Un día quiero abrir los ojos y que la habitación huela a ti y a café recién hecho. Y comer leche condensada a cucharazos, o mejor con los dedos. Con los dedos siempre sabe mejor. :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?