Abro la puerta de esta habitación
que siempre llevo conmigo
y me doy permiso para sentir.

Pueden pasar al interior:

personas
olores
recuerdos
canciones
escritos
sabores
carcajadas
momentos
olvidos
amores
objetos
libros
emociones
poemas
riñas
fotografías
suspiros
sentidos

y, en definitiva, todo aquello que me haga reaccionar.

Quiero ser libre para decidir y equivocarme.
Para aprender de todo y sentirme viva.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz