Me acosté con lluvia y me desperté con tormenta. Mi amante es el Sol, pero en mis días oscuros siempre estoy con la Luna.
Le soy infiel a la
Primavera porque ahora prefiero al Otoño, el Invierno ya no me soporta y el Verano me abandonó hace tiempo.
No soy capaz de mantenerme.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?