Cierren los ojos y empuñen sus corazones. Llenemos copas de recuerdos; regresemos espiritualmente a aquella estación, recordemos como nos robaron la ilusión, como surgió el primer beso, la primera canción, el primer roce con su cuerpo. Su mirada, su forma de andar y su forma de amar. Los recuerdos son hermosos, tan solo depende del enfoque que uno le quiera dar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?