Dicen que no hay mal que por bien no venga. Que ojos que no ven corazón que no siente y que perro ladrador poco mordedor, que nunca digas de este agua no beberé porque a buen entendedor pocas palabras faltan. Y yo les digo, que del dicho al hecho hay un buen trecho.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?