martes, 18 de enero de 2011

He aprendido que no puedes hacer que alguien te ame. Todo lo que puedes hacer es ser alguien quien pueda ser amado. El resto depende de ellos. He aprendido que no importa cuanto quieras. Algunas personas simplemente no corresponden tu cariño. He aprendido que toma años construir la confianza y solo segundos para destruirla. He aprendido que no es lo que tienes en la vida sino a quien tienes lo que cuenta. He aprendido que te la puedes arreglar con encanto pero tan sólo por quince minutos. De allí en adelante, es mejor que sepas algo. He aprendido que no te debes comparar con lo mejor que otros pueden hacer sino con lo que tú mejor puedes hacer. He aprendido que no es lo que le pasa a la gente lo que es importante. Es lo que hacen al respecto. He aprendido que puedes hacer algo en un instante que te dará dolor de cabeza de por vida. He aprendido que no importa que tan delgado lo cortes siempre tendrá dos lados. He aprendido que me está tomando mucho tiempo ser la persona que quiero ser. He aprendido que es mucho mas fácil reaccionar que pensar. He aprendido que siempre debes despedirte de los seres amados con palabras de amor. Podría ser la última vez que los veas. He aprendido que puedes llegar aún más lejos de donde piensas que ya no puedes más. He aprendido que o controlas tu carácter o tu carácter te controla a ti. He aprendido que sin importar cuan caliente y ardiente es una relación al principio la pasión desaparece y es mejor que haya algo que tome su lugar. He aprendido que los héroes son personas que hacen lo que se tiene que hacer cuando se debe hacer sin importar las consecuencias. He aprendido que aprender a perdonar requiere práctica. He aprendido que hay gente que te quiere mucho pero que no sabe como mostrártelo. He aprendido que el dinero es una mala manera de evaluar. He aprendido que 4 besos estado empapados te llena . He aprendido que algunas veces la gente que tu esperas que te pateen cuando estas caído serán los que te ayuden a levantarte. He aprendido que una amistad verdadera continua creciendo aún en medio de una gran distancia. Igual sucede con el amor verdadero. He aprendido que tan sólo porque alguien no te ama de la manera que quieres que te ame, no significa que no te ame con todo lo que tiene. He aprendido que la madurez tiene más que ver con los tipos de experiencias que has tenido y lo que has aprendido de ellas y menos que ver con cuantos cumpleaños has celebrado. He aprendido que no debemos cambiar de amigos si entendemos que los amigos cambian. He aprendido que tu familia no siempre estará allí para ti. Parecera extraño, pero gente que no está vinculada a ti puede cuidarte y amarte y ensañarte a confiar en las personas otra vez. Las familias no son biologicas. He aprendido que no importa que bueno es un amigo puede herirte de vez en cuando y debes perdonarlo por eso. He aprendido que no siempre es suficiente ser perdonado por los otros. A veces debes aprender a perdonarte a ti mismo. He aprendido que no importa que este roto tu corazón el mundo no se detiene por tu dolor. He aprendido que nuestro pasado y las circustancias podrían haber influenciado quienes somos pero somos responsables por quienes seremos. He aprendido que sólo porque dos personas discutan no significa que no se amen y tan sólo porque no discutan no significa que lo hagan. He aprendido que dos personas pueden mirar a la misma cosa y ver algo totalmente diferente. He aprendido que no importa como intentes protejer a tus niños, en algún momento saldrán heridos y tu herirás en el proceso. He aprendido que hay muchas maneras de enamorarse y mantenerse enamorado. He aprendido que no importa las consecuencias. Aquellos que son honestos consigo mismo llegan más lejos en la vida. He aprendido que tu vida puede cambiar en cuestión de horas por gente que ni siquiera conoces. He aprendido que aún cuando piensas que no tienes nada más para dar cuando un amigo llora en ti tú encontrarás la fuerza para ayudarlo. He aprendido que escribir, lo mismo que hablar, pueden aliviar dolores emocionales. He aprendido que el paradigma en que vivimos no es todo lo que se nos ha dado. He aprendido que diplomas en una pared no te hacen un ser humano decente. He aprendido que la gente que más quieres en la vida son apartados de ti demasiado pronto

No hay comentarios: