lunes, 22 de marzo de 2010

Hay recuerdos que se queman para ser olvidados, cartas que se guardan para leer de vez en cuando, canciones que preferimos no escuchar. Porque duelen, porque remueven algo dentro de ti. Hay horas, minutos, milésimas de segundos que pueden cambiarlo todo. Cruzar en rojo, comprar un producto u otro, ignorar una advertencia, decisiones que por más simples que sean pueden hacer cambiar tu mundo irremediablemente. Hay momentos que terminan en recuerdos, decisiones que nos arriesgamos a tomar. Algunas son fáciles, otras no. Dependen de las circunstancias, de las consecuencias, del miedo. Tengo decisiones que tomar, recuerdos que guardar, miedo y vértigo.

No hay comentarios: