Sin palabras.
Para no herir. Para no conocer nada más de ti.
Sin palabras.
Para no escuchar tu voz. Y luego tener que echarla de menos.
Sin palabras.
No quiero oir ni una palabra más. Voy a borrar cada sonido de tu voz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?