miércoles, 29 de diciembre de 2010

Mi vida es un caos, estoy mal, estoy bien, luego nosé como estoy, y aveces ni siquiera me importa...
Que lo estoy pidiendo por favor!!!

Que me sacudais yaaa para echar pa fuera todo lo negativo.... lo necesitoo sacudidme! pero antes de ello..consedme bien los bolsillos...que cada vez que guardo alegrias en ellos siempre se me escapan!
Volver a salir con un cigarro entre los dedos, dar una calada y echar todo el aire, reírme yo solita, disfrutar cada noche, acostarme con cada luna, y pensar que.. todo está genial.

Los momentos tristes, si necesito estar mal, y sentirme incomprendida en algún momento de mi vida, pues también es bueno, y luego lo veré con buenos ojos, nunca hay un fin del mundo por derramar una lágrima, o dos o las que caigan hacia el suelo. Levantarse luego es genial, y ver que incluso el estar triste fue bello.. porque en ese momento lo necesitaba.
Qué triste que es que aún haya gente que tenga que ocultar su amor hacia otra persona, simplemente por que tiene un sexo igual que el suyo, sinceramente, muy triste. Con lo precioso que es dejar que todo surja, y que si hay ganas bien, y si no.. si no pues nada, habrá sido un momento verdaderamente encantador, porque hicimos justo lo que quisimos, sin pensar en si estaba bien, o mal.. ¿a ti te hace daño? Porque yo disfruto levantándome por la mañana al lado de una persona, sabiendo que la noche fue genial, que cada momento fue natural, sin esperar nada a cambio, simplemente dejándonos llevar hacia donde haya que ir, y ¿mañana? ¡mañana dios dirá! Tampoco hay que planificarse demasiado, ya bastante nos planificaron la vida al nacer, al educarnos, al intentar escoger otro camino.. ya bastante nos intentan decir hacia donde queremos.. no no no, hacia donde tenemos que ir! Cuando en tu interior estás pensando “a ver, que no te enteras.. que mi camino lo hago yo..” Vive, haz lo que tengas que hacer, no lastimes a nadie a posta, intenta hacerlo lo mejor posible con todo el mundo, y por favor, ponte una venda para poder ver mejor lo que deseas, cuando lo sepas, hazlo, sin más..

lunes, 27 de diciembre de 2010

¿Qué hacer con todo lo que tengo dentro?

Un millón de miradas, multitud de sonrisas... tantos besos como estrellas hay en el cielo, infinidad de caricias, te quieros y cosas bonitas que solo puedo sentir hacia una persona, esa persona que es capaz de hacerme feliz, de hacer que me sienta la persona más especial del mundo, de hacer que mi sonrisa vaya de oreja a oreja y nunca se borre, de llevarme a la luna y nunca bajar de ella...

lunes, 13 de diciembre de 2010

La vida sería imposible si todo se recordase, el secreto está en saber elegir lo que se debe olvidar...
alguien que no de por hecho que siempre voy a estar ahí pero que tampoco lo dude, que no le guste verme llorar y me haga reir hasta cuando no tenga ganas. pero sobre todo,alguien que no tenga que perderme para darse cuenta de que me ha encontrado...

domingo, 12 de diciembre de 2010


Contigo sobran las palabras, lo único que quiero que sepas esque siempre me vas a tener para lo que necesites y que gracias por ser como eres, porque vales millones.

sábado, 11 de diciembre de 2010


Siempre he creído que todo aquello que no elijes, es lo que te define
A veces tienes que estar alejado de aquellos a los que quieres, pero eso no significa que no los quieras, muchas veces eso te hace quererlos aun más
No sé en qué momento llegas a olvidar a una persona de forma total... cuando olvidas su cumpleaños, su película favorita, y todo eso que relacionamos casi sin querer con alguien en particular. No, definitivamente no podemos olvidar. Sólo negamos hechos. Desconectamos. No todo pasa como dicen, no todo pasa y se olvida. De alguna forma siempre quedan los restos
Esperar que las cosas vengan solas nunca ha tenido muy buenos resultados.
Aprendí que las oportunidades hay que aprovecharlas, sino alguien se va a apropiar de esa oportunidad que era tuya, a lo mejor con desearlo no es suficiente, ni con cerrar los ojos fuerte, fuerte. Pero hay veces que ese lugar, el que te corresponde, a lo mejor está más cerca de lo que tú te piensas, con la persona más inoportuna, en el momento más inapropiado...
Todos tenemos un secreto inconfesable, un arrepentimiento irreversible, un sueño inalcanzable y un amor inolvidable
Con tiempo suficiente, todos encontramos lo que buscamos, aunque haya estado siempre a nuestro lado, cuando el tiempo se para y derrepente cada instante cuenta, lo único que quieres es que ese momento dure para siempre.
Con tiempo suficiente, al final todos vemos lo que teniamos justo delante, y comprenderemos que por mucho que haya tardado la espera, merecía la pena.
Y en menos de un instante todo cambia, dejamos el pasado atrás y nos lanzamos hacia lo desconocido: nuestro futuro. Partimos hacia lugares remotos para intentar encontrarnos a nosotros mismos o intentamos perdernos explorando placeres más cerca de casa. Los problemas empiezan cuando nos negamos a aceptar los cambios y nos aferramos a viejas costumbres, pero si nos aferramos demasiado al pasado puede que el futuro no llegue nunca
A veces tienes que dejar que las cosas se vayan, dejando espacio para que cosas nuevas lleguen a tu vida
Para reanimar una relación moribunda llega un momento en el que tenemos que dejar de proteger lo que tenemos para dar vida a lo que de verdad necesitamos, pasar página puede significar mirar hacia delante, mirar hacia atrás o buscar un equilibrio

lunes, 6 de diciembre de 2010

Suma y sigue.


Un clavo no saca otro clavo, sólo hace la herida más profunda.
Dime, ¿quién...?
Porque cada día me cuesta creer más en las personas...
¿La gente no tiene suficiente con una vida? Es demasiado triste tener que recurrir a otras personas para salvar tus deficiencias.

Y, ¿sabes lo peor de todo? Que la culpa es mía. Por confiar, por dejarme engañar. Mil gracias a todos los que se la pela olímpicamente cómo se sienta el de al lado. Espero que os sintáis realizados como personas.
Supongo que el tiempo pone tarde o temprano a cada uno en su lugar.

No dedicaré más palabras ni actos a quién se lo pasa por el forro. Por lo menos algo hemos aprendido..

domingo, 28 de noviembre de 2010


Y con Diciembre a la vuelta de la esquina, resulta que no era la lluvia, sino tú, el que me calo hasta los huesos.



sábado, 27 de noviembre de 2010

No puedo continuar haciendo como si no pasara nada. No soy así, y no me gusta. Es como cuando todo le mundo se queda en silencio, y yo me empiezo a reir, porque soy así, y porque no aguanto el silencio. Pues con esto pasa exactamente igual. Yo estoy harta de que tú te calles todo. De que me armes una cada vez que intento expresarme. Si por ti fuera podríamos estar así toda una vida. Y no, yo tengo que soltarlo, y no puedo continuar así, con una puta bola cargada de problemas, porque lo único que hace es acumular más problemas, y te puedo advertir, cariño, de que la bola esta suficientemente cargada, y que como explote, agüita con lo que tendrás que soportar.
Estoy harta, pero continuo, voy hacia delante, no me paro. Es como en natación, yo cuando nado, nado y punto, por muy cansada que esté no me sale pararme a la mitad, porque tengo otra opción (disminuir el ritmo). Ahora tú tienes una opción, y es que puedes vaciar la puta bola cargada de problemas. Yo te doy esa opción. Aún nos quedan muchos años para dejar de vernos, muchísimos, por eso mismo yo no quiero seguir así.
No te creas que yo no doy gracias todos los días a lo que tengo, porque lo hago. Pero yo también tengo límites, y últimamente ando escasa de felicidad.
La tristeza, sin embargo, subyace. O mejor: es como el monstruo de las galletas del alma. Se come todo lo que tengas por dentro. A lo mejor los ataques de ansiedad precedentes a una tristeza profunda se deben a que el bicho azul se va quedando sin gasolina. Después, como es lógico, empieza contigo. Primero se come tu amor propio, tu autoestima, tu seguridad. La fe en ti mismo, el optimismo. Tu alegría. Las ganas de salir, las de hacer cosas. Cuando no tiene nada más que comerse se caga en tu puta madre, y eso, desde dentro, duele. Duele hasta el punto de que uno se siente culpable por estar vacío (y no poder alimentar a la criatura) Y llora. Pero el bicho sigue teniendo hambre, y nadie le ha lavado la boca con lejía nunca, y te sigue diciendo un montón de cosas bonitas. Y tú te sientes muy mal porque no sabes cómo llenar ese hueco, porque hombre, nadie va vacío por la vida. Seguro que tus vecinos y tus amigos y esos a quien quieres y respetas tienen muchas cosas por dentro, cosas buenas. Pero tú no. Tú estás vacío. De hecho, ya tenías poco dentro (seguro que alguna vez te lo avisaron, descuidado), y claro, se acaba.
Y el monstruo grita y grita y te golpea. Te golpea mucho, la verdad. Y aunque te gustaría poder enfadarte…pues es tu monstruo azul y hay que darle de comer y tú tienes la culpa porque no eres capaz de encontrar la manera de llenarte y no estar vacío porque eres una mierda como él bien te ha dicho, cándido, pobrecito.
Y lloras y lloras. No sólo estás vacío sino que eres inútil. No tienes nada, pero es que encima no sabes hacer nada. Y te quedas parado. Total. Estás cansado. Todas esas cosas feas que te grita son verdad. Son verdad. Y si son verdad…no puedes hacer nada. La verdad es que el jodido peluche azul es más resistente que tú, que te consumes día a día. [...]

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Puedes:
Puedes buscarme los puntos cardinales, las risas que me guardo, las cosas que no digo. Tienes permiso para engancharte a mi, a mis bolsillos y al brillo de mi pelo.

Quiero:
A cambio pido una canción, tres poemas, cuatro besos y dos abrazos fuertes. Eso es todo. Eso y olvidar qué es el miedo, la duda, el vacío y todas esas películas que no nos dicen nada.
Tiene las manos vacías. El corazón sin tráfico. Los semáforos verdes. Sólo quiere que le den un abrazo de esos que dicen "estoy para quedarme, para desayunar contigo y contarte cuentos por las noches". Está pidiendo a gritos que le cierren la boca con los dedos borrachos. Cansado de vivir en los tejados y mendigar amor y algo de abrigo. Tiene los ojos vacíos. Las piernas desgastadas. La cama en carne viva. Sólo quiere que le besen por dentro. No tener que aparcar en doble fila. Dejar el alquiler. Pagar una hipoteca. Amueblar una casa. Conocerte. Amarte. Que dejes tu ropa en el armario y en el baño el cepillo de dientes.

Nada es imposible. Y sino que me lo digan a mi.

Si no te ríes de tí mismo, la vida se te hará más larga de lo que es.
Lo he escuchado, leído y visto. Esa capacidad que tienen las personas para decir dos palabras, esas dos palabras que no deberían decirse tan esporadicamente como ahora se hace. Esas palabras deberían ser propiedad de gente que sí sepa el significado, de personas que hayan luchado por aprender a decirlas. Que esas dos palabras no son de usar y tirar, no son desechables. Y me da rabia porque a mi me ha costado aprender a vocalizarlas, me da rabia porque sé su significado, porque me costó tanto tiempo meterlas en mi vocabulario. Deberían venderse al mejor postor en sentimientos, tener derechos sobre ellas, pero también obligaciones. Y ahora lo ves por todos lados "Hola Elena, te quiero", pero la persona que lo dice acaba de conocer a Elena hace dos días. Creo que esas dos palabras son como las mejores sedas, necesitan tiempo y dedicación para que alguien valore su significado y el trabajo que ha costado llegar hasta ellas. Por eso ahora me quedo con otro tipo de palabras, las que no son habladas. Me quedo con su abrir y cerrar de ojos. Os dejo todos mis "te quiero" que desde ahora ya no los necesito.
Es más fácil ser feliz cuando todo resulta espontáneo, natural y simple.
¿Cómo se termina con las cosas que nunca empezaron?
"De entre todas las criaturas los humanos son las más detestables pues son las únicas criaturas que inflingen dolor por entretenimiento, sabiendo que están causando dolor."

Mark Twain.




Por que soy una más de todas esas personas que estamos en contra de la Tauromaquia. Y somos MUCHAS personas.
Hice viajes a la luna sin tener naves,di pasos de astronauta por cada uno de tus lunares..


No sé si dejarme caer, no sé si llorar o si reir, no sé si irme o volver.
No sé nada.
Todo está muy revuelto.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Haz lo que tengas que hacer por tí misma, nunca hagas por nadie nada a menos que veas que esa persona sería capaz de hacer por tí lo que tú por ella.

Es algo que siempre me dijo mi abuela...
Cuanta razón tiene.

Muchas veces arriesgamos por los demás, hacemos por los demás y luego esas personas salen de nuestras vidas como si se tratasen de personas que entran y salen de un supermercado.




Yo por ti si se que me arriesgaría en más de una ocasión, nunca he estado tan segura de algo.
:)

lunes, 15 de noviembre de 2010

No existe el olvido, no se puede olvidar a una persona o un hecho, simplemente, se supera. Superas relaciones, superas miedos, superas perdidas, superas heridas, continuamente superamos cosas, pero no las olvidamos. No desaparecen de un día para el otro ni de un año a otro de nuestra mente, simplemente comenzamos a darle importancia a otras cosas u otras personas que nos van alejando de lo que nos causa daño hasta que logramos que no nos afecten más.Es una cuestión más que nada, de tiempo...
No elegimos de quien nos enamoramos, y si lo dejamos pasar pues... igual nos arrepentimos toda la vida.
Si celosa, ponte tiritas en ojos y orejas.
Si lo echas de menos, aplástate el corazón contra la cabeza.
Si enamorada, atrapa su nombre en un corazón de arena.
Si lloras, que no sea otra vez por el mismo gilipollas.
Si rota, busca un descosido que con besos te cosa.
Este Noviembre no va a ser tan dulce como los anteriores, o quizá sí...quién sabe.
Cuando alguien te pregunta cómo estás, ¿Qué tienes que contestarle? ¿Bien? ¿Como siempre? ¿Mi vida es una mierda, ven a salvarme?

lunes, 8 de noviembre de 2010

Y es que del amor, como de la vida, siempre se espera más y nunca se está satisfecho. Y mi contento se limita a momentos puntuales, probablemente amplificados en la memoria, y casi siempre, en el recuerdo, transcurridos a oscuras. Avanzarán los días y yo seguiré hundiéndome poco a poco en esta ansia de infinito, en esta inapagable sed de absoluto en la que nada es suficiente. Si por mí fuera, me pasaría el día haciendo el amor, y no sólo porque me guste sino porque es entonces cuando parece que las cosas llegan al límite; cuando, aunque sólo sea por tres segundos, huyo, salgo de mí, me hincho de luz y me aclaro, feliz y sin memoria, prendida en labios inventores de espléndidos engaños. Y entonces me digo que sí, que tiene sentido seguir adelante, a pesar de esta certeza de estar siempre sola.

martes, 2 de noviembre de 2010

...........................................................♥
pasa la vida, no sabemos dónde vamos pero estamos,
pasa la vida, lo que importa es lo que hagamos, no lo que hicimos, que lo que duele vuele sin amos.
saco un papeliyo, florece marihuana, me voi hacer un petardo que me dure una semana.
me coje de la mano, yo me sueño con tu pelo,
pa estar tan colgada, hace falta echarle huevos !
maremotos mentales crean tsunamis en mis pensamientos..
Tú eliges. Al fin y al cabo la vida se basa en elecciones, ¿no? Y si te ilusionas por algo que no tiene futuro o decides no luchar por una persona con la que podrías ser feliz, date cuenta de que tú eres quien ha construido tu vida con cada una de tus decisiones.

domingo, 24 de octubre de 2010

Yo sé que soy una quejica pero me duele TODO, absolutamente TODO.

domingo, 10 de octubre de 2010

Un día quiero abrir los ojos y que la habitación huela a ti y a café recién hecho. Y comer leche condensada a cucharazos, o mejor con los dedos. Con los dedos siempre sabe mejor. :)
ven, ven conmigo, solo quiero llevarte por el camino de la felicidad




donde volvemos a ser niños
donde nunca hace frio
un mundo donde solo existe una expresion, la sonrisa

=)

viernes, 8 de octubre de 2010

Despertar, salir, huir, buscar, lugar, espacio, tiempo,
Ver, querer, tener, poder, volver, vivir, seguir atento
Calla, observa, espera, anda, corre, aguanta
Carretera, manta, micro imanta, canta, público levanta
Manos, charles, bombos, cajas, samples, ruido
Sonido prohibido, mido, afilo, estilo, giro, camino, prosigo
Cojo, dejo, elijo, fijo, planes, días, meses, años, calendario
Gente, marabunta, hora punta, junta, horarios, pasan masas presas
Pasos, risas, llantos, besos, rimas, dramas, bromas, penas, partys
7 Habana, dama, parte pana, madrugada, soles, lunas, brumas,
dudas, sumas, restas, llamas deudas, sudas, ganas, tramas,
más planes, más temas, más fama, más cimas
mañana más dramas, más almas marcadas, más
móvil suena, estrés, revista, promo, como, cama, luz, ventana, asomo
veo, pienso, paz, ciudad, descanso, tomo
hotel, papel, mechero, fumo, humo, escribo, siento
viento, sombras, luces, plazas, calles, parques, monumentos
canto, cuento mis momentos, lento, aguanto, avanzo, intento
recordar, olvidar, inspirar, respirar, calcular, vigilar, estabilidad persigo
decisión, precisión, ambición, ilusión, intuición, rap pasión, la misión testigo
coger, dejar, tener, pagar, odiar, amar, instinto
siente, aprende, atiende, mente, siempre miente, laberinto
boli, texto, cuarto, casa, barrio, urbe, nación, continente, mundo
galaxia, universo, en un segundo.

Resurgir, sentir, subir, bajar, luchar, mantente fuerte
Entretente, vende, compra, cambia, roba, ofrece, advierte
Presta, engaña, pide, apaña, crea, daña, rompe, escapa, sueña
Esconde, piensa, llora, implora, grita, invita, enseña
Technics, Shures, Ars Magna, digna pugna, alarmas, rectas, curvas
Mal karma, cuna, tumba, vida absurda, Barna, Zaragoza, Madrid, Murcia, Alicante
Siempre Valencia, Sevilla, Bilbao, Malaga, España atiende
Sal, defiende, ataca, habla, escucha, chilla, estalla, falla, prueba, llega, juega
Curra, euros, pagos debo, ideo, golpeo
Jadeo, palabreos creo, boxeo, deseo trofeos
Rapeo, sin prisa, sin pausa, sin causa, sin farsa, sincero, sin peros
Senderos son fieros, son... son
Libros, cine, ocio, sexo, amor, amigos, enemigos, duelos
Tratos, socios, pactos, precios, sanos vicios, sucios, celos
Ciudadanos, pisos, tiendas, piedras, tierra, aire, nieve, lluvia, fuego
Carros, bafles, cables, rap juego, respiro, decido, consigo, vivo en sociedad
Gran ciudad, sin piedad, soledad, ansiedad, libertad, oportunidad encuentro
Constructor, trasgresor, vencedor, director, conductor, inventor
No hay mejor momento
Niños, viejos, padres, madres, ricos, pobres, hombres nobles
Seres crueles, bares,
Ellos, ellas, copas llenas, hielo, brindis, más botellas, noches
Bellas, dulces, largas juegas hasta el alba
Sólo el rap me salva, son palabras...
"En el fondo a todo el mundo le gusta pensar que puede ser fuerte, pero ser fuerte no solamente es ser duro
se trata de asimilarlo. A veces tienes que darte a ti mismo permiso para no ser fuerte por una vez. No tienes que ser duro cada momento del día, está bien bajar la guardia, de hecho hay momentos en que es lo mejor que podrías hacer, siempre que escojas tus momentos con sabiduría..."




...

Los días van pasando... Y aunque haya pasado relativamente poco tiempo, éste va poniendo las cosas en su sitio. Sintiendome mejor y encontrandome a mi misma. Gracias por hacerme "olvidar" y seguir adelante...

sábado, 2 de octubre de 2010

Irresponsabilidad prematura

Paso de rayadas y de aglomeraciones, tanto en el cerebro, como en el corazón. Paso de lo que piense la gente o de lo que yo les de que pensar. Paso de los críos, de las niñatas y de los que se creen mayores. Dejadme en paz, que hoy no estoy para nadie.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Odio las verdades amedias, las noches en vela, los momentos perfectos interrumpidos por una llamada, los buzones de voz, el "su saldo está apunto de agotarse", el agua mineral caliente, el holor a pescado en las manos, la gente que mastica con la boca abierta, la hipocresía, los peros continuos, los lunes por la mañana, las mentiras, haber estado mal por cosas que no valían la pena, pensar que todo es igual cada vez que lo miras, cada vez que lo oyes, cada vez que lo sientes.

Odio que me pidan perdón sistemáticamente, los "voy a cambiar" mentirosos, los rumores, la gente que no se mente en sus asuntos, los copy-past de sentimientos, las apariencias, las exageraciones, los para siempre inexistentes, que se me mojen los calcetines, las calificaciones injustas e infundadas, envidiar.

Pero ante todo, odio odiar.
No quiero que me esperes en ningún sitio, porque allí donde estés iré sólo para estar contigo y si te tengo que buscar entre las miles de calles de Cordoba, en cada butaca de cine, en cada pub, todo tendrá más emoción. Ya sabes, los besos saben mejor si se hacen de rogar. Si, porque en realidad dicen mucho más que te deseo, o pasaría la vida contigo, dicen eso de he estado buscando tus labios por toda la ciudad, sólo porque te he echado de menos.

¿Quieres saber algo más de mí?
- Tu color preferido.
- El de tus ojos.
Todavía no me explico el momento en el que mi vida se torció de tal manera que me separé de aquellas personas que creía que iban a ser para toda la vida y terminé junto a esa gente que nunca pensaría que dejaría huella en mi corazón. Pero el caso es que terminé a tu lado, con ellos, con ellas y me alegro. Porque esto es tan especial, tan extraño, que no quiero buscarle el porqué a nada de lo que esta pasando.
En realidad, a veces, cuando la monotonía me invade, echo de menos esa sensación de estar haciendo algo que sobrepasa la linea. Y sinceramente no sé quien a puesto esa línea que yo misma me autoimpongo (o que me autoimpone mi sentido del ridículo), pero era tan divertido ser pequeña, inocente y atrevida...
"No sé si es importante, pero nunca es demasiado tarde para ser quienes queremos ser. No hay límite en el tiempo, puedes empezar cuando quieras. Puedes cambiar o seguir siendo el mismo. No hay reglas para tal cosa. Podemos aprovechar oportunidades o echar todo a perder. Espero que hagas lo mejor. Espero que veas cosas que te asombren. Espero que sientas cosas que nunca sentiste antes. Espero que conozcas a gente con un punto de vista diferente. Espero que vivas una vida de la que estes orgullosa. Y si te das cuenta de que no es así, espero que tengas el valor de empezar de cero"

sábado, 25 de septiembre de 2010

Aprobamos algunas relaciones de amor y otras no. Las infieles, las esporádicas, las intensas, las inconvenientes, las que no se consuman, o las amistosas, que no bautizamos de amor pero lo contienen; ésas ni tan siquiera a menudo las reconocemos. Por tanto, vivimos muchas relaciones de amor clandestinas, platónicas, frustradas, pervertidas e incluso descuidadas, despreciadas y desperdiciadas.
Mientras el matrimonio, con un amor patentado no por su materialidad, sino por su conveniencia social, se conserva y reproduce por pura imitación. Así, como contrayentes de esa denominación de destino, aprendemos a amar temiendo, siempre, que algo, a menudo la propia vida incontenible, lo estropee. De este modo, somos muchas las personas que confiamos en una única oportunidad en el amor. Gentes de una vida, que la recorremos, aunque esté astillada y nos desangre.
Sin embargo, otras personas por haber necesitado amar distinto y no caber en ese marco, ni en género ni en especificidad, gozamos de relaciones que no se denominan relación, ni pareja, ni nada y que sin embargo, por su correspondencia, lo son más que ninguna otra. Para ésos, nuestros vínculos, no hay balanza, ni trayectoria a simular: hay simple determinación.
Lo bueno en cualquier caso sería que sean cuales sean las relaciones de amor se mantengan y aprueben, sólo por lo que significan para las personas competidas por el mismo, sean cuántas y cómo sean y por cuánto tiempo sea. Y eso es lo que debería valernos. Pues sospechamos que el amor como la vida no puede contenerse; y nos damos cuenta que ningún amor es más verdad que otro siempre y cuando ame y duela para seguir viviendo y mientras queramos. Por eso, no debiéramos dar nunca más beneplácito a unos amores sobre otros, y entretanto podríamos dedicarnos a disfrutarlos; porque necesitamos prestarle muchísima atención al amor, del que no conocemos, ni aprovechamos, apenas nada.
"La vida está para adelante, nunca para atrás. Porque si tú andas por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. Noviazgos o amistades que no clausuran, posibilidades de "regresar" (a qué?),necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron ¡Si puedes enfrentarlos ya y ahora, házlo!, si no, déjalo ir, cierra capítulos.


[...]


Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo ,nada es vital para vivir porque: cuando tú viniste a este mundo 'llegaste' sin ese adhesivo, por lo tanto es "costumbre" vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir. Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr porque, te repito, nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero....cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacude, suelta. Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escoja ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.

¡Esa es la vida!"
Mi beso tiene esas cosas... no puede soportar no ver tu boca.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Estoy cansada,MUY cansada de ser la única que tiene ganas de luchar por algo y dejarme los cuernos día si y al siguiente también para obtener silencio o malas contestaciones.
Estoy harta de cobardes que no se atreven a dar la cara.¿Qué ganas lamiendole el culo a alguien y poniéndolo a parir por detrás?y lo más triste...¿por qué lo haces con su pareja y su amiga? xD
¿Y tú te haces llamar amigo mio?¿Crees que eres amigo de él cuando lo único que te mueve es el puto interés?
Madura pequeño que ya tienes edad y es gratis.
Cuando defiendes a alguien cuando no se te pide,se supone que es porque lo sientes y te parece lo correcto, no para echarlo después en cara (:
¿Piensas que soy una orgullosa? Ni te imaginas cuanto puedo llegar a serlo y más cuando tocan/me tocan lo que más quiero en el mundo.
Tranquilo que el tiempo ya te dará todas las bofetadas en el culito que yo por ahora no puedo darte para que aprendas lo que es ser adulto niñato (:

lunes, 30 de agosto de 2010

No me mola nada esa doble moralidad que parece hay que llevar de complemento cada vez que se conoce a alguien, cada vez que se entra en un sitio, cada vez que se hace algo o cada vez que uno intenta mostrar lo que se es. Porque en eso de mostrar, todos somos expertos. Intentamos demostrar al mundo lo geniales, lo astutos y lo sabios que somos frente a los demás. ¿Y la parte mala? Nunca existió.
Odio cada vez que se meten en mi vida como hambrientos alrededor de una mesa llena de comida. Arrasan con todo lo que hay y luego se van sin apenas percatarse de que en el mundo hay otros tantos que tienen igual o más hambre que ellos. Hambre de llegar el primero en la carrera de fondo, hambre de un halago, de una mirada llena de deseo o hambre de dinero.
A mí me gusta ir a mi bola, no me meto en la vida de los demás porque lo más seguro es que no tenga ese derecho, y porque me duele que lo hagan con la mía, que más que de otros, es mía primero. Así que intento mimarla por si algún día se me escapa antes de tiempo, y llevarla a la espalda de la manera más fácil posible para mí. ¿Tan delito es eso?
A veces pienso que cualquier día de estos me van a detener por querer ser feliz y encima, hacerlo. Soy tan feliz cuando vivo tantísimo y como a mí me gusta que pierdo la noción del tiempo, del espacio, del ruido… Y me transformo, en alguien mejor, en alguien que se ríe, que dice cosas divertidas, que hace travesuras y que se cuela en cualquier sitio con tal de lograr una sonrisa más (suyas).

jueves, 19 de agosto de 2010

“Es bueno ser feliz simplemente; es un poco mejor saber que se es feliz; pero comprender la felicidad y saber por qué y cómo, en qué sentido, a causa de qué sucesión de hechos o circunstancias se ha logrado tal estado, y seguir siendo feliz, feliz de serlo y saberlo, eso está más allá de la felicidad, eso es la gloria, y si se tuviera un poco de sentido común debería uno suicidarse allí mismo y acabar de una vez."

(Si el mundo está roto, tu sonrisa me pone en pie)

miércoles, 18 de agosto de 2010

Supongo que necesito los pequeños detalles, las sonrisas, los abrazos, los disgustos, las ironías, incluso la indiferencia. Son el reflejo de cada uno de nosotros, algo así como nuestra marca personal. Quizás es por eso no se puede reemplazar a nadie, porque todos estamos hechos de pequeños detalles. Cosas que hacen que alguien más extrañe nuestra presencia. Momentos irremplazables. Algo así como un café. Si. Un café, hoy, con cualquier persona, será tremendamente distinto a un café de hace cuatro años, con la misma persona. Y creo que no deberíamos intentar recuperar lo que perdemos. Porque no será lo mismo.

martes, 17 de agosto de 2010

"Lo contrario del amor no es el odio, sino la indiferencia. Si me odias, significa que todavía te importo."
Es una de las cosas que he aprendido estos 15 días . También he aprendido que hay gente impresionante escondida por los rincones del mundo .

lunes, 9 de agosto de 2010

Prefiero morir vicioso y feliz a limpio y aburrido. Prefiero encontrar una estrella en el fango a cuatro diamantes sobre un cristal. Prefiero que la estrella queme, sea fuego, a un tacto rezumante de frialdad. Prefiero besar el duro suelo veinte veces para llegar una sola vez a lo más alto a escalar poco a poco, sin caer nunca pero sin llegar jamás a la cima. Prefiero que me duela a que me traspase, que me haga daño a que me ignore. Prefiero sentir. Prefiero una noche oscura y bella, sucia y hermosa, a un montón de días claros que no me digan nada. Prefiero una cadena a un bozal. Prefiero quedarme en la cama todo el día pensando en mi vida a levantarme para pensar en la de otros. Prefiero un gato a un perro. Porque el gato te araña, es infiel, te ignora, se escapa, pero sabes que, a pesar de todo, no podría vivir sin ti. En cambio, el perro es tonto, no sabe nada, te obedece hasta el absurdo. Prefiero las mujeres gato a las mujeres perro, por las mismas razones. Prefiero el mar a la montaña. La vida es una noche tumbado en la playa, mirando las estrellas sin verlas, soñando despierto, dejando que la arena se cuele entre los dedos de mis pies, embriagado de todo. Y la noche, siempre la noche. Nunca a la luz del sol. La noche es mágica. Me hace vivir, no pensar. Me pone en movimiento. Rompe mis esquemas. Prefiero las noches frescas de verano, andar con poca ropa, sentarme en el suelo y meterme algo de vida en el cuerpo. La mañana me sabe a dolor de cabeza. Me da sueño. Me quita las ganas de hablar. Me recuerda que soy mortal. Me recuerda que soy normal. La noche me hace único. Prefiero el color de la sangre y el de la gris niebla que difumina las cosas. Si sabe que prefiero el frío cuero, ¿por qué se viste con el traje de terciopelo? Se me escurre entre los dedos… Prefiero experimentar las cosas, aunque me hagan mal. Aunque me hiervan la sangre. Prefiero probarlo todo a morirme sin saber lo que me gusta. Y, más que nada, prefiero la vida que dan sus besos de caramelo y la suave caricia de su piel caliente.


Daniel Valdés.

sábado, 7 de agosto de 2010

Discúlpeme doctor pero...
¿Dónde se inyecta el colágeno para rellenar el vacío existencial?
Es de héroes sonreir cuando tu corazón sólo quiere llorar...
¿Sabes eso que dicen de que alguien no sabe lo que tiene hasta que lo pierde? Pues lo peor de todo es que yo sabía perfectamente lo que estaba perdiendo y dejé que te fueras.
¿Tendrá sentido comprar una póliza de seguro contra el dolor de una futura pérdida pagando como prima no entregar el corazón a nada ni a nadie? Seguro que no.

En la letra pequeña de este macabro contrato dice con claridad que, si bien no se garantiza la ausencia de dolor, se predice la desaparición definitiva de toda posibilidad de disfrutar de un genuino encuentro con los demás.

No es que no sea posible disfrutar sin necesidad de sufrir por ello, pero el goce es imposible mientras se está escapando obsesivamente del dolor.

La manera de no padecer ‘de más’ no es amar ‘de menos’, sino aprender a no quedarse pegado a lo que no está cuando el momento de separación o de la pérdida nos toca.

domingo, 25 de julio de 2010

Tu pasado amargo, mi constante deambular, tu tranquilidad, mi ansiedad de no sé qué, tu cuerpo, tu mirar, mi falta de voluntad, orgullo, dignidad, sinceridad, daño gratuito. Sin mirar atrás pero sin ganas de olvidar; mucho corazón, falta de dirección. En la soledad utopías para perder. Me acompañará la imaginación. Tu desconfiar, y mi espacio por ganar, tu fidelidad y mis ganas de probar. Tu eterna indecisión y mi "déjate llevar". Tu insatisfacción. Mi decepción. Nuestro fracaso...

viernes, 23 de julio de 2010

Me gusta leer. Ver películas en mi casa los domingos y comer palomitas. Reír, adoro reír. Estar con mi familia. Hacer feliz a alguien. Mis amigas. El queso. Las sandalias y los bolsos. Me encanta celebrar los cumpleaños de los demás, las sopresas. Quedarme dormida escuchando a alguien respirar. Caminar de la mano de alguien. Estar en casa. Amar. Disfruto con la primera sandía del verano. Me gusta cuando digo algo simultáneamente con otra persona. Sentir un olor familiar. La sensación que obtengo cuando una idea funciona. Me gusta fumar, sobre todo después de comer. Sentir las sábanas limpias. Me encantan los paisajes especiales. Recordar viejas historias con la familia o amigos. Recibir un cumplido inesperado. Tener un ataque de risa. Encontrar dinero en los bolsillos de la ropa. Hacer que alguien sonría.

Soñar, adoro soñar, creo que nací soñando. Me encantan los abrazos. Las conversaciones sobre cosas pequeñas, pero importantes. Me encanta la dulzura de los momentos en los que se comparten sentimientos. Los chistes. Me encanta cocinar, aunque a mi manera. Bailar, jugar… Me encanta dormir, o hacerme la dormida mientras sé que alguien me mira. Viajar. Aprender. Que me miren y sonrían. El cielo cuando es completamente azul y sin nubes. Hacer muecas en cualquier espejo. Las casas con techos altos. Los trampolines. El verde de los árboles. Los bebés aprendiendo a hablar. Los folios de colores. Amo las manos de la gente. Los silencios cómodos. Mi nombre. Que me miren a los ojos. Mirar a los ojos. La luna cuando sale de día. Cádiz. El olor de los libros nuevos. Me encanta desahogarme. El café, en especial el cafe bombom. Me encantan los diálogos de las peliculas de amor. Besar. El calor de la piel. Los ojos claros. Las pieles morenas.Las barbas en los hombres. El sonido de las teclas al teclear. Agua fría cuando tengo sed.
Bañarme con agua caliente. Escuchar. Recibir llamadas improvistas. Que me entiendan, y poder entender. Pisar las hojas secas de los árboles y escucharlas crujir. Ver nevar. Poder pedir perdón a tiempo. Estar con alguien sin hacer nada. Ver dos viejecitos pasear cogiendose de la mano. Conversaciones en papel. Las miradas vergonzosas. Dormir entre dos almohadas. Decir: "qué emoción". Las salas de cine vacías. Hacer cosquillas. El olor a tierra mojada. Las burbujas de los charcos al llover, siempre me han parecido curiosas.

Me gusta tener la razón cuando todo el mundo me dice que no. Mi madre y su habilidad de descifrar lo que a veces quiero decir. Enloquezco con los niños. Me encanta la sensación de ganar a mi primo pequeño a su juego favorito. Los secretos. Encontrar llamadas perdidas. El eco. El ruido de los tacones contra el suelo. Las mandarinas. El chocolate. El sabor del pan recién hecho, su tacto y su olor. Amanecer en la playa. Recordar momentos pasados. La letra Calibri al 12 del word. Los nombres Carlos y Africa . Inventarme palabras. La palabra “sinceramente”. Me gusta acentuar cuando escribo. Corregir redacciones de alguien que está aprendiendo a escribir. La gente que se fija en los detalles. Que me acaricien en la espalda. Maquillarme. Fijarme en los detalles. Las manzanas. La Navidad. Los finales sorprendentes.

Me encanta pasear descalza por la playa, sobre todo si es de noche, y notar la arena fría en los pies. La magia de los reencuentros. El número 13. Poner obsesionadamente las comas donde van. La música. Mis ojos. Mis llantos sin razón. Escuchar voces que hecho de menos. Beber coca cola light. Cantar a todas horas. Saber que mi madre está bien. Peinar.Las trenzas. Las rastas. Me encantan las series.El cine. Cambiarle la letra a las canciones. Los brazos de los hombres. Dibujar en los cristales empañados de los coches. La decoración. Leer mi diario. Cuando me río por todo. Las rebajas. Hablar sin parar. Lavarme la cara. Levantarme tarde. Hablar por teléfono. Hacer locuras. Acostarme tarde. Los colores chillones, aunque amo el gris, Los perfumes. Hacer fotos. Los lunares escondidos. Acordarme de algo que nadie recuerda. Me encanta terminar todo lo que empiezo, aunque a veces sea tarde
Me he cansado. Me he cansado de llorar cuando realmente quiero gritar. Me he cansado de hacer malabares para encontrar en qué punto del camino hice yo algo mal cuando la culpa es de otra persona. Estoy hasta los cojones de lanzar puñetazos y hacerlos volverse contra mi pecho.

También me he cansado de tener que aparentar que una situación es normal, que nada ha pasado. Fingir que nada tiene tanta importancia, que no me afecta y a nadie afecta, que es común.

Me he cansado de intentar hacerme creer que no necesito cosas. Que no lo necesito sino que lo quiero. No. Hay cosas que se quieren y hay cosas que se necesitan. Hace varios años, llenaba hojas de cuadernos llorando que me faltaba algo, que necesitaba algo y no sabía qué. Cuando me cansé de lloriquear decidí que ya no quería necesitar cosas nunca más. Ahora comprendo que esas cosas no se deciden y que todos –sí, todos- tenemos necesidades. Y sólo quienes lo admiten y se preocupan por atenderlas y satisfacerlas viven felices.

miércoles, 21 de julio de 2010

Lo que quedó demi

A veces los humanos nos cegamos. Nos volvemos unos completos estúpidos y creemos cosas que en una situación normal no creeríamos ni hartos de vino. Me refiero a cuando sabemos que no llamará, pero nos quedamos enganchados del teléfono por si acaso suena. Mientras repetimos "no va a llamar, no va a llamar" y nos vamos autoconvenciendo, y nos llevamos el teléfono al cuarto de baño, a la cocina, al salón, a la terraza... Incluso sé de personas que se han quedado en casa por esperar a que el teléfono sonara. Me pregunto qué parte de mí se ha quedado en esa estúpida historia telefónica. Lo que sí sé, lo que sí sé con certeza es la parte de mí que ha sobrevivido a que el teléfono no sonara. Y es una parte estupenda. Es la parte que se queda en casa leyendo mientras yo salgo de fiesta. La parte que me recuerda cuando estoy en el baño que voy lo suficientemente borracha como para empezar a dejar de articular palabras sin ton ni son. Ha sobrevivido la parte de mí que nunca se arriesga, la parte de mí que camina sobreseguro. Ha sobrevivido la parte de mí que no escuché cuando agarré el teléfono y llamé. Ha sobrevivido la parte de mí que siempre aparto a un lado, la parte que luego me sanciona con un "Te lo dije, te has equivocado". Ha sobrevivido mi parte menos mia, esa parte que teme de una forma desorbitada que alguien le toque el corazón. Ha sobrevivido esa parte que siempre pone un escalón entre yo y el otro. Un escalón que yo siempre acabo saltando. Un escalón que he jurado mil veces no volver a saltar. Un escalón que volveré a saltar la próxima vez.

lunes, 19 de julio de 2010

Lo cierto es que, no puedo estar asi.. Si, ya se que dije que podia pero, no puedo.
No puedo comprometerme a ser quien no soy, Porque.. yo soy muy emotiva, me afectan las cosas, si necesito poder estar enfadada y hablar de como me siento, porque bueno, yo soy asi, y...
no quiero cambiar, no puedo.
Y el caso esque tu ya lo sabias, y aun asi ivas tras de mi , porque querias vivir algo conmigo y ahora no tienes coraje para hacerlo..Lo que demuestra que eres un cobarde.
Y lo triste del tema esque algun dia te despertaras de pronto y te daras cuenta de lo que has perdido y sera demasiado tarde.
Habia llegado el momento de pasar pagina..de olvidar las viejas costumbres y viejos sueños porque estoy dispuesta a seguir adelante y aver que me depara la fortuna.
Decir que vas a pasar pagina es una cosa, pero hacerlo es muy distinto... perder la estabilidad, aceptar los riesgos...

viernes, 2 de julio de 2010


Que vivo el dia a dia y no el mañana de ayer...

martes, 29 de junio de 2010

Hacer equilibrio en el bordillo de la acera, romper el papel de los regalos, lamer la tapa de los yogures, mojar galletas de chocolate en leche caliente, comer nocilla con el dedo, dibujar figuras extrañas en un papel mientras hablas por teléfono, dormir cuando llueve, jugar a no pisar las líneas del suelo o sólo pisar las del mismo color, cuando me subía al carrito del super, ver que hay niños que hacen lo que tú hacías cuando eras pequeño, chupar una gominola hasta que desaparece, el olor a gasolina o el de los rotuladores permanentes, pisar hojas secas, hacer fotos a gente riéndose cuando quieren salir posando y tu les has hecho reír, el papel de las fotocopias cuando aún está caliente, el olor de los libros nuevos, tumbarme en la cama recién duchado con el albornoz puesto, pisar sólo la zona blanca de un paso de cebra, romper las hojas de los arboles en pedacitos cuando estás sentado en el césped o el día de antes de hacer un viaje.

domingo, 27 de junio de 2010

sé que si me acuesto después de un día como este, voy a echarme a llorar y toda esa mierda. así que aquí estoy, como una niña pequeña que no quiere irse a la cama demasiado pronto.
Como cuando quieres a alguien que no te quiere. O sí te quiere, pero no lo suficiente. Como cuando sabes que no funcionara, desde el primer minuto. Como cuando sabes que el amor no siempre es suficiente. Como cuando sabes que esas ganas locas no se van a esfumar nunca del todo. Como cuando sabes que el amor duele, porque siempre acaba doliendo. Como cuando sabes que esas miradas, esa chispa, esa magia siempre será la excepción, nunca la norma. Como cuando sabes todo eso y aún así....aún así.

no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito no te necesito

viernes, 25 de junio de 2010


Típica noche Granadina: Noche que se empalma con mañana, mañana con medio y el medio con la … Ufff! que tarde. Llena de risas, risas, risas ... Moverte de aquí pálla y de pálli paká. "Sales con amigos q no te miran con ojos de follar". ... jajajaa. Noche en la que las conversaciones dejan mucho que imaginar. Son noches en las que te tocarías otra en el Guitar Hero, sin mirar.

Esta
es
la
historia
de
un
clavo
que
saca
otro
clavo,
y clavaban felices!


Fin.












Te suena?



Olvídate tu de TI
(xq yo no puedo)
¿La palabra más bonita del diccionario?
Cercania, roce y choco con papas ...


¿La más fea?
Prometo


Decimos que superamos las cosas, cuando ya no nos afectan; cuando no están presentes los detalles; cuando recordamos más con nostalgia los tiempos vividos, que con rencor o tristeza por lo ocurrido. Igual que las personas que decidimos sacar de nuestras vidas.


Las superamos no cuando cumplimos equis cantidad de tiempo sin verlas; sino el día que, estando en un mismo espacio, ya no hacen diferencia.
Lo que menos me gusta de echar de menos a alguien es que funciona a rachas. A días. Por momentos. En lugares concretos. Cuando menos te lo esperas. Llega sin avisar. Se queda un tiempo indefinido. No puedes dejar de hacerlo. Aunque lo intentes. Escuece. Duele. Quema. Pica. Desgarra. Rompe. Congela. Hiela. Arde. Arranca. Hiere. Desquebraja. Te hunde. Te asfixia. ¿He dicho qué duele?. Duele. Mucho. Te despiertas y no sabes qué va a pasar.

