Te juro que no se me olvida. Que soy dura y sé aparentar, pero lo de hoy no se me olvida en la vida.
Te doy las gracias, de corazón, por echarme de tu vida. No sabes lo agusto que se está sin formar parte de una mentira.



Ahora que he dicho lo que tenía que decir podemos hablar de cosas guays, como que ya no me afecta nada de lo que pasa a mi alrededor, como que me gusta la burbuja que me cree hace años en la que solo entran los que a mí me apetece.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?