A veces, todo lo que puedes hacer es no pensar, no preguntar, no obsesionarse, no imaginar; sólo respirar. Porque al final, todo se resuelve.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?