Todos tenemos días de esos en los cuales nos replantamos nuestra propia existencia. Hoy me ha tocado a mí. ¿Solución? Música muy muy alta, y una caja (o dos) de clínex al lado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz