martes, 24 de noviembre de 2009

Me gustaría que no estuvieras así, que desapareciera ese dolor que no te deja. Lágrimas que no salen. Corazón que no se desangra. Pero aún así actúa como si lo hiciera. Enfadada contigo misma. Tienes miedo, no sabes si decirlo o quedarte callada. Quédate dormida. Resguárdate en un profundo sueño. Llora, mata cada uno de los tormentos, mata a cada acompañante. Mátate, si es necesario. Dale un final a este comienzo. Remóntate al camino de tu destino, retoma el tiempo que a veces ha sido perdido. Lucha contra todo, nada en contra de la corriente, no te dejes arrastrar, tú eres más fuerte, abandona ese temblor de tus piernas, ponte de pie y avanza, solo avanza, deja que la vida haga el resto, tú solo sigue adelante y no te detengas.

No hay comentarios: