martes, 27 de septiembre de 2011

A veces, todo lo que puedes hacer es no pensar, no preguntar, no obsesionarse, no imaginar; sólo respirar. Porque al final, todo se resuelve.

No hay comentarios: