisoteen y luego te las devuelvan por pena. Así que en los colegios deberían cambiar la asignatura de religión por “cómo ser felices”. Tema 1: Cómo no sacar conclusiones, no pensar en nada, vivir en los mundos de yupi y HACERSE EL TONTO. Se advertirá que quien no apruebe esta asignatura su vida será una pérdida de tiempo. Lo de hacerse el tonto es la parte difícil. Algunos como yo, aunque seamos pocos, no sabemos hacerlo. Pese a haber pasado ya de los veinte y pese a que nos hayan hecho saber a la fuerza que esa es la clave para mantenerse intacto y limpio de las salpicaduras de barro.


Feliz Navidad!!!

sábado, 19 de diciembre de 2009

“No los odias?, esos silencios incómodos. ¿Por qué necesitamos decir algo para rellenarlos?. Es por eso que sabes que has encontrado a alguien especial. Puedes estar callado durante un puto minuto y disfrutar del silencio”

Pulp Fiction

viernes, 18 de diciembre de 2009

Ordenar una vida no es fácil, ordenar una mente tampoco. Ambas cosas requieren un enorme gasto de energía, no le extrañe al mundo que se atiborre a chocolate cada 5 minutos: lo necesita.
Tampoco les extrañe que diga tonterías, que salte, que grite, que sonría sin motivo, que llore sin motivo, que se desespere, que les desespere a ustedes, que se vuelva loca y vuelva loco al mundo: es lo normal en estos casos.
Todo es producto de la dificultad de la tarea de orden que ha de llevar a cabo, tengan paciencia con ella, por favor.
Hartita estoy de gente sosa y aburrida.

Con esta cara de felicidad lo que necesito son personas que rebosen alegría, locura y ganas de hacer millones de cosas (querer es poder, no me contéis cuentos).

Y lo peor de todo es que sigo insistiendo en causas perdidas...

Va a tener razón mi madre...

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Yo suelo sentirme como un bicho raro, no soy capaz de pasar de una cosa a otra así, sin más. La mayoría de personas, cuando tienen una aventura o una relación larga y rompen, la olvidan. Pasan a otra cosa y olvidan como si nada hubiera pasado. Yo jamás he olvidado a alguien con quien he compartido algo, porque cada persona tiene sus cualidades propias. No se puede reemplazar a nadie, lo que se pierde se pierde. Cada vez que he acabado una relación me afecta muchísimo, jamás me recupero del todo. Por eso pongo mucho cuidado en las relaciones, porque me duelen demasiado. ¡Aunque sea un rollo de una noche! No suelo tenerlos porque echaría de menos las cualidades propias de esa persona
Dicen que la ignorancia hace la felicidad. Es entonces cuando te preguntas: "¿todo lo que dicen es verdad?" Cambiamos de la noche a la mañana. Bipolarismo. Sentirse vacía e incompleta. Pensar en el odio. T I E M P O . Lo que siempre falta, lo que se necesita. Los payasos con falsas máscaras. Los obstáculos que nunca cambian. El saber perder: las decepciones. Qué somos, qué hacemos. Necesitamos ver la vida desde otra perspectiva. Para eso los amigos, para decir justo lo que nos cuesta aceptar, lo que no vemos. Abrir los ojos. Pensar.Tener el cielo y caer al suelo.



¿Para qué las oportunidades si no para aprovecharlas? Y las consecuencias dejadas en el futuro. Lo bonito que es lanzarse a la piscina, tirarse sin pensar en la altura, ni siquiera pensar en el paracaídas. Lanzarte. Aunque haya rasguños de otras veces, siempre vuelvo a caer. La esperanza, que dicen que es lo último que se pierde. Una pequeña lucecita al final del camino. Caeré. Caerás. Así somos nosotras. Así funcionamos. ¿Para qué las amigas? ¿Para qué las almas gemelas? Para apoyarse cuando todo está perdido, para lanzarnos a la piscina, tirarnos sin paracaídas. Y una y otra vez. Para no pensar en el "qué hubiera pasado esta vez". Por lo menos lo intenté. Por lo menos lo intentaste. Pasará lo que tenga que pasar. Dejaremos de adelantar acontecimientos. Sonreír. Lo que mejor nos sale. Lo que nunca falta. Nuestra sonrisa.
.¿Qué buscamos? Quizá esa sea la pregunta que me acompaña durante toda mi vida. Qué busco. Creo que no espero que nadie me conteste, no espero que lo entiendan, espero entenderme. Algo. Lo que no se tiene. Y en realidad tampoco se busca un nombre, una persona. Generalicemos. Dicen que no es bueno, digo que no es bueno. Dejemos los extremos. A veces no existen, otras sí. Creo que estoy cansada. Sí. Estoy cansada. De todo, de nada. De mí. Y es verdad eso que dicen de que los ojos son el espejo del alma. ¿Verdad? Nadie se da cuenta. Quizá es que no sea tan trasparente como creo. Deliro. Y resulta que al final, cuando no se busca aparece - o eso dicen - aunque, también es cierto que no todo lo que dicen es verdad.Viviré, porque me toca hacerlo pero no sabes la de veces que intento evadir pensamientos colocándolos en el borde del cerebro pensando que así, caerán y se evaporarán y así, dejar de poner la piedra en mi camino cada día y conseguir sonreír realmente.
me encantaría enrredarme en tus sabanas y que me pidieras más y más y más y más...

jueves, 10 de diciembre de 2009

te quiero.
* ¿incluso lo haras cuando me salgan arrugas? incluso cuando me den ataques de nervios,me encierre una semana a leer, sea la persona mas insoportable del planeta. Incluso si tengo alzheimer o el chocolate me hace engordar tantisimo que..
- siempre, siempre, siempre, siempre...
*siempre es mucho tiempo eh!
- por eso, siempre siempre.
Es increíble como las cosas pasan en la vida ¿no crees? Un día estas en un lugar y de repente ya no existe. Un día todo aquello que te hacía feliz ahora te hace llorar y viceversa, la nostalgía pasa a ser un recuerdo y algunos de esos recuerdos, nostalgía.Pasas de vivir para morir a morirte por vivir, a querer lo que siempre habías odiado y a odiarlo por quererlo..
Hay a quien le hace feliz ver una comedia, o una serie televisiva con risas de fondo. También está aquel al que le hace feliz pasar un día de pesca o de caza; incluso, aquel al que lo que le gusta es comer regalices.
Hay a quien le hace feliz cuidar a sus mascotas con sumo esmero; y también, a quien le gusta apagar las luces y escuchar canciones a media voz.
A mí hay muchas cosas que me gusta hacer, demasiadas. Pero hay una en especial que me hace feliz y disfrutar del momento. Que me hace pensar que de verdad merece la pena estar viviéndolo y empapándome de él. Me hace feliz verte sonreír; ya sea una sonrisa triste, cordial, tímida, cariñosa, esperanzada, enamorada o traviesa. Todas y cada una de esas sonrisas que me dedicas me hacen desear la felicidad más perfecta que pueda alcanzar.
Me gustan las tormentas de verano, las tardes de otoño,el chocolate, escribir, la comida basura, las tiendas. Me gusta el mar y el ruido de las olas chocando. Me gusta acurrucarme entre las mantas calientes una noche de invierno y el sonido de las llamas de la chimenea. Me gusta caminar y ver las huellas que dejan mis pasos en la arena.
Pero nada me gusta más que tú.
Me apetece decirte que hace tiempo que me falta el tiempo para decirte lo mucho que cuentas en mi vida, se que no hace falta, y que ya lo sabes y que lo das por echo. Pero me apetece susurrarte entre letritas, lo mucho que me importas. A veces la felicidad es tan cotidiana, que la normalizo, pero antes de que tu llegaras, cuanto la echaba de menos...A tí, a lo que ahora tenemos. Me falta tiempo a veces para acorrucarme en tus brazos, por el tiempo, maldito y venerado al mismo tiempo. Por el cansancio, por la costumbre de pensar que ya lo sabes. A veces me gustaria quererte mejor. Y me falta el momento, para acariciarte el pelo mientras te digo al oido lo mucho que te quiero, y lo mucho que me gusta como eres. Y lo bien que haces las cosas, y lo mucho que te lo curras. Quería decirte vida, que me encanta ver el tiempo pasar a tu lado. Y pensar que me queda toda una vida y las que me queden por vivir, para disfrutarte. Y para quererte.
Gracias por todos estos años juntos amor...

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Prometes que me llevarás de viaje hasta el final del sur, será que nunca te expliqué que para mi el viaje eres tú.
Odio el frío. Si, lo odio, y lo odio porqué me obliga a llevar abrigo. Y odio los abrigos. Lo odio tanto como llevar bufandas. Porque me ahogo debajo de ellas, con lo cómodos que son los pañuelos. Y odio también tener la nariz roja, y las orejas, y llevar gorro. También odio llevar gorro. Odio taparme tanto.
Pero sobretodo odio el frio porqué se ha llevado el calor. Y a mi el calor tampoco me gusta, pero el frío se ha llevado el calor. Y el calor se te ha llevado a ti. El calor se ha llevado con él los abrazos y nuestra complicidad. Y lo echo de menos. Te echo de menos a ti y a tu calor. Y este frío me hace echarte (aún más) de menos.
Odio el frío. Y mucho.

martes, 1 de diciembre de 2009

...que si sonríes, yo sonrío y si lloras, yo te abrazo...
No hay droga más bonita que meterse en la camita, ni deporte más sano que tocarse con las manos...


Que yo no estoy triste...
Sólo lloro si te vistes...
Es tan sencillo hacerme feliz...
Que me de el aire en la cara, que suene lamusica. Bailar de madrugada si me da la puta gana, que suene la puerta y pregunten por mi. Tus manos abiertas, despegar los labios y verte sonreir...

lunes, 30 de noviembre de 2009

Mirate al espejo... Es esa la persona que quieres ser?
O es alguien diferente al que querias ser? A la persona que deberias haber sido y no conseguiste ser..
Alguien te dice que no puedes? que, no lo seras? Porque si que puedes.
Creelo el amor esta aqui..
Creelo, los sueños se hacen realidad cada dia..
A veces la felicidad no se encuentra en el dinero, poder o en la fama.. A veces la felicidad se encuentra en los amigos y en la familia., y en el simple echo de tener una vida buena.
Asique echa un vistazo a ese espejo, y recuerda que tienes que ser feliz porque mereces serlo...
Intento no hacerlo a menudo, porque creo saber bien quién me rodea, pero cómo saber quién es tu verdadero amigo, quién te hace bien y quién no, quizás adivinar quién te ayuda y quién tan solo te hunde.
Los valores que has aprendido en tu mundo civilizado es que debes ser tolerante o alejarte de las personas que en vez de entenderte te critican.
Y en todo hay un límite, incluso cuando te aguantas a ti misma, pero hace tiempo que intento resolver cual es el limite entre decir la verdad de los hechos para aconsejar y ofender utilizando tus problemas para hundirte.
Así me lo aprendí yo: los amigos no solo están en las buenas, cuando realmente demuestran lo que son no es sino en las malas, son las personas que si tienen que escuchar el mismo tema toda la vida, lo harán sin problemas. ”Un amigo es alguien que conoce la canción de tu corazón... y puede cantarla cuando a ti ya se te ha olvidado la letra.”

Pero cual es el limite entre la sinceridad y las cosas personales que uno debe guardarse. No es bastante el creer en la sinceridad absoluta en cualquier relación. Tengo tantas dudas que no sé si realmente importa tanto mi pasado. Incluso me incierta saber si miento al guardarme cosas de mi pasado que me avergüenzan o podrían echarlo todo a perder, por saber que esos secretos que un día fueron pequeños o grandes baches del camino pueden arruinar lo que ahora en un presente he construido.
Y en al final siempre llego a la conclusión de que vale la pena decir la verdad cuando sabes que quizás venga acompañado de un desasosiego que vuelva a mezclar tu pasado y tu presente haciéndote dudar incluso de tu futuro, ahora incierto.
Y es que todo sucede por un razón y en los días demasiado grises, cuando se me hace imposible el poder ver, sé que en los dedos de una mano tengo a mis amigos, aunque cada uno de estos dedos sea sólo un símil del lugar que les guardo en mi corazón
Lo reconozco, llevo mas de cinco dias encerrada en estas cuatro paredes pensando al menos tres veces al dia en ti.
Empiezo a acostumbrarme, a no tenerte veinticuatro horas diciendome lo mucho que me quieres, no verte dormir y no sentir tus manos frias cuando volvemos de cualquier rincón en el que solemos perdernos, el olor despues de la ducha, las tardes en el sofa jugando con los pies.
Te confieso que se me hace demasiado dificil mirar las fotos que guardo y que a todo el mundo enseño.

Sigo pensando que todo puede cambiar, que no decir nada no significa nunca un no, aun queda esa esperanza y cada vez que suena Tpain en el movil vuelve a dar un vuelco el corazon, siguiendo el compas de los latidos acelerados y el pulso nervioso que me limita la vision del boton de descolgar.
Aqui todo sigue igual, aunque pasen los dias y no te vea, aunque las horas se pasen a velocidad del rayo cuando tumbada en la cama me pierdo entre nuestros recuerdos esperando el dia que vengas a tumbarte a mi lado y decirme que no me equivocaba.
Ha vuelto a visitarme el miedo, a descontar días y a mirar las horas pasar mientras voy a contracorriente.

Frío, mucho frío... Nivel bajo cero, de inexistente autoestima.

A pesar de que no consiga ver un futuro con un color distinto al negro, que tema haberme convertido en uno de esos Peter Pan, que tenga miedo a lo que pueda pasar... A pesar de todo...

Ahora que el corazón no amanece nublado cuando los primeros rayos de sol calientan el café sobre esta mesita en la que no encuentro viejas frases hechas especialmente para ocasiones de amor bajo la luna.Ahora que las palabras hechas canciones recorren cada centímetro de mi piel cuando te pienso tan cerca que se me nubla la vista y el corazón se me acelera.

Ahora que las luces del alba ya no se hacen eternas en las impacientes horas pasadas en reloj de cuco...

Y sé que al cerrar los ojos me invadirá esta inmensa soledad del saber que mis besos son prófugos del deseo que pertenece al otro lado del mundo, que mis caricias volarán junto al viento y seré yo quién se beba las calles por ti...

Alquimista del amor, dueño de las pasiones que nunca confesaré...

El dolor de un corazón poco amor lo cura... ahora que después de oir tu voz por última vez es aquella frase la que retumba en mis oídos...

Quiero volverte a ver, cuando regreses te estaré esperando, descontado horas imposibles en un reloj de arena, guardando la venda de mis ojos para que tú la retires, con los labios secos para que seas tú el primero en darles vida

¿La vida?la vida es una sucesión de decisiones. Algunas son importantes, otras son absurdas. Empiezas por decidir qué vas a desayunar, qué vas a ponerte... y así sigues el día a día. Tomando decisiones, una tras otra. La mayoría de ellas se olvidan porque no son relevantes, sin embargo a veces sí son importantes y llegan a cambiar nuestra vida, nuestra forma de ser y de pensar. Decides si seguir o parar. Si merece la pena o no. Cualquier decisión que tomes te llevará por un camino diferente. Puede que te guste lo que encuentres, o puede que no. Sin embargo ese es el riesgo que corremos, por eso tememos tomar decisiones tan importantes.
La vida nunca se detiene. Conoces gente que piensas que se quedará para siempre, y que al final desaparece. Gente que crees que es importante, que nunca conocerás a nadie tan especial. Y entonces vuelves a tomar decisiones, vuelves a arriesgar, vuelves a pensar si seguir o parar...
Da igual lo que decidí hace tiempo, da igual si me arrepentí o no... solo sé que soy así por todo lo que fui. Puede que tengas momentos de flaqueza y te maltrates repitiendote mil veces: me equivoqué!! De cualquier forma hoy puedo decir que no me equivoqué. No importa si dolió o no. De todo se aprende y es nuestra obligación olvidar lo malo y recordar lo bueno para tener la certeza de que, realmente, no nos equivocamos aquel día. En aquel momento. Y hasta hoy.

Lo siento.

Aveces me gustaría reconocer que me he equivocado, confesarte que por un momento me senti volar...e incluso hacer que se parase el tiempo en cualquier momento junto a ti y que nunca hubiese llegado este día. A veces sucede, que cuando menos lo esperas... en el rincón mas insospechado... en la situación menos ocurrente... aparece alguien que consigue que aquellas cosas que necesitabas sucedieran, las hace realidad con tan solo chasquear los dedos.
Y por fin ha llegado el día, quedándome en la realidad del suelo he sentido como te alejabas y como esta despedida no era más que un frío adiós.
Los seres humanos necesitamos muchas cosas para sentirnos vivos: familia, amor, sexo, pero solo necesitamos una cosa para realmente estar vivos... necesitamos un corazón que lata y cuando nuestro corazón está en peligro respondemos en una de estas dos maneras: corremos o atacamos, hay un termino cientifico para eso, lucha o muere, es nuestro instinto, no podemos controlarlo, ¿o sí?
Y tú eras mi razón...

Enredos

Me preguntas qué me pasa y no sé contestarte. Sólo sé que de repente me he quedado esperando.
Espero que se me pasen esas ganas de llamarte, de recibir esa llamada a las doce que como a Cenicienta me traían a mi príncipe; espero que mi teléfono se haya estropeado y ésa sea la razón por la que ha dejado de sonar.
Espero que se me pasen las lágrimas, que caduque la tristeza que se ha instaurado en mi corazoncito y que vuelvan los colores… pero de momento sólo veo el gris y mis bufandas de colores ya no me hacen sonreír.
Espero volver a verme cuando me miro al espejo y no ser un boceto, líneas desdibujadas de lo que un día fui, espero encontrarme de nuevo entre las ojeras y que no me cueste tanto subir los peldaños de esta escalera de la que todavía no veo el final, todavía no veo el cielo…
Espero que se pase el dolor, que se cierre la brecha y aunque intento curarla con azúcar, mi cabeza no encuentra la cura…
Espero a que me devuelva el corazón porque todavía lo tiene en sus manos, espero que llegue el momento en el que deje de imaginarlo a mi lado como antes, espero que llegue el día en el que ya no me quede esperándole…

Es un simple aleteo que descuadra tu mundo. Las cosas seguras, las que tenemos planificadas, se derrumban… algo las altera.
No puedo distinguir entre la verdad y la mentira en tus palabras, no sé si piensas todo lo que dices y no sé si quiero averiguarlo.
Consigues hacer un ovillo mi corazón, llegas como un torbellino y lo revuelves todo, me arrancas sonrisas a medias y caigo sin solución.


He roto la cuerda, he cruzado el límite y aquí todo es más complicado.
No me tengo en pie, caigo sin solución y ya no noto los latidos de mi corazón. Indecisión, miedo y enredos.
El sonido de esas gotas de lluvia congelan mis sentidos, me provocan escalofríos y atraviesan mi alma. Por qué es tan complicado entender que ya no queda nada…
Busco una salida, debería apartarme… pero el problema es que no sé si quiero hacerlo…
Como cada año, este también me ha enseñado muchas cosas. Una de ellas, -quizás la más importante-, es que no hay nada imposible y que los sueños, por muy lejos que estén, por muy imposibles que parezcan se cumplen.

Y yo me arrepiento, de haber perdido nuestra oportunidad, de haberte dejado escapar... Siento todo lo mal que te lo he hecho pasar en algunos momentos, siento lo mal que me he portado a veces contigo, siento ser asi contigo, siento pagar contigo platos que rompen otros, siento pedirte millones de cosas, siento agobiarte, siento no haber visto necesidades tuyas, siento que a veces haya visto que te perdia demasiado, siento....muchas cosas, pero mas que nada siento haber aparecido hace un año en tu vida, en ese preciso momento...

Se acaba una etapa. El tiempo vuela y a mi me ha dejado atrás. Con él se quedan esas últimas horas que hemos pasado juntos, tus manos en mi espalda, tu labios con los míos y mi cama revuelta.

Supongo que la culpa de todo la tiene el amor. Pero eso es sólo un suponer.. A veces creo que estoy loca...Quiza lo este,..quien sabe..

Estoy bien?¿

Muchos días me despierto y me pregunto si estoy bien, y la respuesta es siempre la misma, no me puedo quejar. La vida por aquí se hace cuesta arriba, a veces cuesta levantar la persiana y vestir la misma sonrisa día tras día, pero yo estoy bien, sí, estoy bien.
Mientras pasa el tiempo y descuentas días, ya son seis los meses lejos y parece que fue ayer...te sigo echando de menos y muchas noches despierto pensando que duermes a mi lado, que la melodía de tú canción suena cuando camino sola por la calle y que algún día apareceras detrás de cualquier esquina para cogerme de la mano.
Estes donde estes, puede que me esperes, pero si decides irte, hazlo en silencio como yo lo hice un día y como lo haré cada momento que me resuelte demasiado dificil volver a decirte adiós.

Recuerdos..

Recuerdos, tan solo eso, recuerdos.
Al igual que la materia ni se crea ni se destruye, lo mismo ocurre con los sentimientos, podemos pasar del amor al odio, a la indiferencia, al cariño, o la amistad.. Sin duda, nos ocurre a todos, a todos nos gusta jugar, diverternos, besarnos y enamorarnos. Pero, el problema llega cuando alguien transpasa esa pequeña linea que todos nosotros tenemos y el sentimiento cambia de estado, perdemos el control, ganamos o perdemos, pero,en cualquier caso,l o que ganes o pierdas, solo depende de los riesgos que tomes.
Los cambios son en ocasiones, como un salto al vacio , la adrenalina corre, las testosterona salta y las neuronas saltan aún más que tú. Sin embargo, sabemos que la caida sera letal, nos dañaremos y posiblemente en un buen periodo de tiempo no podremos volvernos a levantar.
Sin duda, un salto al vacio, el amor, o un cambio de estado implica un riesgo, el cual tu tomas, pero siempre ten en cuenta lo que arriesgas, porque sabes, que si pierdes algo, posiblemnte no lo recuperaras...

Lo echo esta hecho

En la vida solo hay una cosa segura, aparte de la muerte y las dificultades, no importa lo mucho que lo intentes, no importa lo bueno que sean tus intenciones: vas a cometer errores, vas a hacer daño a la gente, van a hacerte daño y si quieres recuperarte...
Sólo hay una cosa que puedes decir: cuando alguien hace que nos equivoquemos, queremos tener razón.
Sin el perdón nunca se ajustan las cuentas, las viejas heridas nunca se curan.
Nunca sabes cuando va a ser el día más importante de tu vida, los días que crees que serán importantes..nunca son como los imaginas en tu cabeza; los días normales que empiezan igual que otro cualquiera...son al final los más importantes y es que a veces lo que esperas es peor si lo comparas con lo inesperado. La razón por la que nos aferramos a nuestras esperanzas es que lo que esperamos es lo que nos mantiene vivos, en pié, esperando, esperar es sólo el comienzo, lo inesperado es lo que cambia nuestras vidas.
Perdonar y olvidar, es lo que dicen. Es un buen consejo pero no es muy práctico. Cuando alguien nos hiere deseamos herirle, cuando alguien nos trata mal queremos tener razón... Y yo cada dia que pasa me doy más cuenta que todo lo pasado contigo fue un error y ahora lo máximo que puedes esperar es que algún día tengas la suerte de que te olvide...

domingo, 29 de noviembre de 2009

Tengo sed de b e s o s y reseco el c o r a z ó n
hay relaciones que duran para siempre, o hasta lo que puedan dar de si, relaciones que terminan i gente que se pierde de tu vera..la situación se enfría, la decepción se hace constante, insistente, rebundada a repetirse una vez trás otra..hasta que...
todo estalla en mil particulas diminutas
y no queda nada.
Hastalapolla...










martes, 24 de noviembre de 2009

Ostias de Realidad por Momentos ...
Me gustaría que no estuvieras así, que desapareciera ese dolor que no te deja. Lágrimas que no salen. Corazón que no se desangra. Pero aún así actúa como si lo hiciera. Enfadada contigo misma. Tienes miedo, no sabes si decirlo o quedarte callada. Quédate dormida. Resguárdate en un profundo sueño. Llora, mata cada uno de los tormentos, mata a cada acompañante. Mátate, si es necesario. Dale un final a este comienzo. Remóntate al camino de tu destino, retoma el tiempo que a veces ha sido perdido. Lucha contra todo, nada en contra de la corriente, no te dejes arrastrar, tú eres más fuerte, abandona ese temblor de tus piernas, ponte de pie y avanza, solo avanza, deja que la vida haga el resto, tú solo sigue adelante y no te detengas.
El problema es que, aunque los veas venir, no estás preparado para los grandes momentos. Nadie pide que su vida cambie, en realidad no, pero cambia. ¿Entonces que somos?¿tontos? ¿muñecos? No: llegarán, los grandes momentos, eso es inevitable. Lo que cuenta es lo que hagas después. Es entonces cuando descubres quién eres.
Una vez me hablaron del miedo. Quizás muchas veces no lo sientas llegar. De repente se presenta en tu cama y te hace preso de él. Te envuelve. Puede acabar contigo en un minuto. Es destructor. Es letal. Es un asesino en serie de sueños, ilusiones o esperanzas. Sin embargo, nos resistimos hasta que comprobamos que no podemos vencerle. El miedo aparece cuando menos te lo esperas. Y acaba contigo cuando más fuerte e invencible creías ser.
De repente una situación nueva te horroriza tanto que eres capaz de evitarla por todos los medios aun sabiendo que el hecho de hacerle frente sería lo más acertado.
Todos tenemos distintos miedos en un momento determinado. Pero date por seguro de que al fin de nuestras vidas todos habremos sentido todas las causas de terror existentes. La principal, cómo no, es la soledad.
Yo no me imagino de ninguna de las maneras sola en cualquier ciudad sacando adelante mi rutina sin nadie en quien apoyarme, para llorar o para reír, da igual. Considero que para poder dormir tranquila por las noches sólo necesito una sola cosa: que alguien duerma en la habitación de al lado (o a mi lado). Y para vivir durante el día necesito que estén dispuestos a escucharme, que alguien como él me va a dar el beso de hasta mañana en esa esquina y que alguien me va a hacer reír tanto hasta tener agujetas. Y saber que ese alguien me quiere con locura, no me daría de lado nunca y me protegería tanto hasta quedarse sin aliento.
No me imagino todo esto sin ella. Sin... Sin ellos. Sin los que llaman (gracias por llamar). Sin los otros que pocas veces llaman. Sin los que nunca llaman. Sin los que no quieren ya llamar.
El otro día me hablaron de ser valiente y comerme el mundo sin desechar ninguna posibilidad. Me convencieron de que podría hacerlo yo sola. Y cuando creía que lo estaba haciendo se hizo todo de noche y entendí que no tenía nada que ofrecer. Sí. Empecé la casa por el tejado. Pero es que la volvería a empezar otra vez por las alturas. Por donde el sol brilla más y por donde mirado de lejos todo parece más bonito. Porque hay que aprovechar el tiempo, hay que hacer mil cosas, hay que divertirse, hay que hacer el amor, hay que QUERERSE, hay que emborracharse, hay que bailaaaaar, hay que cuidarse, hay que soñar despiertos, hay que escuchar mil canciones, hay que llorar de alegría y hay que escuchar. Hay que aprovechar el tiempo desde el minuto cero.

Mañana empiezo a hacerlo, que hoy he tenido un día de perros.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Todo aquello

Todo aquello que hoy empieza una nueva vida. Todo aquello que explica que las serpentinas, confetis y demás alegra el corazón. Todo aquello que el alcohol cura las heridas. Todo aquello que traspasa la frontera. Todo aquello sigue siendo igual a ayer. Todo aquello que sitúa entre la espada y la pared. Todo aquello que vive entre cal y arena. Todo aquello que no sabe si es negro o blanco. Todo aquello que oyes y no ves. Todo aquello que callas pero sientes. Todo aquello sigue siendo igual a ayer.
Días mirando a lo más alto, sonidos de trenes que pasan una sola vez. ¿Subes o bajas reina mora? En un impass de invierno, con un corazón de verano. Quiero aprender a correr sin rodear las esquinas de tu casa, quiero aprender a mentir sin ser esclava de una garganta profunda. Me gustaría ser poeta y escribir una dulce verdad escondida entre versos. Pero no me gustan las rimas, sino las melodías de un pestañeo. Algo más real, ¿entiendes?


Duermo entre camas de posibilidades y almohadas de esperanzas. En el tiempo que se funde de nuevo la bombilla, quizás todo haya cambiado ya. Puedo cambiar de piel y de vida, puedo y quiero, pero mi fuerza pierde aceite con cada suspiro. Puede ser que olvide el naranja, puede ser que me entregue al flan, puede ser que visite un ministerio. En la cuerda floja del sentido de una palabra, no creo en el futuro porque nunca me deja mirarle a la cara. Por eso miro allí arriba, para perderme entre mis propias nubes, y de vez en cuando sentarme al lado del cielo.
Si, las razones se las llevó el viento...
Eres mi talón de Aquiles,
un viaje al infinito,
la felicidad más grande,
un dolor insoportable.

Si amanece que no es poco,
aunque me dejes plantado,
cruzaré el norte del norte,
seguiré todos tus pasos.

Cuando no se haga de noche
pescaré donde pescamos,
cuando no se haga de día
les diré que estás dormida.

Lo único que es para siempre
es lo que se ha perdido,
aunque subas a la Luna,
aunque llegues hasta Marte.

Mis ganas de cambiar el mundo,
todas se fueron contigo,
y jugamos como nunca
y perdimos como siempre.

No se ha vuelto a hacer de noche,
no se ha vuelto a hacer de día,
los bosques ya no preguntan,
el viento ya no responde.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Sabes? yo lo que quiero es estar cn alguien con el que pueda compartir todo. los malos momentos No la persona que me aparta de su lado, cuando mas querria estar cn el, cuando las cosas no van bien... Te e querido muchiiisimo y aun te quiero, y lo se porque me has echo daño... Que forma mas triste de medir las cosas no?

miércoles, 18 de noviembre de 2009

¿Por qué? ¿Por qué me haces esto? ¿Esque no entiendes lo que duele, hasta qué punto me haces daño? No, tu no entiendes lo que significa esa palabra. Te gusta confundirme, pero ¿por qué? ¿por qué lo haces? Solo quiero que me respondas, esque no ves que por mucho daño que me hagas yo voy a seguir queriéndote como una puta gilipollas?,

QUE OS JODAN.

Dedicado a todos los que estos días se están especializando en tocarme los ovarios, los cojones, y la moral, o séase, el 90% de la gente que me rodea.
Ella sabe y presiente que algo ha cambiado, ¿dónde estás? No te veo.. es mejor, ya lo entiendo..

Seré breve: te quiero, y esto duele..

te extraño, y esto duele..

te he perdido, y esto duele..
Yo sé que los dos sentimos lo mismo.. sólo estamos en SITIOS DISTINTOS.
Mi vida es un destrozo, no sé lo que quiero.

y cuando lo sé,

lo estropeo.
hoy tengo ganas de hacer muchas estupideces, pero la que más me aliviaría no puedo hacerla. me gustaría poder decirte cosas, muchas cosas. que cuando te ríes mis ojos te acompañan con lagrimones, que no concibo la idea de una vida sin ti, que han pasado tantos dias y no soy capaz de rehacerla a partir de ese desencuentro, y me gustaría saber cómo alguien puede despedirlo todo saliendo por una puerta. quiero que me enseñes a hacerlo, quiero que me enseñes todo lo que haces para que no te duela como a mí.

cada día que pasa me lo repito una y otra vez, que la culpa de todo es mía, hasta que no puedo soportarlo más. y entonces es cuando empiezo a verlo todo distorsionado, sube el nudo a la boca del estómago y me angustio.

hoy ha sido un día horrible y no podía parar de llorar..

al final todo fluye, y todo repercute..
Y como siempre, al final, me doy cuenta de qué mal lo he hecho todo. Por no demostrarlo, por no compartirlo, por dejarme influir. Estoy sintiendo la pérdida con todas las letras, algo se rompe, se deshilacha, pero tengo lo que me merezco. He intentado hacer las cosas todo lo bien que he podido, he intentado no hacer daño a nadie, y al final he salido perdiendo. Estos días no puedo dejar de llorar ni de pensarlo. Cuánto daño me ha hecho esto. Nos ha hecho. ¿Por qué tengo tan poco claras las cosas que quiero y espero? Tengo que aprenderlo, joder, tengo que aprender que no todas las cosas se van a rendir a mis pies ni van a ceder ante mí, en ocasiones hay que elegir algo, lo que implica destruir la otra opción, y en este caso elegí lo que no debía. Llevo semanas dándome cuenta, pero no he querido compartirlo con nadie, porque he estado intentando olvidarlo. Y porque no quiero opiniones, esta vez no las busco, ni me interesan. Sólo yo sé lo que siento, y si me equivoco es mi puto problema.

Es lo que hay. You lose, you learn.

Lo siento tanto..
Esto es la vida....

Puntos suspensivos...

Mi vida es como un pequeño desierto. No dejo de pensar en que por alguna parte habré dejado los sueños. De lado. Escribo esto en forma de impulso porque hacía mucho que quería escribirlo y no sabía cómo y de repente me ha llegado una ventisca de tristeza. No sé qué es lo que va tan mal dentro de mí, pero me afecta en la relación con las personas. A veces pienso en pedirle perdón a tanta gente, y de repente rectifico y pienso qué coño.. Veo todo esto muy vacío, no sé cuánto va a durar, y necesito ya tu respuesta, mi vida sin ti es absurda y precaria. Todos los días pienso“hoy le llamo”, pero al final nunca me atrevo. “quiero decirte.. y nunca me atrevo”.Necesito saber que a pesar de que todos hayan abandonado tú sigues a mi lado, aunque sea de lejos. Y todo lo demás va perdiendo forma con el tiempo. Podría ser un día especial pero han cambiado muchas cosas, algunas incluso han desaparecido y es que todos lo hemos hecho fatal. No sé por dónde quiero seguir ni si quiero hacerlo, o prefiero quedarme aquí parada porque todo lleva siempre al mismo puto lugar, y me encuentro con la esperanza muerta detrás de cada piedra. Millones de recuerdos y fotos que ya no significan nada. Y ya sé que esto no tiene ningún sentido, pero tenía que escribirlo.
me rindo. no puedo explicar lo que siento. pensaba que todo estaba bien hasta hoy, que había aprendido a llevarlo, que no escondía ninguna segunda intención detrás de todo lo que me preocupo por ti, y es que siempre que acabo nombrándote no es por accidente. no puedo evitar buscar tus ojos en las conversaciones, y hoy cuando tú también has buscado los míos has despertado en mí muchísima ternura, no puedo evitarlo.

puede que esto esté sonando a estúpido enamoramiento, pero en realidad lo escribo porque estoy desesperada, porque pasa el tiempo y todo vuelve a reiniciarse como al principio, porque veo cosas que no me gustan de ti pero termino aceptándolas y es que me da exactamente igual que siempre me digan "es que él es así, olvídalo", NO PUEDO terminar con esto si apareces en todos los buenos recuerdos de mi vida, y en los malos, y cada vez que cambio de lugar tú estás ahí, y tengo ganas de llorar y de llamarte, aparecer corriendo en la puerta de tu casa y contártelo todo, que lo entiendas.. pero eso es lo que me echa hacia atrás, que no vas a entender nada, porque tu manera de solucionar lo que hay entre tú y yo siempre ha sido alejarte y esperar de mí una reacción diferente, que me cansara, que me diera cuenta de que nada merecía la pena (tú mismo un día me dijiste que probablemente si hubiera pasado algo más lo que tuviera ahora sería mucho peor), pero es que nada puede ser más malo que echar de menos lo que más cerca tienes, verlo ahí, brillante y bonito, pero tan lejos, y no poder alcanzarlo, llegar a ello.. quién lo diría. cuatro años, nada más y nada menos. cuatro años abrazando momentos, almacenándolos para alimentarme de ellos cuando no estás aquí, respirando tu vida y callándome todo esto. siempre me he preguntado por qué llegado el momento no me siento capaz de decirte nada, cuando ya estoy casi convencida de que lo he superado, y es que no es así, es que me sigues encantando como siempre me has encantado desde que te conozco, pero nunca me atrevo a nada. me siento completamente gilipollas mirándote de lejos. cuando te ríes mis ojos te acompañan con lagrimones. eres espectáculo y tú ni siquiera lo llegas a notar
estoy intentando calcular cuánto tiempo me queda antes de caerme por este abismo (que hay entre nosotros). me estoy castigando a mí misma y si lo pienso en frío me suena incomprensible, pero no tengo más remedio que aguantarlo. por mis esperanzas, por haber esperado tanto tiempo. me lo prometí.

martes, 17 de noviembre de 2009

hay veces que el sentirse acorralado sólo es invención de la mente, atrapada a ti todo sabe distinto, mejor...inexplicable.

son las ganas, saber que más allá de este cielo estás tu también bajo él, lejos y a la misma vez tan cerca.

no puedo con no poder saber de ti...

mi razón calma el dolor..
me dice que sea paciente y que siga esperando

domingo, 15 de noviembre de 2009

Imagina que una mañana te levantas de la cama, miras a la pared, y te han robado todas las fotos que tenías. Buscas corriendo en los álbumes, y no hay nada, están vacíos. Se han llevado tus fotos. Después, enciendes corriendo el ordenador. No hay ninguna foto. El fondo de pantalla es negro. Corres a por tu cámara. No está. Se la han llevado también. Primero simplemente te fastidia, porque eran tus fotos. Y luego, cuando pasan las semanas, o los meses, te das cuenta de que era lo único que tenías. Lo único que en un mal momento te podía sacar una sonrisa, o una lágrima. Lo único capaz de hacerte recordar lo que has sido, lo que otros fueron para ti. Un recuerdo es más recuerdo cuando ha sido fotografiado y lo tenemos en el ordenador, en la pared o en el fondo de ese álbum. Un sentimiento escondido existe cuando tus ojos fotografiados lo exponen a los cuatro vientos. Parece que sólo se es alguien cuando te fotografían o te graban. Como cuando naces, te hacen fotos, te graban. Empiezas a ser alguien. Ahora, cuando cosas tan básicas como la inocencia mueren, te das cuenta de que, en realidad, los recuerdos se te escapan en menos de lo que dura un parpadeo, y que cuando miras esas fotos, cuando todo parecía ser bonito, se te escapan lágrimas. Quizás ahora todo esté en su sitio para llenar nuevos álbumes de fotos y de recuerdos. Pero algunos recuerdos, algunas fotos, duelen. Porque decepcionan, frustran o te queman por dentro tanto como cuando sientes el flash en tus ojos ardiendo al igual que cuando te hicieron aquella foto. Y ya no queda nada de ese flash, de esa cámara, de esas fotos y de la gente que salía en ellas. Qué pena. Mientras tanto otras fotos aparecen llenas de gente que se ha quedado, o que siguen por estar. Y sabes que en algún momento, algunos de ellos serán sólo una foto más en medio de ese álbum. Será un recuerdo más. Si nos robasen todas las fotos también nos robarían nuestra vida. Somos el pasado. Nos guste o no. Las fotos somos nosotros mismos cuando ya no nos haga falta respirar para vivir, si antes nos han querido tanto como para ponernos en la pared de su casa y gritar al mundo que seremos un recuerdo para ellos.


viernes, 13 de noviembre de 2009

Mantenía la cabeza bien alta, pero aún seguía observando los rastros de su propia tristeza. Se había marchado noviembre y con él, la posibilidad de volver atrás. Un nuevo mes que se había llevado consigo horas de trabajo, lágrimas, sueños, esperanzas pero nunca su recuerdo. Lo seguía sintiendo en el medio del pecho. Persiguiéndola día y noche. Acorralándola a cada hora. Acosándola con canciones, lugares y momentos que lo traían una y otra vez a sus sentimientos. Los días parecían semanas, las semanas meses, y los meses años. Sentía rechazo por las frases armadas que predicaban que el tiempo curaba todas las heridas. Para ella no existía cura. Sentía que lo había perdido todo y que su corazón se había desgarrado, convirtiéndolo en cenizas que se iban alejando con el viento de un nuevo invierno. Le regalaba las horas al tiempo, desperdiciándolas en encontrar un por qué y un cómo. No entendía como un amor tan grande, de un día para el otro se terminaría. Como esa historia, desaparecería. Esa noche volvió a ser como las últimas noches de su vida. Un vaso de leche en la madrugada, un cigarrillo y la misma pregunta antes de decir hasta mañana ... ¿A dónde iban los sueños y las esperanzas cuando éstas ya no eran más compartidas? Se había quedado estancada en aquella primera noche, en aquellos primeros besos, de mucho tiempo atrás.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

A medida que pasan los años te das cuenta de que los seres humanos son imperfectos, y que nada, ni nadie, puede lograr un mínimo de perfección en nada de lo que hagan, idealicen, piensen o sientan. Últimamente me vengo cuestionando cuánto tiempo tiene que pasar hasta que logre equipararme al resto. “Normalizarme”, digamos. Y que eso no sea pasajero, que sea para siempre. Después de darle mil vueltas entendí que mis prioridades no son como las del resto. Yo no daría lo que fuese por un buen trabajo, daría lo que fuese por un abrazo perdido. Tampoco daría lo que fuese por un coche, daría lo que fuese por dormir con él todas las noches. Por supuesto, no daría lo que fuese por ser una super modelo, daría lo que fuese por que él me viese tan “perfecta” de por vida. Tampoco daría lo que fuese por que ellos me pudiesen pagar mil viajes al extramundo, daría lo que fuese por no fallarles jamás. Y daría lo que fuese por que él siempre sea feliz y sano.
Últimamente se me estaban olvidando mis prioridades, porque las del resto no coinciden para nada con las mías, y a veces me siento como extraña entre tanta ansiedad, tanta avaricia, tanto nerviosismo por saber de todo y ser el mejor, y sobre todo tanta necesidad de comparar sus vidas geniales con la tuya, que, bueno, podría ser mejor, pero soy feliz con lo que tengo, y nunca me he conformado con nada. Sigo luchando para que las cosas al cabo del día sigan en su sitio, en ese sitio que tanto me gusta. Y lo de las prisas, nunca fueron para mí. Son ciencias completamente inexactas.
Llega un momento en el que conseguimos cambiar, nos hacemos mas fuertes e intentamos olvidar el pasado... Vencemos nuestros deseos de venganza pues ya no se trata de nosotros solamente.
Abandonamos la lucha por la persona adecuada, y nos echamos en brazos de quien no lo es.
Decidimos que a partir de ahora vamos a portarnos bien, Pero no todas las tonterias se dejan olvidar tan facilmente. Sabemos que le emos echo daño a alguien que en realidad solo queria nuestro bien.
Pero algunos de nosotros no cambian nada., siempre fueron alguien distinto a quien queriamos .
Aunque siempre que tenemos la sensacion de haber perdido... alguien nos envia una señal, como si quisiera decirnos que nuestra aventura aun no a terminado....

martes, 10 de noviembre de 2009

¿De qué me sirve dedicar tanto tiempo a pensar en ti?




Seguro que tú no te haces una idea de lo que has llegado a significar en mi vida.


Seguro que ni te imaginas lo importante que sigues siendo para mí.. a pesar de todo y de todos.

Si... estoy harta de que todos piensen que `pueden hacer conmigo lo que quieran.... y eso se acabo.
Ala mierda ya hombre!

lunes, 9 de noviembre de 2009

Vamonos a Barcelona,a Paris o a Londres,vamos solo al bar que hace esquina pero vamonos tú y yo a perdernos solos,que nadie nos moleste,que yo quiero estar contigo. Me da igual que me cojas de la mano ¿sabes?. Me da igual que hagamos como que no pasa nada. Que nos miremos de reojo y pensemos que no nos hemos visto. No me importa que el miedo nos cohiba a decir o hacer. Quiero hacer un puzzle de tu cuerpo y el mio. Sí,un puzzle.¿Y qué?. Pues conocer cada movimiento y su velocidad para que se te ponga la piel de gallina. Que te enamores de mi, como en las películas. Como en esas películas en las que se une todo por casualidades y sale gratis soñar. Así. Que me gusta tu saliva. Quiero que aceptes mis espinas. Imaginame erizo, dañada, imperfecta. Imaginame cristal. Imaginate agua, mar. Imagina nadar como peces con la misma fluidez de un orgasmo. Si me miras,me entra esa angustia antes de llorar. Pero sonrio. Sonrio. Sonrio porque esa angustia no son más que ganas de pasarme el resto de la vida contigo tumbada en una cama.


Noviembre es mi mes favorito, Noviembre es MI mes.
Y no lo estoy empezando bien.....
Te odio, te amo, sufro, sufres, te quise, te quiero, te olvido. Me dejas, te dejo, me buscas, pides perdon, te agradezco, me arrepiento, te arrepientes, me olvidas, perdonas, te vas, vuelvo, me voy, volvemos, piensas, siento, eligo pensar, te enfadas, me mientes, te miento, me enfado, te perdono, no lo entiendo, tu tampoco. Te pido perdón, busco una solución, no la encuentro, buscas tu, tampoco la encuentras, decimos basta, pero empieza de nuevo.

· Verte me hace daño, al final siempre te despides.

Quiero que mi vida...

Quiero que mi vida sea de ésas que se inmortalizan en un libro, o en una película (quién no ha soñado alguna vez con ello) . Pero creo que si fuese un libro, no sería un bestseller o, si fuese una película, no sería de grandes efectos especiales, no. Si tuviese que escribir sobre mi vida, ésta sería la unión de muchas historias de la vida cotidina, de los pequeños milagros diarios, como a mí me gusta llamarlo. Quizá no haya hecho nada para cambiar el mundo, pero todos tenemos algo que contar, algo que nos gustaría dejar para la posteridad,para que cuando nuestro cuerpo se haya convertido en mil partículas volátiles, alguien nos recuerde. Es por ello que las palabras son una manera de hacernos eternos, de no caer en el olvido. Me gustaría que en el libro de mi vida se hablase tanto de aciertos como de mis fallos y mis errores. De mis virtudes y mis defectos, de mis alegrías y mis penas, de mis manías y mis gustos. En resumen, de mi condición de ser humano y por tanto, de la imperfección que eso conlleva.Que he querido con locura, que tambien me han querido. Que me rompieron el corazón en más de una ocasión, que hice mil y una locuras por amor. Que todavía tengo espinitas clavadas y probablemente nunca me desprenda de ellas. Que si no vuelve, nunca fue tuyo, y que si vuelve, es tuyo para siempre. De lo que pudo y no pudo ser. De porqué te marchaste. De las cosas que nunca te dije y de que nunca te olvidaré. De si alguna vez piensas en mí. De si retrocediese en el tiempo, haría las cosas de otra manera y nos daríamos otra oportunidad. Que así es la vida, con su cara y su cruz.
Se siente más sola que nadie en este mundo. No tiene nadie que le caliente la cama, ni nadie que le prepare el desayuno en las mañanas nubladas. Nadie que le haga encender. Ni nadie que le haga vibrar los domingos de ausencia. Y aun así. Aún así, quiere darse compañía. Se tumba en la cama justo cuando le pesa el día. Cierra los ojos. Aunque su mundo no desaparece. (El mundo no desaparece cuando cierras los ojos, ¿verdad?)Se aísla, eso sí. Se aísla de todo lo tangible. Y se deja llevar. Dibuja todo su amor en su propia piel. Toda la necesidad en su carne. Sus ganas. Su deseo. Te quiero quiere chillar. Pero no tiene a nadie a quien hacerlo. Y sigue, con fuerza, con odio. Con toda la rabia del mundo. Se acaricia, se juega, se siente, se huele, se desea. Le desea. Al ser sin cara, al ser sin cuerpo, al ser sin alma, al ser sin ser.Se dibuja, respira. Se tuerce, tiembla. Tiembla y ahora. Se rompe, se rompe, se rompe. Explota en mil pedazos. Y es entonces cuando se siente llena. Se siente llena de sí misma. Pero vacía. Es un llenovacío existencial.
Te quiero sin saber lo que te odio, te odio por no estar a mi lado. Te quiero por lo que fuiste, lo que por aquel entonces eras. Hoy de aquello no queda nada: Ni tu forma de mirar, ni tu forma de reir, ni tu dulce forma de besar. Pero aún hoy, sabiendo que es el final, tengo la esperanza de que solo sea el principio, y es que todo puede cambiar. Solo te pido que no sueltes el hilo que me unió a tu mirada...

¿Quieres ser mi noviembre?'Ella sólo necesita un mes para cambiar su vida para siempre.''

Si tienes el valor de comprometerte yo me dedicaré a ti por completo.

domingo, 8 de noviembre de 2009

A mí me gustan los besos “de quedarse”. Odio los de irse, porque es como si te fueras a ir cuando menos me diese cuenta. Me gustan los de quedarse aunque sea una situación en la que haya que irse. Como cuando nos despedimos. Me gustan los besos que me pillan de sorpresa y los que no también. Me gusta tu boca, sobre todo en mi cuello. Me hace flotar. Algunas de las cosas que dices también me hacen flotar, y ni siquiera te das cuenta. Las dices como algo más, como algo normal, pero me encantan, y te juro que siento mariposas por dentro correteando cada vez que las escucho. No podría vivir jamás sin ellas. Como antes. Estábamos en ese centro comercial y había baldas con cadenas de música. Has cogido la mejor, y dices: “mira, para cuando tengamos casita”. Te he mirado a los ojos y me lo estabas diciendo de verdad. Después he sonreído y no he podido dejar de hacerlo, aunque todo lo de ahí fuera sea una verdadera mierda. Y me he acordado de que llevas hablando del futuro como si nada desde hace unos cuantos meses, y es eso lo que más ilusión me hace de todas las palabras que me puedes decir al cabo del día. Eso y que me echas de menos por las noches. Porque yo también lo hago.


(Texto de hace un mes.Ojala ahora fuese igual....)