¿Todavía no has comprendido que para hacerme feliz hace falta muy poco? Un buen helado de chocolate, quizá dos. Un paseito juntos y que pase lo que tenga que pasar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz