domingo, 24 de noviembre de 2013

.

Cuando estás solo, a veces ni siquiera eres consciente. Vas con mil pensamientos encima intentando evitarlos, de la cama al sofá, del sofá a la cocina a comer algo para no morir de hambre y ojeas el pc de vez en cuando. Pero, ¿por la noche qué? Silencio. Silencio. Silencio... Y qué cojones quieres oír, si ya no hay nadie.



Las noches son largas y a veces pienso si no habrá otro como tú en este planeta tan inmenso.

No hay comentarios: