Tal vez sea la suma de un millón de coincidencias las que nos sitúa en un determinado lugar, en un determinado momento. O tal vez sean las elecciones que hacemos, o las acciones que emprendemos. Pero si algo he aprendido, es que lo que uno quiere no importa si el destino quiere lo contrario.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?