No puedo parar de fumar y en cada aro te recuerdo igual,
aquella vez que no me querías besar.




y tener la impresion de que sólo yo sé de qué coño hablo

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?