domingo, 8 de mayo de 2011

Tan solitario
Y descuidado...
Como ayer te vi crecer...
Hoy has logrado
y procurado...
prevalecer para verte bien...

Pues no busques en mí,
lo que te falta a ti...
No hables de sinceridad...
Rompe el muro...
que impide ver la luz
y absorbe su calor
No me culpes...
A mí,
de tu dolor.
Ya empiezo a entender,
la respuesta al porqué...
de tu rechazo,
una y otra vez
Tendré que aguantar,
tal vez algo más que un día,
Una eternidad.

Quizás tu envidia...
e hipocresía...
te hagan llorar
y suplicar una salida...
es el desprecio
que ahora sí
mereces tú.

Pues no busques en mí,
lo que te falta a ti...
No hables de sinceridad...
Rompe el muro...
que impide ver la luz
y absorbe su calor
No me culpes...
A mí,
de tu dolor.
Ya empiezo a entender,
la respuesta al porqué...
de tu rechazo,
una y otra vez
Tendré que aguantar,
tal vez algo más que un día,
Una eternidad.

Camina,
sin rumbo a donde ir...
Viaja,
hacia un mundo sin razón...
No encuentra,
a su paso nada...
Nada.

2 comentarios:

Marta García dijo...

me gusta tu blog!
te sigo :)
el mio es http://sellamafelicidad.blogspot.com/
por si quieres seguir!
saludos!

Betty Boop en Alaska dijo...

muchas veces nos echamos la culpa de las cosas cuando el autentico culpable es el egoismo de la otra persona...amores que no hagan felices..a la hoguera!ademas se acerca san juan!:) me gusta tu blog!un besito