miércoles, 22 de enero de 2014


No estoy harta de broken dreams. Me gusta llorar por ti y por él y por el otro, y por todos. Realmente es como si no fuerais ninguno. No estoy harta de que hoy sea sí y mañana no y tenga que ver como toda la ilusión se estrella contra el asfalto. Y como me quedo sin respiración al imaginarme el próximo fin de semana sola. O esas vacaciones ya planeadas que no se realizarán. Me han repetido tantas veces que no esté harta. Que let’s start. Que be happy. Que todos son iguales y que sin embargo el amor es lo más bonito que hay. Que ni una lágrima más. Que no valen la pena. Tantas veces escuchado y sin embargo no soy capaz de creerlo. Open your mind. Pero no hay manera. Everything is a lie.

No hay comentarios: