domingo, 1 de noviembre de 2009

El amor.


Cada uno tiene diferentes opiniones y definiciones sobre el amor, pero que normalmente se interpreta como un sentimiento entre dos personas. Tú puedes sentir amor hacía tu madre, padre, hermanos y más parientes de la familia, pero también puedes sentir amor por aquel que te has cruzado en el bar de la esquina o por el amigo de toda la vida. Centrándonos en el amor fuera del entorno familiar, podríamos decir que este se divide en diferentes fases, pero que una de las más importantes es el enamoramiento, que uno claramente empieza a padecer síntomas claros, como el trabarse al hablar con esa persona, ponerse rojo como el tomate que se le echa a los macarrones, sudarte las manos y poder solucionar la sequía de España, y notar que se te va a salir el corazón de su sitio.


¿Uno decide realmente de quién va a enamorarse? ¿De quién nos enamoramos? Yo creo que uno no elije a esa persona. Cada uno se guía por sus gustos, a lo mejor uno se acerca más a una persona y tiende por alguien que tenga sus mismas aficiones. Otros pueden enamorarse superficialmente de alguien que está para que lo expongan y todos queden boquiabiertos con su físico de escándalo. Algunos pueden perder la cabeza por alguien que tiene sentimientos recíprocos, es decir, que también está enamorado de ellos. También están aquellos que despiertan mayor interés por los caracteres contrarios y van en busca de la aventura. Pero, ¿quién no ha oído hablar de aquellos que se han enamorado de su mejor amigo? A gustos colores. Lo que si que está en claro, que cuando uno se enamora, idealiza a la pareja dejando atrás aquellos defectos que no queremos ver.


Según Robert J. Stemberg, el amor ha de tener tres características y si alguna de ellas falta se produce una crisis en la pareja que puede solucionarse o no: la afectividad, el compromiso y la intimidad. En el amor amigo abunda la afectividad y el compromiso, hay un acercamiento, un vínculo y una conexión; en el amor vacío el compromiso, es decir estás con esa persona por algún pacto o trato y en realidad sentir eso que se llama amor, no lo sientes; y finalmente en el amor mutuo prevalece la intimidad, se está junto con una persona porque los dos verdaderamente se quieren.


Como en todo, en el amor hay ventajas e inconvenientes. Nos damos cuenta de que esa persona nos apoya cuando lo necesitamos, nos produce una sonrisa que nada ni nadie nos la quita de la cara, nos ayuda a querernos más y a considerarnos especiales, hace que mejore nuestra vida íntima ya que ha de haber una confianza entre los dos, nos muestran afecto y ¡a lo mejor tenemos hasta mejor humor! Pero también nos damos cuenta de que ya no eres tan independiente como antes, son como dos vidas que se unen, está la familia de esa persona y la tuya, sus amigos y los tuyos, y hay que ser tolerantes, pero si uno no lo es, hay casos en los que hay que renunciar a amistades. También se comparten muchas cosas y puede que tengas una falta de libertad y llegues a necesitar tu pequeño espacio.


Y ahora me pregunto... ¿Qué es el amor para ti?

No hay comentarios: