Porque cuando me siento mierda te pido que me digas cosas bonitas y tú me dices que nunca nadie en el mundo va a estar a mi altura.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?