You lose, you learn.

Y como siempre, al final, me doy cuenta de qué mal lo he hecho todo. 

Por no demostrarlo, por no compartirlo, por dejarme influir. 
Estoy sintiendo la pérdida con todas las letras, algo se rompe, se deshilacha, pero tengo lo que me merezco. 

He intentado hacer las cosas todo lo bien que he podido, he intentado no hacer daño a nadie, y al final he salido perdiendo. Estos días no puedo dejar de llorar ni de pensarlo. 

Cuánto daño me ha hecho esto. Nos ha hecho. ¿Por qué tengo tan poco claras las cosas que quiero y espero? Tengo que aprenderlo, joder, tengo que aprender que no todas las cosas se van a rendir a mis pies ni van a ceder ante mí, en ocasiones hay que elegir algo, lo que implica destruir la otra opción, y en este caso elegí lo que no debía. Llevo semanas dándome cuenta, pero no he querido compartirlo con nadie, porque he estado intentando olvidarlo. Y porque no quiero opiniones, esta vez no las busco, ni me interesan. Sólo yo sé lo que siento, y si me equivoco es mi puto problema.

Es lo que hay. You lose, you learn.

Lo siento tanto..

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?