Te tengo en mi cabeza y te prefiero en mi almoada.




No dije para siempre, ¿pero quién dijo hasta nunca?
Volver a morderte aunque todo vaya en contra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?