Las arrugas del corazón son las más difíciles de planchar... Por lo demás, la vida es siempre hoy. No es prudente mirar atrás con excesiva insistencia; todo lo anterior fue sólo una manera, más o menos buena, de llegar hasta ahora y hasta aquí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?