Poquito a poco entendiendo...

Que merece la pena echar de menos a cambio de grandes momentos.
Que nunca podré estar sola.
Que siempre vienen bien los cambios momentáneos... aunque te arriesgues luego a que todo no sea como antes.
Que reparto más amor del que puedo tener.



...y aun así, cada día sigo viendo esconderse al sol. Y aun así, cada vez el sol me saluda de distintas maneras.


¿Fuiste tú quien me robó la inspiración? No la encuentro por debajo de la cama...

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?