Esos días que no comprendes nada ni a nadie, en los que todo te puede y por si fuese poco si algo iba mal, saldrá todavía peor de lo que jamás hubieses llegado a imaginar. Al final pagan las consecuencias los que menos se lo merecen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?