En el momento exacto

Tal vez lo nuestro era simplemente conocernos, pero no estar juntos.


Damos media vuelta, miramos hacia adelante y no, no mires hacia atrás no te trae nada nuevo, ni nada bueno tampoco; ponte a pensar que aunque no entendamos en el momento, siempre después nos damos cuenta que todo ocurrió en el momento exacto y siempre viene algo diferente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz