No quiero celos ni amor enfermo,
solo buenos momentos que sean eternos,
no quiero estar con el escudo y el arma
y con el corazón blindao’ como el coche de Batman
quiero despertarme a tu lao’ con calma
y que el roce de tu cuerpo sea mi única alarma.
Deja que tu ropa se caiga y sean mis sábanas blancas ,
que me arropen con carne y me destapen con alma.


Soló me interesa la risa
provocarla a todas horas sin prisa
ya no quiero gritos ni ruidos ni bombardeos
solo veo estar a tu lao’ callao’ como en misa.
Y eso de compartir donde vivir
lo veo bien mientras no sea un ring,
no me va el boxeo,
yo quiero vivir sin mosqueos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?