Porque a veces, como dice Joaquín Sabina, hasta las suelas de mis zapatos te echan de menos.














¿Pero sabes qué?
Se pasa, siempre se pasa.

martes, 22 de junio de 2010

Una vez le preguntaron a Lewis Hains, un fotógrafo, de guerra porque había elegido esa profesión. El contesto que si pudiese contar con palabras todo lo que veía no necesitaría cargar todo el día con una cámara de fotos. Que ciertos momentos de belleza, de desolación, de horror y de heroísmo estaban más allá de las palabras. Yo también lo creo, hay cosas que no podemos explicar con simples palabras, cosas como seguir vivos, sentimientos como el amor o el compromiso; o sensaciones como volver a abrazar a un amigo. Quizá por eso nuestra vida se compone de imágenes, momentos congelados en el tiempo para siempre; de decisiones que cambian sin remedio el rumbo de las cosas; de fotografías fijas guardadas en la memoria que nos recuerdan cada segundo lo hermoso que es vivir.
Yo no soy así como piensas… Sí, me gusta reír pero tengo mucha facilidad en llorar, a veces me dejo las llaves de casa en la puerta y la plancha del pelo encendida. Soy muy dormilona, me cuesta muchísimo levantarme por las mañanas, aunque suene el despertador, siempre lo acabo apagando y volviéndome a dormir. Me encanta poder capturar momentos en una imagen. Adoro la música. Me encanta poder expresar lo que siento mediante imágenes, palabras… Tengo un carácter muy fuerte, me cuesta mucho olvidar algo que me ha dolido de verdad. Sí, soy cabezota, sensible, algo rara, extrovertida,....
Si tuviera por un momento el tiempo en mis manos, no diría nada.
Solo te miraría.
Solo tengo un saco roto de sueños, un alma en vela y un corazón indispuesto, alérgico a los desencuentros..
Al Amor por el Humor
Sin palabras.
Para no herir. Para no conocer nada más de ti.
Sin palabras.
Para no escuchar tu voz. Y luego tener que echarla de menos.
Sin palabras.
No quiero oir ni una palabra más. Voy a borrar cada sonido de tu voz.
¿Qué? La vida es puta, yo quiero asientos de cuero,
un pinball sin agujeros, un corazón sin dique,
PERDERME ENTRE TUS OJOS CUANDO ME DOMESTIQUE.
Un beso, después te llamo, caminas, me voy, el asfalto mojado, pierdo el control, trato de esquivarme, acelero, llego a casa, comienzo a extrañarte, a idear un pretexto para volver a verte, dices hola, un café, uso el baño, al salir ya estabas muerta, mejor dicho, ya no estabas, una nota: no quiero verte más. Te encuentro caminando, regresan tus ojos, me abrazas, te vas, te espero, me olvido de ti unos dias, te quiero a las 10pm durante las noticias, me llamas, cuelgo, escribo, respondes, sigo sin entender tu amor en rebanadas, me voy, te quedas, regreso, te vas, eres feliz, te encuentro, una marca en tu cuerpo, excusa, pretexto, me visto, me voy, una nota en tu cartera: ¿De que vienes huyendo? Te miro, comprendo, no fue nada, soledad, no eres tu, soy yo, lo de siempre, adios, no tengo tiempo, dentro de unos días quizá, ojalá, hola ¿Cómo te llamas? ¿Fumas?...Hablame de ti.
Hoy no tengo mi día,
pero es verdad que nunca lo he tenido,
como no han sido míos los minutos y horas
que consumo como si fuera un fumador empedernido.

lunes, 21 de junio de 2010

Nunca mas me enamoraré. Joder... Hay que ver como miento! xDD

viernes, 18 de junio de 2010

To bajo control

Es acojonante el sentimiento de.. de poder sobre la propia vida. El notar que lo tienes todo, absolutamente todo, bajo control. Que las cosas que para tí son importantes están yendo de maravilla y que sí, que podrías pedir mil cosas más, pero ahora mismo lo verdaderamente relevante está saliendo de putísima madre y, simplemente, no necesitas otras cosas. Yo que sé. Recuerdo cuando las cosas solían ir mal y mi sentimiento de... de tristeza o.. o de frustración me paralizaba, me sentía como una completa idiota en frente de un montonazo de problemas que no sabía resolver. ¡¡No tenía ni idea de qué hacer ni de por dónde empezar!! Y ahora veo como los problemas grandes no eran tan grandes y los pequeñitos se esfuman con una patada. Que las cosas buenas pasan si tú quieres que pasen y que si te empeñas en conseguir algo que realmente quieres y que realmente está a tu alcance puedes conseguirlo siempre que te tomes el camino desde un punto positivo, y no desde el otro lado donde se anulan las metas, los plantes, los deseos y hasta la autoestima. Es increible levantarse, mirarse al espejo y no tener el dilema de... de no saber quién es la que hay en frente. Hoy sé quién soy y qué quiero y hacia donde voy. El camino ya lo iré pintando, lo bueno, lo bonito de este dia es que me reencontré conmigo y fue maravilloso.

martes, 8 de junio de 2010

Qué fácil es borrar lo que siempre quisimos ser después de un atracón de palomitas.

Qué fácil es olvidarse del que era nuestro amigo desde hace años. Del camino correcto. De las idas y venidas. De las noches de borrachera. De lo que pesa el tiempo en el cuerpo. De las ganas de volar. De las horas perdidas frente a una botella de coca-cola vacía contando nuestras penas a la nada.

Qué fácil es caer en la trampa de conformarnos con lo que ya tenemos. Qué atrevido es el hecho de no atreverse. De ser cobarde. Qué pocas son las ganas de creer en la vida una vez que los días duros se amontonan en una esquina. Qué difícil es madurar y no morir en el intento.

Qué difícil es subirse a la línea de metro que nos lleva a la parada que siempre hemos querido. Y qué difícil es elegir la parada adecuada y con ello acertar.

Y todo guardado en un cajón. Como si no hubiese existido. Como si nunca todo eso nos hubiese pertenecido. Como si no tuviésemos el derecho a intentar ser felices. Como si fuésemos cemento. Sin capacidad de movimiento, sin capacidad de sentir placer, odio ni alegría.
Como si el amor fuese dado como limosna en medio de una tormenta para los cuatro locos que quedamos sueltos y que aún creemos que todo sin ello es como tener un día malo elevado al cuadrado.

martes, 1 de junio de 2010

La velocidad con la que malgasto caminos. Las despedidas que no llegaron a suceder. Mis ganas de que llueva y de no llevar paraguas en esta imaginaria ciudad. No quiero verte, no me quieres y no quiero verte. Pero no quiero dejar de recordarte. La velocidad con la que al pasar por los lugares que compartimos soy capaz de quererte. Mucho más, mucho más de lo que quisiera quererte. Porque te quiero. La velocidad con la que mis ojos se aguaron ayer. Ahora. Mañana. La velocidad con la que todo sucede. La velocidad con la que no te echo de menos. Dicen que no se puede echar de menos a alguien que no merece ser recordado. Yo no te echo de menos a ti, echo de menos que no llegaras a ser lo que necesitaba que fueras...

lunes, 31 de mayo de 2010

Hay cosas que nunca conseguiré entender. Como por ejemplo por qué la gente da vueltas y vueltas a cosas sin importancia (yo la primera), por qué se dejan a un lado las cosas esenciales y nos fijamos en lo irreparable, por qué si algo es negro nos empeñamos en decir que tiene un gris escondido. ¿Por qué hacemos de las cosas sencillas las más complicadas? ¿Por qué intentamos buscarles respuesta a todas las cosas aún sabiendo que no tienen? Somos así. Vinimos así de serie, y no hay quien nos cambie. Pero aparte de estas cosas fundamentales... de estos porqués tan estúpidos, pero que en el fondo no son estúpidos, sino que son pilares en nuestras vidas que nos hacen permanecer algo al tanto de todas las cosas, tengan o no lógica para nuestros ojos, aparte de eso, no entiendo porqué puñetas sigo pensando en ti. Si estoy bien, de hecho, muy bien. Tengo motivos más que suficientes para sonreír, para ser feliz, y sin ti. Y eso que ya ha pasado tiempo, bastante además, y aparte de tiempo, han pasado muchas cosas. Imagino que tanto a ti como a mí, vaya.
No sé tampoco por qué cojones estoy escribiendo esto, si no tiene ni un mínimo sentido, pero creo que es algo que necesitaba. Necesitaba preguntarme a mí y al mundo, por qué de vez en cuando recuerdo tu olor, por qué me acuerdo de tus palabras, por qué sigo pensando en ti cuando sé que no me haces falta. Porque lo sé. Ya hay gente que ocupa tu lugar, pero la pregunta que me hago, es si lo hacen mejor que tú.

domingo, 30 de mayo de 2010

Y ahora que te has marchado me invento los domingos, eso dice una de mis canciones favoritas, una de las canciones más tristes que se escribirán nunca. Hoy hace exactamente ochenta y siete días que te marchaste, ochenta y siete largos días... y es esque el tiempo es así de caprichoso, lo mismo las agujas sigue un ritmo frenético como que da la sensación de no girar. La tristeza es uno de los sentimientos más extraños, puedes levantarte un día pensando que ya ha pasado lo peor, que a partir de entonces sólo pueden haber sonrisas, y de repente, por cualquier tontería todo vuelve a derrumbarse de nuevo, por cualquier tontería... que te devuelve con interesés todos los problemas que creías superados. Como en el parchís, que te comes una y cuentas veinte, lo mismo, a una lágrima siempre la acompañan diecinueve. He aprendido a odiar los domingos, sobre todo los domingos de invierno. Debe ser que mi inventiva se ha marchado de vacaciones y soy incapaz de tejer ninguna historia en la que no aparezcas tú... te echo de menos. Ochenta y siete días, ochenta y siete días ya, y todavía espero que algún día me llames y me digas que tú también me echas de menos, que vas a volver. Larga es la espera de algo que sabes que nunca va a suceder, alguien me dijo que el amor asfixia y si eso es verdad no hay nadie que pueda sobrevivir a él. Entonces ¿dónde están los finales felices de los que hablaban los cuentos de hadas?, me siento estafado, que me devuelvan el dinero, que me devuelvan mi felicidad, que me devuelvan mi vida. ¿Te dije alguna vez que los cigarros sabían diferente después de besarte? Qué tonteria, ¿no? Se puede echar de menos un sabor, un olor, ¿tu olor? A veces me pasa que voy por la calle y alguien lleva tu colonia y entonces cierro los ojos y me pongo súper melancólico y te echo más de menos si esque eso se puede. Me acuerdo del día que me regalaste esto, dijiste algo así como que nuestra relación era tan compleja como él... puede que por eso tardara tanto tiempo en mezclar sus colores, en desmontarlo... lo hice el día que te marchaste y me prometí a mi mismo que el día en que consiguiera montarlo significaría que por fin te habría olvidado. Ahora te doy la razón, nuestra relación es tan fascinante como este cubo pero una vez desmontado ya nadie puede volver a montarlo... y cada vez que te lo encuentras detrás de algún libro viejo o debajo de cualquier cojín intentas una vez más solucionarlo, le das vueltas, intentas encontrarle la lógica pero no lo consigues. Los domingos son una prueba de fuego, es el único día de la semana que me levanto totalmente deprimido y cualquier excusa me parece buena para llamarte, incluso para presentarme en la puerta de tu casa... coger mi bici y pedalear todo lo rápido que pueda y llamar a tu puerta, pero no lo hago claro, sabes de sobra que no sé ir en bicicleta. Ochenta y siete días y todavía no entiendo por qué los cuento, no se me ocurre nada más triste que pensar que un día me levante y lo primero que piense sea: "hoy hace exactamente mil cuatrocientos quince días que te marchaste", debería dejar de hacerlo, seguramente tú ya no piensas en mí, seguramente no me echas de menos, seguramente sonríes todo el tiempo, seguramente... Yo no lloro, yo no lloro, YO NO LLORO. Que ya sé que he malgastado mucho tiempo pensando en tí, que ya son ochenta y siete días y pasarán otros ochenta y siete más, que me voy a seguir acordando de tí todos los domingos por la mañana, que mi final feliz solo puede ser contigo, que te estoy esperando, que vengas.

sábado, 29 de mayo de 2010

Solo hace 6 semanas.....
no me gustan ni las despedidas, ni las mentiras, ni los gritos, tampoco la falsedad, la hipocresía, no me gustan los verbos pasados que me rememoran tu voz y odio todo aquello que me recuerde esa felicidad ficticia de la que yo era la única dueña.
detesto recordarte, me aborrece pensarte aun sabiendo que ya no andas junto a mi, no me gusta echarte de menos, tampoco echarte de más; odio con todas mis fuerzas todas y cada una de tus caricias..

en seguida, al callar y recapacitar, todas mis palabras de rencor se esfuman por el aire..y es que ya se sabe..si las cosas no se dicen de corazón no sirven de nada..

.me repugnan las cuentas a tras...contar los días con los dedos y saber que todo sigue igual que desde un principio.

dudas y más y más de ellas..
no puedo verte, ni sentirte, ni mucho menos tenerte junto a mi, dentro de mi , conmigo; no puedo echarte de menos, ni recordarte todo eso lo tengo prohibido..a un y así hace ya días que [te] sueño y al despertar, amanecer con mal sabor de boca..y es que en sueños tus besos no saben igual, me van royendo por dentro, deshacen mi ser cuál lágrimas que se disuelven entre los charcos que la lluvia dejó en mi habitación..
no hay respuestas a mis preguntas, no hay abrazos para mi necesidad, no hay palabras para mis oídos sordos de tanta mierda que llegaste a decirles..
.me estoy quitando..solamente me pongo en ve en cuando,estoy buscando al dortó pa' que me de la reseta, pa olvidarme de tu amó y no volverme majareta..
Quiero decirte tantas cosas, muchas de ellas tan malsonantes que me tendré que lavar mil veces y una más la lengua con jabón, como bien decía mi abuela, porque todo lo que te quiero decir me sabe mal hasta a mi, el mar sabor de boca se va haciendo día tras día más amargo, más molesto, tan agrio y desagradable como el pensar otra vez en ti..




desaparece.

" tal vez es que tengo alma de gato, y a los gatos siempre se les trata mal "


tan pequeña y tan llena de vida, tan vulnerable e insegura, tan indefensa, tan miedica, tannnnn...un día me la comeré de bonita que llega a ser y más cuando se estira con ese barrigote de bebé que tiene y ronronea al darle besitos..Cata la niña de mi casa : )
"sarna con gusto no pica", dolor con amor tampoco.
no queiro más sapos diciendo ser alguien que nunca llegarán a ser, no existen los encantos cuando no son ciertos, ni las palabras dichas cuando no se sienten, ni las caricias dadas cuando el simple roce de tu piel contra la mía nos va alejando un poco más, no quiero sapos que revelen una futura vida en rosa, nunca me gustó ese color, ni las falsas promesas.

viernes, 28 de mayo de 2010

"cuando eres pequeño cualquier cosa puede cautivarte, pompas de jabón o un riego que crea un arco iris sobre el césped. Creo que hacerse mayor significa que cada vez te cuesta más encontrar la forma de sentirte cautivado. La única vez que veo a los adultos con esa misma cara es... cuando se enamoran.·"

A veces crees que por dejar las cosas libres más felices serán e irán mejor, libre de ti me siento desnuda.
me falta tanto que agonizo al pensar que otros labios tocan los tuyos, que tus manos acarician otro cuerpo, que el mío postrado en la cama espera verte en sueños y retenerte en ellos.
te quise y por más que intente lo contrario, aun sigo haciéndolo
"Soy una persona que busca el amor, el amor de verdad.
Un amor ridículo, inconveniente, arrollador."
Podría como muchas cosas, aspirarlas hasta acabar con ellas..
podría hacerlo contigo, acabar de una vez, pero he aprendido que las drogas duras como tu no están hechas para mi.

yo soy así. tal y como me conociste. una yonkie de lo absurdo..como lo fueron tus besos, tus palabras y tus recuerdos.
irreal como el reflejo de tiempos pasados,
de horas gastadas ,
de sueños robados,
de mentiras como puños,
de llantos como tempestades,
de suspiros mudos, de muchíssimo sin sentido;
y es que no hay manual de instrucciones peor explicado que tu..
de errores se aprende..



o eso dicen.








.nada resulta ser lo esperado, un instante puede ser fugaz, o como este,casi interminable; minutos eternos pensando en otra cosa,con la mente en otro lugar,pensar en querer escapar mientras unos brazos te oprimen y un desconocido aliento te roba el poco aire que puedes respirar..

desengañarse y darse cuenta de las cosas.esa fué la moraleja

.por que las cosas no se olvidan..se ignoran.

irreal :

adj. Que no es real, fantástico, imaginario.



.y aquello que un día compartimos ? que fue ¿
a lo mejor solo un sueño, y como tal nubla su mente con flashes de instantes vividos, aquellos que se descalifican de normales, aun sabiendo que fueron reales y no ficticios.

irrealidad que añora noche tras noche mientras desvelada otra vez más, intenta no recordar ni tan si quiera su nombre.
desintoXicándOme
Y tirar pa' adelante, porque cuando duele, duele de verdad

s o l o quiero N O pensar en ti. al menos dejar de hacerlo e n s e r i o.

porque hay días que es mejor no despertar

quedarse entre las sabanas, las que me arropan en las noches más frías.


las que me acompañan cuando me siento sola, las que no hablan de ti, porque no te recuerdan, porque no saben cuál es el olor que desprende tu piel.










*quiero olvidar..pero no puedo, demasiado reciente¿ o demasiado sentimiento ¿
está claro que no todo el mundo siente por igual..hay gente que ni siente ni padece..y a sabes¿ aprenderé de ti, me vestiré con mi armadura de hierro y no me dejaré herir más,
me cansé de sufrir en vano, me cansé de llorar mares a chorros, de desquiziarme cada día un poco más, me cansé de ti, de tus mentiras, de tu vida (que nunca fue la mia..siempre TU y lo tuyo..), de palabras dichas sin pensar, de te quieros envenenados, de besos robados y de dárselos al viento; me cansé de idealizar un mundo junto a ti del que hoy en día no quedan más que cenizas, se consumió como un cigarro.. un cigarro que nunca aspiremos hasta quedarnos llenos, del que malgastemos después de comernos a besos..
quiero que desaparezcas de mi mente, que deje de recordarte,de pensarte, de desearte, que no existas..igual que yo, que ya no existo para ti.. que fácil vivir a tu manera..que difícil que es la realidad

..poquito a poco aprendiendo que no vale la pena andar por andar, que es mejor caminar pa ir creciendo..

. y darse cuenta de muchas cosas, y de que las que creías insignificantes son las que más falta te hacen, saber que es algo pasajero y que algun dia volverá todo a la normalidad.ausentada de ti, y del mundo que me rodea.
tengo sed de b e s.o.s y reseco el c o r a z ó n
estas en el aire presente como un pensamiento,
y te vas con el humo de un porro y mañana vuelves...

Te pienso y pienso

Pienso en que vas a venir cualquier día, que te voy a encontrar en algún momento de mi vida, y me vas a remover entera. Que me vas a volver a destrozar. Que voy a volver a dejar que me destroces. Pienso en que no voy a curarme en la vida de ti. Que la nostalgia me aprieta, y tu sola presencia una vez más hará que me vuelva a ahogar. Pienso en que quiero y no quiero verte, quiero y no quiero que me voltees la vida, quiero y no quiero que aparezcas de nuevo. Pienso en que tengo que prepararme, que deberías avisarme si vas a volver por aquí. Pienso en que no puedo terminar el capítulo si no estás, y que no podré acabarlo nunca si vuelves a aparecer.

Una de ego céntrico.

¿Sobre mi? Bueno, soy la única persona del mundo que siempre estuvo conmigo. Y cuando digo siempre, quiero decir siempre. Jamás me abandoné. Cuando hacia algo mal, ahí estaba yo para empatizar y buscar alguna solución. Cuando hacia algo bien, ahí estaba yo para darme una palmadita en la espalda. Estuve conmigo en los peores momentos, y en los mejores también. En tardes de aburrimiento, en noches de besos, en mañanas de té y pan. De pan y té. Y, sin embargo, pese a haber convivido conmigo más de 20 años, 24 horas diarias, tengo que admitir que no me conozco ni un poquito. En absoluto. No sé quién soy. Ni qué hago aquí. Quiero decir, que conozco a todos esos desconocidos mejor que a mí misma. A todos esos que no estuvieron en las malas, ni en las buenas, ni en las regulares. ¡Yo los conozco! Se los aseguro. Y sin embargo a mí... Bueno, sí. Podría hacer una lista con virtudes y defectos. Y cuando voy por ahí, sé ver las cosas que me gustarían y guardármelas en la mente para, al llegar a casa, contármelas. Pero para todo lo demás... Quiero decir. Para todo lo demás, soy una completa desconocida.
Lo sabia. No me preguntes cómo, ni por qué. Simplemente lo sabía. Y no hice caso. Me salté la lógica y me guardé las voces que me decían que no diera un paso más al frente en los bolsillos. Ignoré al mundo que me ponía piedras por el camino para que no avanzara, abrí puertas que no debía haber abierto. Y pasó. Pasó lo que yo sabía que pasaría. Y entonces me sentí tremendamente estúpida. No puedes imaginarte ni por un sólo momento lo estúpida que me sentí. Todos aquellos avisos, todos aquellos intentos por parte del mundo y de la parte cuerda de mi cerebro para que no tropezara, los mandé al garete. Me los salté. Y tropecé. Y fue el tropiezo más grande que he dado jamás. Me caí entera. Y cuando me quise levantar, noté algo denso encima de mi cuerpo que me lo impedía. Y todas esas malditas voces se desternillaban desde los bolsillos. Las oía decirme lo estúpida que había sido. Y luego simplemente se marcharon. Se marchó la lógica, y el mundo se llevó sus piedras, y las puertas se fueron a un lugar en el que la gente no las abriera. Y me quedé sola. Sola con la densidad de la nada, de la estupidez humana. Sola yo y mi estupidez. Y me prometí empezar a hacer caso a las señales que el universo me mandaba. Pero nunca volvió a ayudarme. Desde entonces tengo que hacerlo todo solita. Y es muy difícil. No sabes cuánto. A veces creo que simplemente me perdí. Que jamás volví a encontrarme. Que me quedé allí, en medio de un tropiezo inexplicable.

martes, 25 de mayo de 2010

Primero Respeto, luego hablamos lo que quieras.

pero primero Respeto.

Lo demas esta de - más.

domingo, 23 de mayo de 2010

Todo, absolutamente todo, lo que hago o lo que digo tiene que ver contigo. Me cuesta horrores no relacionarte con mi vida diaria. Me encantaría poder sacarte afuera de mi mundo un rato, descansar en solitario, dormir sin tener que contar animales para sacarte de mi cabeza. Dormir del tirón, como antes. Vivir de carrerilla, pero sin tus prisas. Imagino cómo sería tenerte al lado al despertar y sonrio sólo de pensarlo, pero entonces algo me aprieta fuerte en el estómago y me recuerda que eso no va a pasar. Que nunca volverá a pasar. Cosas cotidianas como acercarme al lavabo muy de mañana y cepillarme los dientes con una pasta que no debería recordarme a ti pero que, aún sin saber por qué, hace que quiera lavarme los dientes contigo cada dia de mi vida. Desayunar tostadas e imaginar cómo sería llevártelas a la cama, yo los martes y tú los miércoles, y los jueves, y los viernes, y el resto de los días de nuestra vida conjunta que nunca será conjunta. Y salir a la calle con dos bolsas de basura, y tirarlas en el contenedor, y pensar que si vivieras al lado esperaría cinco minutos para cruzarme contigo. Querer repartir el peso de mi vida y de tu vida, meter las dos vidas en un bote y agitarlo rápido, y luego partir, partir la vida que sale a partes iguales. Un trozo para ti, y otro para mi, que tú tengas de mí, que yo tenga de ti. Y removerme contigo, como se remueve la crema para un pastel, y tocarte una vez más, y dos, y tres, y que nos desgastemos al hacernos el amor, y que tú leas el periódico en la cocina mientras oyes cómo tarareo Mon Amour en el balcón, y que te duches antes que yo, o justo después, o juntos los dos. Y vivir contigo, y vivir de ti, y vivir para ti.
Echar de menos a alguien no se trata de cuánto tiempo ha pasado desde que lo viste o la cantidad de tiempo desde que hablaron. Se trata de ese momento cuando estás haciendo algo y deseando que esté ahí contigo.
Solo el pensar, que me quedo aquí, para siempre sin las caras de siempre, sin nuevas caras, sin nada de nada, me provoca una leve sonrisa y unas terribles ganas de vomitar.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Te tengo en mi cabeza y te prefiero en mi almoada.




No dije para siempre, ¿pero quién dijo hasta nunca?
Volver a morderte aunque todo vaya en contra.
Queríamos cambiar el mundo, pero sólo cambiamos nosotros.


1.- Cierra los ojos, suave, como dos plumas azules que se caen desde muy alto



2.- Respira fuerte, muy fuerte, como si quisieras recoger todo el aire de la playa en tus pulmones.



3.- Vacia la cabeza, fuera! todo fuera! siente el blanco...



4.- tira con cuidado de tus labios hacia arriba, despacio, no hay prisa



5.- mantente en esa posicion el tiempo que desees




6.- abre los ojitos. despacio, no se puede volver de golpe










Enhorabuena! lo has conseguido!


has sonreido!
Empezar de cero
cada día, cada mes y medio o cada año... al fin y al cabo eso es la vida, no?
Sólo que hay cosas que terminan casi antes de empezar, o a lo mejor es que nunca empezaron.
No significa rendirse, quien sabe, a lo mejor la próxima vez es la definitiva...
Seguiremos acumulando recuerdos, mientras podamos.
Alguien que me sepa escuchar y que se de cuenta cuando estoy mal, alguien que me extrañe aunque hayamos pasado juntos todo el día, alguien que me invite a conocer esa vida que siempre imaginé, alguien que quiera vivir todo de a dos, alguien que note lo que siento solo con mirarme, alguien que solo por mí deje todo lo demás, que elija estar CONMIGO aunque tenga otros planes. Que llegue a sentir que antes de mí, ninguna otra existió, que sus amigos estén cansados de escuchar mi nombre, alguien que me escriba las cartas más bonitas, a pesar de tener fea la letra, faltas ortográficas y que solo tengan dos renglones; alguien que mate por mí y a veces quiera matarme, que se convierta en la persona más dulce del mundo de vez en cuando, que haga de un día normal el más maravilloso de mi vida, alguien que solo me abrace cuando tenga frío y me llame para desearme buenas noches, alguien que piense en mí más de lo que lo acepta, alguien que sienta que se cae el mundo si discutimos, que agote conmigo toda su dulzura, que me haga reír hasta llorar y por sobretodas las cosas, tenga claro lo que siente por mí. Alguien que me transforme en la chica mas histérica, celosa y pesada del mundo entero, e igualmente me quiera así; alguien que diga que todas esas canciones de amor, le recuerdan a mí, aunque sea mentira; alguien que me diga que estoy guapa aunque todavía no esté del todo despierta, que me diga que le doy los mejores besos del mundo, aunque haya habido otra mejor, que me diga que tengo los ojos más bonitos, aunque sean iguales a todos los demás, alguien que piense que estoy equivocada y me diga: Sí tenes razón, solo para dejar de pelear; solo quiero a alguien con quien pasar 3 horas pegada al teléfono, y no se canse de escucharme, alguien que me haga sentir la chica más afortunada de todo el universo solo por tenerlo a él, alguien que me saque el mal humor y me haga sonreír a pesar de que esté mal, alguien que de vez en cuando se siente a leer todas mis cartas y mirar todas mis fotos, alguien que cuente los días que pasamos juntos, que me haga cosquillas y siga a pesar de mis gritos; alguien que me haga las mejores escenas de celos, sabiendo que para mí es el único, alguien que haga que vuelva a casa a las 7.30 y no a las 6, como dijo mamá; Que ame cada centímetro de mí, que me ponga histérica y me haga gritar y luego, terminar besándonos. Alguien que además de ser mi hombre, sea mi AMIGO. Que de verdad sienta lo que dice que siente por mí, solo quiero a alguien que no me haga sufrir, que no me cambie por NADA y me haga olvidar todo lo demás.
Qué fácil es olvidarse del que era nuestro amigo desde hace años. Del camino correcto. De las idas y venidas. De las noches de borrachera. De lo que pesa el tiempo en el cuerpo. De las ganas de volar. De las horas perdidas frente a una botella de coca-cola vacía contando nuestras penas a la nada.

Qué fácil es caer en la trampa de conformarnos con lo que ya tenemos. Qué atrevido es el hecho de no atreverse. De ser cobarde. Qué pocas son las ganas de creer en la vida una vez que los días duros se amontonan en una esquina. Qué difícil es madurar y no morir en el intento.

Qué difícil es subirse a la línea de metro que nos lleva a la parada que siempre hemos querido. Y qué difícil es elegir la parada adecuada y con ello acertar.

Y todo guardado en un cajón. Como si no hubiese existido. Como si nunca todo eso nos hubiese pertenecido. Como si no tuviésemos el derecho a intentar ser felices. Como si fuésemos cemento. Sin capacidad de movimiento, sin capacidad de sentir placer, odio ni alegría.
Como si el amor fuese dado como limosna en medio de una tormenta para los cuatro locos que quedamos sueltos y que aún creemos que todo sin ello es como tener un día malo elevado al cuadrado.

Qué fácil es borrar lo que siempre quisimos ser después de un atracón de palomitas.

martes, 18 de mayo de 2010

El mundo cada día me parece más de basura. Más de mentira. Más cruel. Yo quería creer que la gente mala no existía, que las enfermedades eran pasajeras, que la muerte llegaba tarde y bien. Yo pensaba que era posible meter los imposibles dentro de un cajón y luchar por lo utópico hasta convertirlo en realidad, que si quieres puedes, que si luchas lo consigues. Ahora me doy cuenta de que las cosas no son tan de rosa como antes parecían, que lo transparente pronto se torna a blanco, lo blanco a gris y lo gris a negro. Y negro permanece hasta que alguien se atreve a arrancarle el velo. Cuando la gente me pregunta que por qué ya no creo en nada, que por qué he dejado de creer en un Dios que va a salvarme, yo les contesto que sólo podría creer si hubiese nacido ciega y no hubiese visto todo lo que he visto, si hubiese nacido sorda y no hubiese oído todo lo que he oído. Prácticamente, si no hubiese nacido. Pero he nacido, he visto, he oído y he sentido. Y la vida me ha vuelto una incrédula, día tras día he perdido más la fe en las cosas buenas de la vida y me he dejado llevar por una realidad muy peligrosa, una realidad que a algunos aprieta en las muñecas y no le suelta. Y a veces creo que veintitantos años son muy pocos para perder la fe en tantísimas cosas, que debería seguir creyendo en algo al menos hasta cumplir los cuarenta, para luego poder inculcárselo a mis hijos, si es que tengo. Aunque a estas alturas, ¿quién dijo que no se puede inculcar una mentira? La gente te obliga a creer cosas que ni siquiera ellos creen, te mienten, te mienten simplemente para intentar meterse ellos también en la historia, porque creen que si repiten muchas veces lo mismo al final podrán unirse a la cadena y ser salvados, y salir victoriosos de este infierno que sólo es infierno porque es lo único que tenemos. Pero no quiero que se queden con mal gusto. He encontrado cosas preciosas, que permanecerán eternamente hasta que el mundo físico explote. Son realmente preciosas. No tienen nada que ver con lo antes descrito. Se trata de la sonrisa de los niños pequeños, de las caras que ponen al contarte un chiste que ni siquiera entienden, de cómo se ríen cuando todos se ríen aún sin saber el por qué. Se trata de la ingenuidad de los que aún no conocen la maldad, de los que no saben nada porque son pequeños y acaban de aparecer y sin embargo en un minuto son capaces de enseñarte más de los que otros mayores te enseñarán en una vida, en una vida entera. Se trata del rostro de un gato cuando tiene frío, lo tomas en brazo y le das calor humano. Se trata del instante en el que alguien que lleva estudiando prácticamente toda una vida consigue aprobar una oposición, de la mujer que abrió una nueva panadería y vende por primera vez el primer bollo de pan. Se trata de instantes pequeños, de seres normales, como nosotros, que de vez en cuando se olvidan de todo lo malo que agarraron y convierten el negro en gris, el gris en blanco y el blanco en transparente.

A veces sucede...

A veces sucede que gastas toda una vida esperando a la persona perfecta sin darte cuenta de que estuvo a tu lado todo el rato, y ni siquiera miraste. A veces sucede que estás hecha un asco, para el arrastre, harta de arrastrarte, sucia y asqueada de un mundo que aparentemente no para de darte la espalda, y basta con una palabra agradable -una simple palabra agradable- para que todo se voltee y tu cara haga al menos el amago de sonreir. A veces sucede que justo cuando das las historias bonitas por perdidas, alguien te toca en el hombro y te obliga a iniciar un cuento de manta e invierno, con caballeros, torres y dragones. Incluso alguna que otra manzana envenenada. A veces sucede que toda la teoría feminista tan sumamente bien construida y casi enquistada en tu mente de "todos son exactamente iguales" se va al garete cuando un desconocido se atreve a mirarte a los ojos y a casi escanearte las pupilas. A veces sucede que te tienes que tragar las palabras y meterte en los bolsillos las promesas de "nunca jamás volveré a tropezar con una piedra que empiece por H, de hombre o V, de varón". A veces pasa que las miradas se cruzan sin previo aviso, una piel roza a otra, la máquina roja se apodera del momento y no hay más remedio que guardarse el escudo en el bolsillo y vivir lo que está pasando, que de seguro no va a volver a pasar nunca jamás. Al menos no igual.

lunes, 17 de mayo de 2010

Olvidar no es tan fácil como parece. A veces crees que has pasado página pero sin embargo, vuelves una y otra vez atras. Tiemblas y decides que es mejor no hacerlo y seguir adelante. Pero lo cierto es que te da miedo, te da miedo recordar todo aquello que te hacía feliz, admitir que no supiste sacarlo adelante o que quizás tenías demasiado miedo como para arriesgarte. Siempre que "eliges" amar a alguien, le entregas el poder para destruirte. Quitarselo supone no arriesgarte a sufrir pero tampoco concederte el placer de sentir felicidad. Eres libre de decidir si merece la pena arriesgarse, pero lo que es cierto es que si no lo intentas, nunca saldrá bien. Lo cierto es que si dejas que la cabeza gane la batalla, es posible que el corazón se separe de ella. Por eso surge la contradicción: nuestro cerebro se empeña en seguir adelante, en construir una vida nueva y no recuerda nada de lo que dejó, pero nuestro corazón es mucho más débil, le cuesta reconstruirse, le resulta imposible borrar nada de lo que en él fue grabado, sigue pensando en lo que podría haber sido, sigue echando de menos y sigue sintiendo, ¿podría haber hecho algo más?
Quiero contarte un secreto. No soy quien tú crees, aunque mi disfraz es tan fino que me sorprende que no hayas visto a través de él. Soy la chica de tus sueños , disfrazada de tu mejor amiga. A veces intento romper esa fachada como en la fiesta de primavera, pero no debo porque te asustarás y volverás a huir. He decidido que es mejor vivir engañando que descubrir mis sentimientos. Es más fácil si estás inconsciente. Mi padre decía que hay dos clases de chicas, las que gustan a primera vista y las que tardan más. Espero ser de las segundas. Quizás no sea la que te guste hoy, pero voy a dejarte por ahora, con la esperanza de que vuelvas a mi. Merece la pena esperarte...
Tal vez sea la suma de un millón de coincidencias las que nos sitúa en un determinado lugar, en un determinado momento. O tal vez sean las elecciones que hacemos, o las acciones que emprendemos. Pero si algo he aprendido, es que lo que uno quiere no importa si el destino quiere lo contrario.
El no poder evitar, el volver atrás sin pensar que qué cojones acabas de hacer.
Tengo ganas de vivir, ganas de abrir los ojos y respirar hondo, notar como el aire pasa por mis vías respiratorias y soltarlo todo. Tengo ganas de extender los brazos, y tirarme hacia el vacío y sentir la adrenalina… tengo ganas de intentarlo y equivocarme, tengo ganas de llevar la razón, tengo ganas de no tener miedo, tengo ganas de sentir el control de mi vida de nuevo en mis manos, tengo ganas de poder estar tranquila sin pensar en si he hecho bien o si he hecho mal.
Me da igual lo fría que me sienta o lo desesperada. Es mi elección.
¿por qué ahora?¿ por qué en este momento?
Y, ¿por qué no?¿Por qué no vivir?
Dime que no estás deseando hacer ahora una cosa y no la haces por algún motivo estúpido o, simplemente, por pereza.
Eso, eso es lo que quiero. Quiero soltarme de todo, fuera miedos, fueras complejos, fuera ganas de huir.
Quiero abrir los ojos y sentir que el mundo es pequeño, que nada puede conmigo…
Y comerme cada una de las partes de esta vida sin dejar nada.
Porque es hora de ser yo.

martes, 11 de mayo de 2010

Que la vida puede llenarse de colores sin motivo. Un día cualquiera puedes recuperar esas ganas de vivir que perdiste cuando el mundo se te empezó a caer encima, y aunque aun hoy te siga aplastando, tú vuelves a tener fuerzas para levantarlo y convivir con ese dolor. Porque la vida merece la pena, aunque a veces parezca que no. Porque las sonrisas es lo que más cuesta conseguir en esta vida, y yo, las tengo. Y no necesito nada más. Que ya me da igual que todo este mal, porque yo, estoy aquí. Y me toca vivir.
Que la madurez tiene que ver más con la experiencia que hemos vivido, y no tanto con los años que hemos cumplido.
Perdida en el universo, no busco mi mitad porque no la encuentro. En el pasado muchas cosas tuve, pero en el presente más tengo, y es que las personas malas nunca se quedan solas, ellas siempre están acompañadas, este puto círculo es una farsa, no entiendo que os pasa. En cambio las personas buenas siempre están solas, acaban yendo a su puta bola, y queridos si os habéis dado por aludidos por algo habrá sido. Yo pinto una cara feliz y me piro.
Demasiada gente y pocas personas.
Hacedme un favor, despejad la zona.

lunes, 10 de mayo de 2010

"Qué desperdicio haberte pasado tanto tiempo con una persona para descubrir que es una extraña."

domingo, 9 de mayo de 2010

Necesito escribir para aligerar la presión de los nervios. Siempre he sido una persona demasiado nerviosa, por cualquier cosa me excito. Vuelvo a aquella mítica frase de "yo sólo busco que me tiemblen las piernas", porque sí, mañana me temblarán más aún de lo que hoy lo hicieron. Y me gusta la adrenalina que se acumula en las venas y que sueltas una vez que estás alejada del mundo, fuera de tu papel dominante acabado el acto. Eso es brutal. Me encanta enfrentarme a mí misma, controlarme sin éxito y que todo acabe para apuntarme un tanto, un "he sido capaz." Sí, voy a salir a comerme el mundo. Mis pilas están más cargadas que nunca.
no puedo pasar página, porque tengo las yemas de los dedos llenas de heridas. así que, no puedo pasar página.
Las mariposas en el estomago no deberian de doler...
¿por qué haremos daño las personas?
cuando las heridas por centímetro cuadrado superan los centímetros de piel, a veces nos volvemos un poco herida y queremos hacer daño, o todo lo contrario, no dejar que
nadie nos vuelva a tocar nunca, o someter a examen las carícias. a mí no me ha pasado nada de eso. me gustaría pensar que soy de esas personas a las que les cuesta confíar en las personas, pero sería demasiado bueno para ser verdad. después de todas las putadas sigo igual. basta con que me digas las palabras mágicas para que me tengas para siempre, bueno, para siempre hasta que te canses de mí. y no tiene nada que ver con que se me comprenda o entienda por completo y termine aburriendo, nada, es todavía peor. es que echo el amor por la ventana, lo echo todo a perder, destruyo las murallas y toda esa mierda que me cuesta tanto construir, creyendo que esta vez es de verdad y nunca es de verdad.
eso.
eso.
eso.
he encontrado la forma de explicarlo. sigo esperando que alguna vez sea de verdad, y los demás hace tiempo que descubrieron que n
unca es de verdad y comenzaron a astillarse las arterias. ¿cuándo me daré cuenta yo? joder.

Conversaciones...

-Prometía mucho. Muchísimo. ¿Sabes? Odio que la gente confie en mi, odio que esperen de mi cosas que nunca voy a conseguir. No puedo evitar sentir que no estoy a la altura.
-¿Por qué piensas eso?
-Porque cuando tenía doce años era guapa, inteligente, decidida, rebelde. Tenía todo lo que se puede tener a esa edad y sobre todo, tenía las cosas bastante claras. Puede que tuviera mis debilidades pero todos esperaban que llegase muy lejos en los estudios, que hiciese una gran carrera con un expediente impecable, que construyese una vida perfecta a mi medida, familia perfecta e hijos perfectos. Y de repente, no sé como ocurrió pero todo el edificio empezó a venirse abajo. Deje de ser lista, deje de ser guapa, perdí la seguridad, perdí la fuerza... y ahora también estoy perdiendo los sueños. No sabes lo triste que es saber que nunca podrás complacer a aquellos que quieres.
-Puede que tu percepción de la vida haya cambiado pero...¿sabes? Claro que puedes complacerles. Solo tienes que ser tú misma. Única y especial, alucinante. El primer día que te conocí me dí cuenta de que había algo en tí diferente, casi mágico. Algo llamó mi atención la primera vez que te miré. Te confesaré algo: me gusta tu fragilidad, me gusta tu dulzura, me gustan tus miedos. Adoro cuando te sonrojas porque te digan algo bueno o porque te miren. Me encanta cuando dices lo que piensas aunque sepas que nadie va a entenderte. Creo que sí sabes lo que tienes, que si que tienes sueños. Sigues siendo todo lo capaz que eras antes o incluso más. Sabes transmitir lo que sientes a la perfección y eso te hace grande. Lo que pasa es que tienes miedo, siempre miedo y demasiado miedo. Y el miedo hace que te encojas, que te agaches, que pliegues todo tu cuerpo. El miedo hace que te vuelvas pequeña, casi diminuta, que tu luz se apague y entonces... solo cuando te miran muy de cerca son capaces de percibir tu brillo. Debes librarte de esos miedos, de esas inseguridades, hacer callar a esa voz que suena constantemente en tu cabeza y te dice que eres incapaz o que no estás a la altura. A veces pensamos que el miedo desaparece con la edad y no es así, el miedo se hace cada vez más fuerte y más grande y si no le frenamos nos va reprimiendo poco a poco. No le dejes crecer, expulsalo, echalo de tu cuerpo. Cree en tí, en lo que vales, como cuando eras pequeña y no conocías tan bien el dolor y la decepción. Asume que encontrarás mil piedras en tu camino, asumelo ya. Que las cosas nunca serán perfectas y que tú tampoco serás nunca perfecta. Pero no por eso dejaras de ser irresistible. ¿Sabes cual es tu problema? Tu problema es que aún no aceptas que esto no es un cuento, que es la vida real. Te genera frustración no ser capaz de controlarlo absolutamente todo, no poder modificar tus sentimientos. Por eso los atas, los encadenas y los aferras a tí. Los sentimientos debes dejarlos libres porque sin ellos no vales nada. Enamorate, salta, rie, canta, grita y no tengas miedo. Deja que la vida fluya por tu cuerpo. Vive, vive, vive. Sé tú misma, conocete, disfrutate, quierete...
-Me encantan tus consejos, ojalá fuera tan fácil...
-Sé que no es fácil, sé que no lo es. Pero tú puedes conseguirlo. ¿Sabes por qué? Porque esa niña de los doce años, está aquí delante y eres tú. Y sigue teniendo todas esas virtudes que antes tenía, pero se ha hecho mayor y las oculta porque tiene miedo a mostrarse al mundo como antes lo hacía. Encuentra a esa niña, encuentrala y se fuerte. Se fuerte porque tú puedes con todo, con lo que te propongas y con más. Y estaremos juntos, estaremos juntos en todo, nunca lo olvides. Cuando dejes de creer en tí misma estaré ahí para recordarte lo mucho que te quiero y que te quiero por todas esas cosas que tú olvidas constantemente.