domingo, 28 de noviembre de 2010


Y con Diciembre a la vuelta de la esquina, resulta que no era la lluvia, sino tú, el que me calo hasta los huesos.



No hay comentarios: