En realidad, a veces, cuando la monotonía me invade, echo de menos esa sensación de estar haciendo algo que sobrepasa la linea. Y sinceramente no sé quien a puesto esa línea que yo misma me autoimpongo (o que me autoimpone mi sentido del ridículo), pero era tan divertido ser pequeña, inocente y atrevida...

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?