Y con Diciembre a la vuelta de la esquina, resulta que no era la lluvia, sino tú, el que me calo hasta los huesos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?