viernes, 8 de abril de 2011

Una vez me contaron algo así como que si mientes a un amigo pasa lo mismo que si clavas un clavo en la pared. Que puedes quitarlo si te esfuerzas, pero el agujero quedará ahí para siempre.