¿No tienes la sensación muchas veces de que has comprado la vida en una tienda de tallas grandes? ¿A que te refieres? Veras, es como cuando sientes que tienes una vida que te sobra por todos lados, que nunca se ajusta a ti como debiera, que te queda holgada, que te pierdes en ella, con miedo a despeñarte por la manga abajo o a quedarte enredada en la zona de la sisa. Lo siento, pero hemos encontrado a una persona que encaja mejor con el perfil que buscamos. Lo típico que siempre dicen en las entrevistas de trabajo. Pues con la vida pasa igual. No me queda bien este jersey, está mal hecho, me aprieta en la zona del cuello, me sobra en todo lo demás. No pido uno hecho a medida, soy más realista que eso. No sé ni siquiera qué pido...(bueno, si que lo se), ¿que me devuelvan el dinero?, ¿que me devuelvan la confianza en todo? Ahora recuerdo... creo que he perdido el ticket.

No entiendo el empeño de la gente en buscar una talla que se ajuste a todo, si una vez que pasa por el centrifugao de tu lavadora mental se queda ancho o encoge. Pero que voy a saber yo, si siempre termino arrankando la etiketa a la ropa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?