Si celosa, ponte tiritas en ojos y orejas.
Si lo echas de menos, aplástate el corazón contra la cabeza.
Si enamorada, atrapa su nombre en un corazón de arena.
Si lloras, que no sea otra vez por el mismo gilipollas.
Si rota, busca un descosido que con besos te cosa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?