Lo que recuerdo es el instante en que tus ojos se chocaron contra mí, porque ni doscientos ojos serían capaces de provocar en mí todo aquello.

Comentarios

Entradas populares de este blog

En vez de enemigos, haya paz

¿Y si..?