miércoles, 30 de marzo de 2011

encariñarse con las personas es lo más fácil del mundo, o al menos, ellos lo hacen fácil. A veces no te das cuenta de que quieres a alguien hasta que sientes miedo por perderle en algún momento. Y yo no siento miedo, siento terror.

1 comentario:

trilceunlugar dijo...

A mí me sele pasar...