lunes, 4 de abril de 2011

Esos días que no comprendes nada ni a nadie, en los que todo te puede y por si fuese poco si algo iba mal, saldrá todavía peor de lo que jamás hubieses llegado a imaginar. Al final pagan las consecuencias los que menos se lo merecen.

No hay comentarios: